Noticias Castellón
sábado, 13 de abril de 2024 | Última actualización: 00:21

Magdalena Vítol en tornos verde, azul, amarillo y blanco y negro

Tiempo de Lectura: 5 minutos, 26 segundos

Noticias Relacionadas

Las reinas, Lourdes Climent y Vega Torrejón, pusieron el broche final a la Magdalena 2024 frente a una plaza Mayor abarrotada de público

Magdalena Vítol en tonos verde, azul, amarillo y blanco y negro para despedir las fiestas de 2024 y dar la bienvenida a la Magdalena 2025. Esto nol ha sido un final, sino un principio, con un espectáculo de simbolismos y colores en la plaza Mayor. El 'Magdalena Vítol' de las Reinas resonó en toda la ciudad.

Atardecer del 10 de marzo, último día de las fiestas de la Magdalena de Castellón con sabor agridulce.

Última mascletà, con sabor a lágrimas en el recinto de Mascletaes. Poco a poco, las gaiatas, que reinaron con su luz desde el pasado domingo, eran llevadas al almacén de Gaiatas Pepín Marco. Últimos actos de una fiesta que, durante nueve días ha llenado de gente, público, música, pólvora y luz de Castellón. Una fiesta que comenzó con fuego y terminaba con fuego, para renovar el sentimiento de Castellón por su celebración fundacional.

A las 20:30 horas comenzaba el último desfile de las fiestas. Partía de la avenida del rey y recorría las calles de Castellón para hacer su entrada en una plaza Mayor abarrotada de público.

Gaiatas, madrinas y comisiones pasaban a ocupar una grada especialmente diseñada para ellas. Collas, colectivos festeros, bandas internacionales realizaban la última parte de su recorrido.

La llegada de las reinas de la ciudad, Lourdes Climent y Vega Torrejón, acompañadas por sus cortes de honor, era recibida con aplausos por la plaza, y con abrazos por parte de la alcaldesa en la puerta del ayuntamiento.

Y comenzaba el último acto oficial de las Fiestas de la Magdalena 2024.

La traca, montada por Reyes Martí de Burriana espera a que las reinas prendieran la mecha desde el balcón del ayuntamiento. Una traca especialmente significativa que, poco a poco recorrió gran parte de la ciudad, mientras los festeros corrían por debajo del fuego.

Las gaiatas de la ciudad apagaban su luz. Una voz en off recordó a los castellonenses el significado de esas Gaiatas, los monumentos de luz de las fiestas de Castellón y el trabajo desarrollado por los 19 sectores de Castellón: la uno, Brancal de la Ciutat; la dos, Fadrell; la tres, Porta del Sol; la cuatro, L’Armetlar; la cinco, Hort dels Corders, la seis, Farola Ravalet; la siete, Cor de la Ciutat; la Ocho, Portal de l’Om; la nueve, L’Espartera; la diez, El Toll; la once, Forn del Pla; la doce, El Grau; la trece, Sensal; la catorce, Castalia; la 15; Sequiol; la dieciséis, Rafalafena; la diecisiete, Tir de Colom, la dieciocho, Crèmor y la diecinueve, La Cultural.

Sonaba la martxa de la ciutat y la traca final retornaba a la Plaza Mayor.

Las reinas de Castellón salían al balcón y sus damas llenaban las balconadas colindantes.

Y entonces, se iluminó el balcón principal. Llegaba el momento. Lourdes Climent y Vega torrejón, visiblemente emocionadas, se daban la mano, tomaban el micrófono y exclamaban: ¡¡¡Magdalena!!!. La plaza respondió al unísono: ¡¡¡Vitol!!!

Y su declaración era acogida con un remate pirotécnico.

Así comenzaba el último espectáculo que jugó con luces y colores, y proyecciones en todos los edificios de la plaza, y un relato en off que profundizaba en cada uno de los efectos.

La plaza lució de verde, un verde Castellón que despide la fiesta solo para anunciar el camino que se renovará a partir de ahora para recibir a la próxima Magdalena del 2025. Un verde, el de las cañas, el de los pañuelos, el de las cintas, el de la Romeria de les Canyes, el sentir de la fiesta y el corazón de los castellonenses.

Y las cintas de color verde tiñeron también la plaza y los edificios al ritmo de la música. Confeti y remate pirotécnico.

A continuación, la plaza se iluminó con el azul del mar, pero también el del cielo y el que representa a la patrona de Castellón, la Mare de Déu de Lledó. Y la imagen de la Lledonera también llenó la plaza, y se llenó de flores mientras sonaba la Salve Bresolera y el confeti de color azul caía sobre el público. Remate pirotécnico.

Al azul le siguió el amarillo. El amarillo de la luz de las fiestas, de sus monumentos de luz, las Gaiatas; el amarillo del sol pero también el de la bandera de Castellón. Y así, también las 19 gaiatas fueron proyectadas los edificios de la plaza mientras sonaba la canción dedicada a La Gaiata. Remate pirotécnico.

Y también Blanco y Negro, porque el sentimiento albinegro está más presente que nunca en el corazón de la ciudad de Castellón, Y mientras, la plaza entera se transformó en el estadio Castalia, y todo el público se unió a sus reinas para corear el himno del Castellón, mientras una bandera albinegra se desplegaba en la fachada del ayuntamiento. del imágenes del estadio, entonación de un goooooolllll de victoria, y confeti blanco y negre para derivar en un remate pirotécnico blanco y negro.

Y tras una alusión a todos los símbolos de la ciudad, representado por los colores de la luz, con representaciones en imágenes, se daba paso a un piromusical que combinó la pirotecnia con la música de Castellón Festa Plena.

La fiesta terminaba, pero el público pedía más, las reinas bailaban en los balcones, y la gente en la plaza…

Pero las fiestas habían tocado a su fin, y poco a poco, la gente volvía a casa. Se apagaba el alumbrado especial de la fiesta. Se cerraban los mesones, bares, restaurantes, ferias y mercados… Se prendían los últimos petardos hasta que, poco a poco se impuso el silencio y Castellón se preparó para volver ‘a la normalidad’… hasta las próximas fiestas de la Magdalena 2025.