Noticias Castellón
sábado, 02 de julio del 2022 | Última actualización: 19:56

Array

El Ayuntamiento quitará la plaza del cura del Cementerio pero conservará al prior de Lledó

Tiempo de Lectura: 8 minutos, 27 segundos

Noticias Relacionadas

La plaza de celador de la Basílica, condicionada a ‘cuestiones de peso’ de la Virgen

Las dos plazas de sacerdotes, adscritos a la nómina de personal del Ayuntamiento y el concurso de una plaza para el Celador de Lledó, fue el punto más destacado en cuanto al debate del pleno del Ayuntamiento correspondiente a septiembre. La moción, consensuada entre Izquierda Unida y Grupo socialista, solicitaba la supresión de las dos, y el replanteamiento del Celador ‘por una cuestión de peso’. Ambos grupos la calificaron de ilegal y solicitaron que fuera la Iglesia la que costeara el mantenimiento de dos personas que responden ante el obispo y no ante el alcalde. El Grupo Popular presentó un informe del Cronista de la Ciudad, para legitimar las plazas de Lledó, y admitió que estudia suprimir la del cura del Cementerio.

El Ayuntamiento de Castellón mantiene en estos momentos en su catálogo de puestos de trabajo, dos plazas de sacerdote, el cura del Cementerio y el prior de Lledó además de una plaza de celador de la Basílica que ha salido a concurso público.Pleno Ayuntamiento 26IX13 (21)

Este fue el tema que más guerra dio en el pleno ordinario del Ayuntamiento, a merced de una moción presentada por Izquierda Unida y el Grupo Socialista. Esta moción, cuestionaba la legalidad de las dos plazas, cuyos ocupantes son ‘puestos a dedo’ por el obispo, y pagados por el Ayuntamiento con sueldos que superan los 17.000 y 19.000 euros anuales.

Los funcionarios acceden al puesto por oposición

Tanto Izquierda Unida, a través de su concejal, Carmen Carreras, como el Grupo Socialista, liderados por su portavoz, Amparo Marco, hicieron hincapié en la aconfesionalidad del Estado español, que se rompe con ambos nombramientos. Indicaron que las plazas de trabajadores fijos del Ayuntamiento se eligen mediante concurso oposición, cosa que no sucede en ambos casos.

Pusieron de relieve la injusticia del estamento de funcionarios en cuanto a estas dos personas, y cuestionaron el destino del dinero que se emplea para pagar ambos puestos que, indicaron, puede redestinarse a otros temas. Para Carmen Carreras resulta injustificado que el Ayuntamiento mantenga plazas de sacerdote y recorte las de los bomberos; mientras Amparo Marco solicitó su reinversión en temas sociales y de empleo público.

Pleno Ayuntamiento 26IX13 (6)Chispas en los bancos del PP

El debate fue entretenido, aunque la intervención de Carreras y Marco, no dejaron de levantar chispas en los bancos populares, sobre todo en el caso de los concejales más practicantes. Por otra parte, señalaron que  ambas plazas fueron creadas por el ex alcalde José Luis Gimeno, en 1995. Por lo que negaron cualquier legalidad que pudiera ampararlas.

El Ayuntamiento debería cobrar por el uso de Lledó

Ambos grupos llegaron más lejos, al cuestionar que la Basílica de Lledó, que es de titularidad municipal no solo no cobre a la Iglesia por el uso y mantenimiento  de las instalaciones, sino que destine fondos propios para mantener la plaza del prior, de índole católica en un estado aconfesional.

De forma similar se cuestionó el puesto del sacerdote del Cementerio, que ahora está vacante, pero se mantiene en el catálogo de trabajo, pese a que el Cementerio ahora es una concesión privada, y el Ayuntamiento solo tiene el 49% de las acciones.

Llegados a este punto, fue el concejal el Bloc- Compromís, Enric Nomdedeu el que cambió un poco el tono del debate, al referir la historia de la Basílica de Lledó, de su titularidad municipal y de la figura del prior, que forma parte de la tradición y la cultura castellonense desde hace siglosPleno Ayuntamiento 26IX13 (20)

Nomdedeu puntualizó uno por uno los temas del debate: el sacerdote del Cementerio, que no tendría razón de ser; el celador de la Basílica de Lledó, cuyas funciones acepta, pero con condiciones de peso; y la necesidad de replantear si el prior de Lledó debe ser pagado o no por el Ayuntamiento.

El PP acusa a la oposición de ‘demagogia patológica’

Por parte del Grupo Popular, fue Juan José Pérez Macián el que se pronunció contra la moción. Tras felicitar a Nomdedeu por su intervención, echó en cara a la oposición de Izquierda Unida y Psoe que no conocieran siquiera la historia de la ciudad. Acusó a ambas de ‘demagogia patológica’, al utilizar este tema que toca sensibilidades con criterios políticos.

Pérez Macián, se remitió entonces al informe elaborado por el cronista oficial de la ciudad, Antonio Gascó, para confirmar que la figura del prior de Lledó está recogida con más de 500 años de antigüedad, como un legado histórico de Castellón. Por lo que hay un convenio histórico que legaliza su posición.

Pleno Ayuntamiento 26IX13 (2)
El público reivindicó el transporte Escolar de la Marjalería

Señaló que la Basílica es un templo religioso de la fe católica, y en consecuencia presta una asistencia y debe ser la máxima autoridad de esta confesión el que nombre al prior. Perez Macián se lució al resaltar el peso que tiene la Basílica en la historia y el sentimiento de la ciudad, pero también como lugar de culto y de visita, que recibe al día más de 1.000 visitas. Aunque en su intento de quitar peso religioso al prior, como al celador, su definición de funciones fue totalmente ‘descafeinada’. Algo así del Prior como de ‘quien tendrían la obligación de recibir a los peregrinos’, y por tanto, ofrecerles una misa. Mientras que el celador  solo tendría que asistir antes o después al prior, sin obligación de asistir al culto, momento en el que puede ver la televisión o jugar a las cartas.

“Se han perdido por el camino”

El concejal del PP cambió la orientación del discurso para recordar a toda la oposición, que Lledó es más que un tema político que ha contado siempre con el consenso de la ciudad más allá de las ideologías, porque el culto de a lo largo de toda la historia democrática de la ciudad ha contado con el consenso de todos los grupos municipales.

La foto del ex alcalde Antonio Tirado

En este apartado, Pérez Macián realizó un  golpe de efecto al mostrar una fotografía que mostraba al ex alcalde socialista Antonio Tirado “que llevó con orgullo y elegancia la bandera como clavario de Lledó”. Mencionó también al ex alcalde socialista Daniel Gozalbo, o al papel desarrollado en su día por los el ex concejales del Bloc  y Psoe, Toni Porcar, o Clemente Agost, que desarrollaron la relación del Ayuntamiento con la Iglesia en lo que concierne a las ermitas y a la Basílica de Lledó “En paz y armonía”.

El discurso del concejal del PP superó con creces el tiempo permitido y asignado a los diferentes portavoces… mientras tanto su grupo como el alcalde lo miraban embelesados…, pero aun así, Alfonso Bataller le  llamó la atención para que terminara su exposición. Como anécdota,  cuando ya finalizaba su discurso, Pérez Macián amenazó con extenderse un poco más, pero entonces fue el alcalde el que dio por terminado su tiempo.

Con ironía empezó el segundo turno de intervenciones. La concejal Carmen Carreras subió al estrado. El acalde le dijo en algún momento:  “le queda un minuto”, a lo que la edil con ironía y una sonrisa respondió a Bataller: “Me pasaré un poquito”. Y continuó su intrvención.

Los argumentos entonces fueron similares o parecidos. Es decir: la oposición pidió la supresión de sacerdotes de la plantilla municipal, y la convocatoria de una oposición si es que se considera que se necesita que se ejerzan ambas funciones, y como oposición.Pleno Ayuntamiento 26IX13 (23)

La plaza de Celador, a debate por una cuestión de peso

El otro tema que llevaba esta moción, era el rechazo de la oposición al pliego de condiciones para la adjudicación de una plaza de celador de Lledó.

Los grupos Izquierda Unida y Psoe cuestionaron las funciones que según el concurso debía desempeñar esta persona, porque descartan de entrada la participación femenina,  u obligarían al celador a la asistencia a cultos religiosos o al prior, por lo que sería discutible que pudiera presentarse cualquier persona que no tuviera la confesión religiosa católica.

Pero lo que más se repitió, fue la función de sacar o introducir la imagen de la Virgen en el Camerino, dado que pesa 25 Kg y eso no se le puede pedir a un trabajador municipal.

Sobre el particular, el concejal de Bloc Compromís, Enric Nomdedeu se permitió sacar una tabla de valoración de pesos que una persona normal puede levantar en diferentes posiciones o posturas. Para declarar finalmente, que aunque le parecían bien el resto de las funciones, el peso de la Virgen puede ser excesivo para un trabjador sin incurrir en riesgo laboral.

El PP rechaza la moción pero replanteará la plaza de Celador y suprimirá la del Cementerio

Dicho todo esto, y a modo de conclusión, Pérez Macian reconoció que el peso de la virgen puede ser excesivo…y aunque  confirmó que el pliego de condiciones contaba con el apoyo del departamento de Riesgos Laborales, accedió a volver a consultar el tema. La plaza de prior se dejará como está. Indicó que el pliego de condiciones no obliga al celador a asistir a misa, pero si a facilitar el culto religioso antes y después en servicio del prior. Y finalmente admitió que se estudiará la posibilidad de eliminar la plaza de sacerdote del Cementerio en el catálogo de puestos de trabajo del Ayuntamiento del próximo año.

zp8497586rq