martes, 21 de septiembre, 2021  |  
España Suma expresa su apoyo a los vecinos de Marjalería y se compromete a “acompañarles” en los procesos que inicien España Suma expresa su apoyo a los vecinos de Marjalería y se compromete a “acompañarles” en los procesos que inicien

- 21 julio, 2021 -

El movimiento lamenta que el equipo de gobierno desoye a los residentes y lamenta que paguen al recibo de IBI urbano y reciban servicios... España Suma expresa su apoyo a los vecinos de Marjalería y se compromete a “acompañarles” en los procesos que inicien

El movimiento lamenta que el equipo de gobierno desoye a los residentes y lamenta que paguen al recibo de IBI urbano y reciban servicios de rústico

Castellón Información

España Suma denuncia el abandono a los ciudadanos de la Marjalería por parte del equipo de Gobierno después de saberse que los vecinos de la zona se están planteando el llevar a los tribunales el nuevo Plan General de Castelló.

Desde el movimiento aseguran que les consta que los vecinos se han reunido con el equipo de gobierno del Ayuntamiento, “pero que lejos de escucharles y de atender sus propuestas y necesidades, han optado, como ya es costumbre por todos los grupos políticos, que en cuanto ostentan el poder, por ignorar las necesidades reales de la ciudadanía. Y esto reza también para aquellos grupos políticos que prometen y prometen hasta llegar a la poltrona, y una vez han llegado nada de lo prometido”, manifiestan.

España Suma se suma de esta manera a las reivindicaciones de los ‘marjalers’ y se comprometen a resolver sus problemas. “Más aún, deseamos colaborar con las tres asociaciones de la Majalaría aportando propuestas y caminar junto a ellas en los procesos y procedimientos que se establezcan para cubrir sus necesidades”.

Consideran “injusto” que los vecinos de Marjalería paguen el recibo de IBI Urbano y reciban servicios de rústico, “en el mejor de los casos, pues muchas de esas propiedades pagan recibo de IBI por servicios urbanos que no reciben”.

El movimiento explica que el problema de los asentamientos alegales proviene de construcciones de alquerías o casetas de aperos ampliadas y mejoradas para pasar los veranos, situadas junto a los caminos rurales y acequias de la Plana, el Serradal y l’Obra. Recuerda que a principios de los años 50 podría haber del orden de 500 edificaciones y que en el año 2000 el PP aprobó un Plan General de Ordenación Urbana, que fue anulado por la Justicia, que pretendía no solo legalizar las casas construidas, dotándolas de abastecimiento de agua potable y luz, sino también ordenaba el suelo urbanizable, asfaltando y alumbrando los caminos que surca una maraña de acequias. “En esta época las edificaciones construidas pasaban de las 4000 viviendas unifamiliares, ubicadas en más de 150 calles, cuyos nombres no tienen reconocimiento oficial, lo que dificulta el reparto del correo o el aviso de urgencias. Los vecinos vienen reivindicando que los nombres de los viales sean introducidos en los archivos pertinentes para que se pueden localizar las viviendas; además, piden que el Ayuntamiento coloque los carteles que las identifiquen”, sostienen. España Suma detalla que con la llegada del PSOE al gobierno del Ayuntamiento se desestimó el plan del PP y se tomó el camino de impulsar un PG a través de medidas acordes a las nuevas normativas de carácter medioambiental y urbanístico y con el compromiso de legalizar las construcciones anteriores al 20 de agosto de 2014, pero no autorizar más construcciones en el marjal.

El diez de junio de 2021, la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad de la GV advierte al Ayuntamiento de Castellón que no habrá Plan General de Castelló si no resuelven los vertidos en la Marjaleria, condición necesaria para avalar definitivamente el Plan General (PG), que en la actualidad se encuentra en la fase de resolución de alegaciones de los dos documentos que lo integran: la pieza Estructural y la parte Pormenorizada.

Los vecinos de la Marjalería enumeran constantemente sus problemas como la señalización de sus calles en el callejero municipal, carencia de alcantarillado en muchas zonas, ídem para el alumbrado eléctrico e incluso del servicio de recogida de basuras y residuos (que se establece en puntos de la periferia). Otras demandas que ponen sobre el tapete están centran en la necesidad de contar con el transporte público, de reparar y reacondicionar caminos y acequias se deterioran con el paso del tiempo y nadie asume la gestión de repararlas. Hay problemas de convivencia por falta de seguridad, se producen asaltos y atracos. Y resulta casi imposible de controlar la aparición de vertederos incontrolados de residuos.

Desde España Suma Castellón defienden que la Marjalería podría ser considerada como un barrio tradicional de nuestra ciudad y se debería elaborar un plan de actuaciones distribuido en el tiempo que permitiera dar la respuesta deseada y más adecuada, dejando atrás las actuaciones estériles del pasado que han venido mostrando los distintos gobiernos municipales.

I

Whatsapp Telegram