Noticias Castellón
martes, 29 de noviembre del 2022 | Última actualización: 22:14

El juego del Tabú

Tiempo de Lectura: 4 minutos, 59 segundos

Noticias Relacionadas

Luis Andrés Cisneros. 

Seguro que la inmensa mayoría de las personas que lean este artículo habrán jugado alguna ve al juego de mesa Tabú. Recordemos que el citado juego consiste en que el miembro de un equipo acierte una palabra dentro del tiempo marcado.

Para conseguir adivinar la palabra, el miembro del equipo que tiene que dar las pistas, las irá dando a sus compañeros, pero no podrá decir una serie de palabras tabú, o sea aquellas relacionadas muy directamente con la palabra a adivinar. Normalmente el juego se componía de dos equipos y ganaba aquel que adivinaba más incógnitas al acabar un recorrido establecido.

 A pesar de que dicho juego de mesa se hizo muy popular en los años 70 del pasado siglo, hoy en día ha vuelto a ser el más practicado por la clase política de nuestro país, España. Y precisamente es el nombre de nuestra nación, la palabra tabú, aquella que ningún político que se precie, puede siquiera pronunciar, al menos que quiera enfrentarse a toda la corrección política imperante, y le caigan encima todos los epítetos malsonantes.

El nombre de España, que no hace tantos años, despertaba respeto, admiración y emoción a todo el que lo pronunciaba, se ha convertido, gracias a los cobardes políticos que han mangoneado (me resisto a decir, gobernado) los destinos de nuestra Patria.

Todos ellos han conseguido, no se si siguiendo sus propios instintos carroñeros o bien bajo las órdenes del nuevo orden mundial correctamente político, que, al igual que en el juego antes mencionado, se busquen infinidad de palabras para evitar el nombre de nuestra nación.

Nadie habla de la defensa de España, se habla de la defensa de la Constitución, del Estado de Derecho, de la Multiculturalidad, de la Defensa del Género, de las Autonomías, pero nadie, perdón, sí sólo he visto a VOX que, desde el mismo momento de su fundación se ha convertido en el único escudo de defensa del bonito nombre de España.

Lo más grave del caso es que, renegando del nombre de una de las naciones más antiguas del mundo y que ha marcado hitos importantísimos en la Historia Universal, estamos atacando a uno de los bienes más preciados del ser humano: la libertad individual, la cual está siendo socavada continuamente por los aprendices de Marx que manipulan nuestra nación.

No tienen más que fijarse en un hecho tangencial, los distintos partidos, al hablar del futuro de nuestro país, sólo le oirán decir una frase similar a ésta: ‘Tenemos que ganar las elecciones’ pero nadie, salvo VOX dice nunca ‘Tenemos que hacer lo necesario para que gane España’.

Ganando España, los políticos ni tendrían casonas en Galapagar, ni podrían hacer viajes gratis a Ecuador, ni podrían tener sueldos mareantes con sus dietas y complementos, ni podrían sentirse los dueños del corral e imponer sus delirios lingüísticos a los españoles.

Es más, han inventado un nuevo juego. Este es más sencillo que el anterior, ya que no hace falta poner en marcha la materia gris (aquellos que la tengan), se trata sólo de insultar, vejar, denigrar y, siguiendo las técnicas que implementó Lenin a principios del pasado siglo, hacer todo lo contrario de lo que se predica.

Pero su juego es mucho más transversal, sostenible, anti-heteropatriarcal, ecológico y todos los palabros que la ideología de género está imponiendo a marchas forzadas.

Sin ir más lejos, amenazar y pedir que se maten o asesinen, incluso si es por la espalda, a miembros de la Guardia Civil o la Policía Nacional se saluda por miembros de partidos políticos con encendidos vítores y si se persigue a los que enaltecen esta incitación al crimen, infinidad de hienas salen a la palestra a defenderlos.

Ahora bien, que a nadie se le ocurra, siquiera, insinuar una mínima crítica hacia los cínicos totalitarios. Se podrá ver usted acusado de los más abyectos crímenes que haya podido cometer la Humanidad, los cuales no hacen falta que sean ciertos para que le caiga la del pulpo.

Se intentan golpes de estado, se atacan las Instituciones, se ciscan en los símbolos patrios, se amenaza a los que se les oponen, se atenta contra la libertad de los españoles, se persigue con saña el idioma español, se pretende eliminar la familia, en definitiva, se atenta gravemente contra la libertad de usted y la mía y la de millones de españoles.

Pero no pasa nada. Ahora los partidos políticos están jugando sus bazas como si de una partida de póker se tratara. Unos llevan dobles parejas de moción de censura, otros, full de convocar elecciones, otros, escalera de a ver que puedo sacar, otros, póker de secesión pase lo que pase y otros, como Rajoy sigue yendo de farol como hace varios años.

Pero claro, siguen con miedo de pronunciar la palabra España, no sea cosa que les puedan mandar a un gulag como ocurría en la URSS de Stalin. En cambio, se les llena la boca de Europa, que se sigue cachondeando de nosotros y de las Autonomías la única defensa de su modus vivendi relajado,

Como dice Santiago Abascal, presidente nacional de VOX: ‘En nuestro partido nunca brindamos por VOX, sólo brindamos por España’. Al fin hemos encontrado a alguien que ni juega, ni quiere jugar al Tabú. Menos mal.

Y, como siempre, y más en los tiempos que corren mi despedida es…….

Recuperemos las competencias y ¡¡VIVA ESPAÑA!!