Noticias Castellón
domingo, 25 de febrero de 2024 | Última actualización: 05:05

Con lluvia Benicàssim vuelve a ser la capital de la provincia en el ‘día de las paellas’

Tiempo de Lectura: 4 minutos, 33 segundos

Noticias Relacionadas

No se han podido cocinar todas las que estaban previstas en la calle, los bares y restaurantes multiplican los encargos y se degustan ‘a cubierto’

Miles de personas han vuelto a convertir a Benicàssim en la capital de la provincia en su tradicional día de las Paellas. Lluvia y un viento helado en la calle, donde algunos han desistido de cocinar todo lo que estaba previsto, los restaurantes lo han hecho por ellos, y al final, toldos improvisados, sombrillas, la carpa municipal: objetivo, comer bajo cubierto.

Benicàssim no ha desistido en la celebración del Día de las Paellas, y miles de personas han vuelto a concentrarse en la localidad benicense.

Frente al calor de los últimos días, hoy llegaba la lluvia, que, pese a todo ha sido fina y sin grandes goterones hasta el mediodía. Y con la lluvia, una fuerte bajada de temperaturas.

Benicàssim no podía ofrecer la imagen del año pasado, que se caracterizó por la presencia de más de 36.000 personas, y donde no quedaban huecos para cocinar el arroz.

Pero el día era el día. ¿Quién estaba dispuesto a perdérselo? Pues casi nadie. Aparcar resultaba casi imposible, no había tanta circulación en las calles y muchos montones de arena se quedaron a la espera de la leña y el fuego.

Pero comer se comió. Los más valientes cocinaron sus paellas.
Algunos bares y restaurantes se solidarizaron con los vecinos y les cedieron sombrillas y toldos, cualquier cosa era bienvenida para resguardar a los grupos que se daban cita junto al fuego.

Y los que no pudieron cocinar la paella, simplemente la encargaron. Bares y restaurantes llenos hasta la bandera. Y para quienes no encontraron otro lugar donde guarecerse, se abrió la carpa municipal de las fiestas, donde también se pudo degustar el arroz.

Asamblea general en la sede de Compromís

Entre los afortunados que contaban con local propio estaban los de Compromís, en la parte norte del casco urbano. Allí se daban cita la mayor parte de los militantes de la coalición de toda la provincia, con algunos compañeros llegados también desde Valencia.

La sede de Compromís en Benicàssim es un inmueble antiguo, con un inmenso salón en la entrada y un patio interior. ¡Toda una suerte!, porque permitió cocinar varias paellas dentro y habilitar bajo techo dos largas mesas para todos los comensales. ¿Los conocen? Seguro que sí.

Muchos de los vecinos del pueblo plantaron cara al frío y la lluvia. ¡Caray!, que ellos son del pueblo de toda la vida. ¡No será la primera vez que se comen la paella, con frío, con lluvia y hasta con nieve!

Y para pasarlo mejor, no faltó ni la música, porque esta paella fue cocinada a golpe de acordeón, y con el mejor saber de los mejor entrenados.

En otros puntos de la avenida de Santo Tomás, otros grupos se concentraban también bajo toldos. Generalmente suele haber alguien que lleva la voz cantante y se encarga de medir la cantidad del fuego, cómo quema la leña, e incluso dicta las instrucciones precisas para ‘sofreir’ los primeros ingredientes con los que se conseguirá el caldo perfecto que luego será asumido por el arroz.

Un día espantoso, para ser realistas, donde no faltaron las ganas ni la fiesta.

La Carpa Municipal, para comer paella: Encuentro del PP

Los políticos del Partido Popular también se dieron cita en Benicàssim. Visita obligada para reunirse con la alcaldesa y senadora Susana Marqués.

La verdad es que hubo un poco de lío. Todos los años son ellos los que cocinan su gran paella y luego comen al aire libre en muchas hileras de mesas… Pero en esta ocasión, ellos como otros grupos 'organizados' tuvieron que buscar soluciones alternativas.

Y como, según las obligaciones, cada uno llega cuando puede, mientras unos se resguardaban en la carpa municipal, el resto los buscaban por la calle central y adyacentes de Benicàssim. Allí estaban también el resto de los representantes políticos populares, los de Valencia, los de Madrid, y los del resto de la provincia, con la presidenta provincial, Marta Barrachina al frente.

Los concejales de Castellón del PP, llegaron más apurados de hora, y tuvieron que deambular calle arriba y abajo hasta dirigirse a la carpa municipal donde les estaban esperando sus compañeros.

Y VOX se come la paella en la carpa municipal

¡Bendita Carpa! También a ella recurrieron todos los políticos de VOX, entre los que se encontraban la presidenta de las Cortes, Llanos Masó, pero también los concejales de Benicàssim, los del resto de la provincia, sus diputados, y hasta los amigos llegados de Alicante.

En torno a las cuatro de la tarde, a la hora ‘del café’, comenzó la música en la carpa y muchos de los comensales de las paellas se fueron a buscar una 'bebida caliente'… y sí, entonces fue cuando la lluvia ‘se soltó el pelo', el viento comenzó a sopar de norte y el frío a rascar de lo lindo.

Con todo, Benicàssim siguió con su fiesta, porque ¡ojo!, que todavía queda hasta el domingo y el pronóstico parece que es bueno.