martes, 30 de noviembre, 2021  |  
Castellón se transformó en la ciudad de la luz en el Desfile de Gaiatas en la 75 edición de las fiestas Castellón se transformó en la ciudad de la luz en el Desfile de Gaiatas en la 75 edición de las fiestas

- 25 marzo, 2019 -

Las Gaiatas Infantiles se 'independizan' de los grandes monumentos arropados por los más pequeños de los sectores Castellón se transformó en la ciudad de la luz en el Desfile de Gaiatas en la 75 edición de las fiestas

Las Gaiatas Infantiles se ‘independizan’ de los grandes monumentos arropados por los más pequeños de los sectores

Castellón se convirtió en la ciudad de la luz en el desfile de Gaiatas, en el atardecer del tercer domingo de Cuaresma. La luz de la Gaiata volvió a lucir por las calles de Castellón. Este año el desfile siguió la secuencia marcada por la tornado de la romería, la Procesión penitencial, los romeros y la procesión civil. Un desfile que pretendía ser ligero, y que apenas tuvo patrones en la salida. Como novedad, cambiaba la colocación e los monumentos, las Gaiatas Infantiles se independizaban arropadas por los más pequeños de los sectores, para poder lucir con luz propia, que hasta ahora acaparaban los grandes monumentos.

Esperanza Molina/ Castellón Información

‘Tornà’ de la Romería, Procesiones Civil y Penitencial, para cumplir con las tradiciones

Castellón vivió su noche más especial, la fiesta de la luz, que aportan los símbolos de la fiesta de Castellón, las Gaiatas.

La Gaiata es el símbolo de las fiestas de Castellón, denominadas también las fiestas de la luz. Su origen se remonta al traslado de los primitivos moradores, cuando bajaron de la montaña al llano para fundar la ciudad. Inicialmente eran los bastones, los gaiatos, con los paneles de luz para alumbrar el camino, representado por los romeros, en la procesión civil.

Aunque las Gaiatas Monumentales tienen historia, su identificación con las fiestas de Castellón está fielmente unida a la elevación de rango oficial de la tradición de la Magdalena como fiestas mayores de Castellón en 1945.

Son monumentos de luz, que no se queman cuando acaban las fiestas, y que representan a los 19 sectores de la ciudad.

Las Gaiatas tienen que cumplir una serie de normas básicas para desfilar pero, sobre todo, para poder concursar cada año por el galardón de convertirse en la Gaiata de la ciudad del año siguiente. Entre los requisitos, el ancho de tres metros por tres metros en su base; su altura, que no debe sobrepasar los 6 metros, y la inclusión de la simbología de Castellón, el Gaiato en torno al cual se construye la Gaiata, y el escudo de la ciudad.

La temática  gira en torno a las fiestas y la historia de la ciudad. Pueden ser clásicas, barrocas, o modernas, si bien los festeros apuestan siempre por las clásicas.

En la 75 edición de las Fiestas, la Junta intentó recobrar los horarios, pero también la hilaridad de un desfile que cierran las Gaiatas como seña de identidad. Una línea de tiempo que había comenzado con la Romeria de les Canyes a primera hora de la mañana, y que se completaba al atardecer del tercer domingo de cuaresma con el retorno de los romeros y sus respectivas procesiones.

De esta forma, en el momento en que arrancó la ‘Tornà’, tras la entrada a la ciudad, y tras la Procesión Penitencial, el desfile de Gaiatas cobraba forma y se ponía en marcha.

Y a partir de ese momento, el Rotllo i Canya de la Magdalena, ya no se interrumpió, interpretado por las numerosas bandas de la provincia.

En primer lugar desfilaba la Germandat dels Cavallers de la Conquesta, con les Dones de Companya y la representante de Na Violant D’ Hongría. Les acompañaba la Gaiata tradicional de Viciana, de la Caja de Ahorros, que representa la tradición, con niñas pequeñas enlazadas por la cintura al monumento Son ‘las niñas del meneo’. Representan a la luz del traslado de la ciudad, y a los niños que iban enlazados con el gaiato de la autoridad e la familia. Una tradición, que cada año incluye también en el desfile la Gaiata 15, Sequiol.

Gaiatas Infantiles

A partir de entonces, desfilaron las Gaiatas en orden inverso a su numeración: de la 19, ‘La cultural’ a la 1, Brancal de la Ciutat.

Gaiatas monumentales

Y finalmente, la reina, Natalia Palacio, acompañada de su corte, la Junta de Fiestas, y las Gaiatas de la Ciudad de la Magdalena 2019, las triunfadoras el año pasado. La infantil, del sector 17, Tirón de Colom, y la 18, Crèmor.

Desfile de Gaiatas Magdalena 19 R 3

Este año se produjeron novedades en cuanto a la presentación. A petición de los fotógrafos, las gaiatas infantiles salieron de forma separada a las gaiatas monumentales, cada una de ellas arropada por los miembros infantiles y mayores del sector.

En el punto de salida, un gálibo marca la altura máxima que debe tener el monumento. Dos de las Gaiatas de este año sobrepasaron esa altura. Por otra parte, la Gaiata de la 7, ‘cor de la Ciutat’, fue descalificada por no entregar a tiempo los documentos del monumento.

Este año la configuración de los monumentos ha sido muy variada. Impresionante, la del sector 18, Crèmor, que ya consiguió el premio en el 2018 y este año presume de ser la autora de la Gaiata de la Ciudad de la Magdalena 2019. Preciosa también la 15, Sequiol, una de las favoritas cada año por el elaborado trabajo artesanal de su monumento; la 8, Portal de L’Om, o la 6, Farola Ravalet.

Impresionante y diferente, como cada año, la 12, el Grau, que este año es, más que nunca, la historia del 75 aniversario de la Fiesta, con un monumento que juega con la luz blanca en un montaje de cristal, donde están contenidos los programas de las Fiestas Oficiales de Castellón desde 1945.

Whatsapp Telegram