Sábado, 25 de enero, 2020  |  
El Ayuntamiento de Castellón no pagó la Seguridad Social de los directores de la Banda ‘sustitutos’ en 2018 El Ayuntamiento de Castellón no pagó la Seguridad Social de los directores de la Banda ‘sustitutos’ en 2018

- 6 diciembre, 2019 -

El Ayuntamiento de Castellón no abonó a la Seguridad Social las cotizaciones de los músicos que sustituyeron a JVR al frente de la Banda... El Ayuntamiento de Castellón no pagó la Seguridad Social de los directores de la Banda ‘sustitutos’ en 2018

Exige 9.100 euros de cotización y 23.500 de sanción por infringir las normativas laborales

El Ayuntamiento de Castellón no abonó a la Seguridad Social las cotizaciones de los músicos que sustituyeron a JVR al frente de la Banda Municipal durante 2018. La Tesorería de la SS ha reclamado los 9.100 euros que no se pagaron y ha impuesto una sanción por infracción de casi 23.500 euros por infringir la ley. El Ayuntamiento ha interpuesto un recurso contencioso administrativo en el TSJ frente a las actas de ‘liquidación’ y de ‘infracción’ de la Dirección General de la Tesorería de la Seguridad Social.

EM/ Castellón Información

Ayuntamiento de Castellón¿Debe pagar el Ayuntamiento de Castellón las cotizaciones de trabajadores puntualmente contratados para dirigir la Banda Municipal?

La Tesorería de la Seguridad Social opina que si, y en función de ello ha requerido a la entidad municipal los 9.191,11 euros referentes a esa cotización (recargo incluido), al tiempo que le ha impuesto una sanción por infracción que asciende a 23.445,11 euros. El Ayuntamiento ha aprobado abonar esos gastos, pero ha interpuesto un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, porque lo considera improcedente.

Yendo por partes. En mayo de 2018, el subdirector de la Banda Municipal de Castellón, JVR, se daba de baja por una fuerte depresión después de sufrir, durante varios meses, lo que él denominó un acoso constante por parte del Ayuntamiento de Castellón.

El subdirector, con plaza ganada por oposición, ejercía las labores de director de la Banda Municipal desde la jubilación de Paco Signes, sin que nadie le hubiera reconocido el mérito de ejercer de director ‘en comisión de servicios’, de subdirector, porque era su plaza, y a la vez, como programador y coordinador de servicios, conciertos, programa municipal, además de ocuparse de la política interna de su personal, días libres y vacaciones.

Desarrollaba el trabajo de lo que ahora serían, por lo menos, tres personas contratadas. Pero lejos de recibir una felicitación por su esfuerzo, tuvo que soportar las críticas, las condenas y el acoso de sus compañeros, que se vinieron arriba cuando, el equipo de Gobierno modificó las bases de contratación para un director de la Banda, por promoción interna, que ya habían sido publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia.

Banda Municipal de Castellón

Nadie había pensado en sacar las bases para contratar un subdirector sustituto, y las de la plaza de director, fueron modificadas una vez que cambió el equipo de Gobierno en 2015.

Pero llegó el mes de mayo de 2018 y el subdirector ya no pudo más, sufrió un ataque de ansiedad y no pudo dirigir a la Banda Municipal en el tradicional concierto de las Fiestas de Lledó. De hecho, nadie pudo sustituirle, cuando ya el público esperaba la actuación en el Palau de la Festa de Castellón. Con todo el sonrojo del momento, el concierto se anuló.

Lo que clama al cielo, es que lo que se planteó en aquel momento, no fue la preocupación porque un trabajador estuviera enfermo, sino su ‘falta de tacto’ y ‘profesionalidad’ por dejar ‘colgada’ a la Cofradía y al Ayuntamiento en un acto tan especial para la ciudad.

Había mucho debate sobre la mesa, si la Banda estaba bien o mal dirigida, si las bases de contratación del 2015 eran buenas o malas. Pero sobre todo, había una persona detrás de todo eso, que ha estado muchos meses de baja.

Pero el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Castellón, lo iba a solucionar enseguida. Convocó a todos los músicos de la Banda, a los de la provincia de Castellón, a los de la Comunitat Valenciana. Castellón necesitaba un subdirector (además de un subdirector) de la Banda Municipal. Esa tarea tan fácil de llevar a cabo, no tenía candidatos.

 

Se recurrió entonces a dos opciones. Por un lado, a la de desarrollar las oposiciones que ya se habían convocado para dotar la plaza de director de la Banda Municipal de Castellón, tema que acabaría resolviéndose a final del año 2018. Pero paralelamente había que buscar a alguien que ocupara el puesto, esa Banda que parecía funcionar sola necesitaba un director durante todos esos meses en los que el subdirector, director en comisión de servicio, estaba de baja y no había un director.

De esa forma surgió la solución magistral, la de contratar puntualmente a otros directores de banda de la Comunitat Valencia para dirigir la Banda de Castellón.

Según el registro municipal y de la Seguridad Social, entre el 3 de mayo y el 15 de septiembre ejerció ese papel José Vicente Algado, con cuatro contratos independientes en concepto de ‘director de la Banda de Música’. Del 15 de septiembre al 15 de octubre, fue contratado Pablo Marqués. Del 15 de octubre al 27 del mismo mes los servicios fueron prestados por Rafael García. Del 19 de noviembre al 6 de diciembre, asumió el puesto Rafael Agulló. Y del 17 de diciembre al 22 del mismo mes, dirigió la banda Antonio Lajara.

Castellón, según se presumió entonces, contaba con grandes directores para la Banda de Música, cuyos contratos estaban valorados en función el periodo durante el que ejercían, con una media mensual de 3.200 euros.

Rafael Sanz Espert y Natalia Montañes

Luego se completó la oposición, la plaza fue adjudicada y ya no se buscaron sustitutos salvo para ocasiones muy especiales. ¿Había acabado la pesadilla?

En abril de 2019, el Ayuntamiento recibía una notificación de la Seguridad Social con cinco resoluciones emitidas, en las que se formalizaba el alta de los cinco directores y las cuotas a la Seguridad Social que debería haber devengado la entidad municipal. El Ayuntamiento no había abonado la cuota de Seguridad Social que debía haber pagado por estas contrataciones, de los ‘sustitutos’ del director de la Banda Municipal de Castellón.

Según los informes de los inspectores de Trabajo y Seguridad Social habían constatado el hecho de que el Ayuntamiento había contratado a diferentes directores de la Banda Municipal (entre mayo y diciembre de 2018) por los que no había cotizado a la Seguridad social bajo el epígrafe número 12 del ‘Régimen General de Artistas’ por la “sustitución del director de la banda”. La deuda a la Seguridad social ascendía a 7.659,26 euros más un recargo de 1.531,85 euros.

En base a este impago, la Seguridad Social notificaba el acta de liquidación al Ayuntamiento, al que penalizaba además con una sanción por infracción de 23.445 euros.

A partir de aquel momento comenzó un tira y afloja entre el Ayuntamiento y la Seguridad Social, con todo tipo de recursos.

La versión municipal, es que se trataron de contratos menores, de carácter administrativo, como contratos de servicios que consistían en el “desarrollo de una actividad, o dirigidas a la obtención de un resultado”.

El Ayuntamiento siempre alegó, que los directores eran contratados para conciertos concretos, sin las responsabilidades derivadas del cargo que ocupaban, y que ya cotizaban por su cuenta a la Seguridad Social.

Pero la Seguridad Social, en base a la documentación presentada, no opina lo mismo. El Régimen general de artistas’, contempla el caso, como el del Ayuntamiento de Castellón, en el que la empresa contratante puede ser una persona o tener entidad jurídica. En cualquier caso, se contrata para un trabajo concreto y eso tiene una cotización a la Seguridad Social.

Además, las facturas presentadas por los directores ‘sustitutos’ lo dejan bien claro y cobraban en función de “director de la banda Municipal de Castellón” de “director de conciertos de la Banda Municipal de Castellón” en algún caso, o de “dirección artística o producción y dirección musical de la Banda municipal de Castellón”, en algunos casos citando el periodo completo de trabajo”.

A lo largo de los meses, entre abril y noviembre, el Ayuntamiento ha presentado todo tipo de recursos a todas las escalas de la administración de la Seguridad Social, en los que solicitaba dejar sin efecto estas actas o, en su caso, se le permitiera pagar estas cotizaciones que no se habían abonado, por una cuestión de ‘buena fe’, pero que no se aplicaran las sanciones por infracción.

El 11 de noviembre se llevaba a cabo el trámite de Requerimiento Previo al Recurso Contencioso Administrativo, en el que el Ayuntamiento insistió sobre los mismos argumentos. Sin embargo, las alegaciones fueron rechazadas y la Seguridad Social elevaba a ‘firme’ tanto la liquidación de la deuda del Ayuntamiento por la contratación de los directores de la Banda de Música, por un importe de 7.659,26 más un recargo de 1531,85 euros, ( en total 9.191,11 euros), y también el acta de sanción por infracción, que asciende a 23.445 euros.

Completado este trámite administrativo, la Junta de Gobierno local ha determinado pagar la deuda y la sanción, pero presentar un recurso contencioso administrativo ante el TSJ.  

Google+
Whatsapp Telegram


  • Esto ya se pasa de castaña oscura, como es posible que tanto tecnico, tantos asesores que cuestan un hojo de la cara , y tanto titulado en el equipo de gobierno.. no saben que cualquier contrato se tiene que dar de alta, encima de dictadores ahora estafan a los contratados ,sin cotizarlos.
    Cuando un músico es pensionista, y toca los fines de semanas en cenas o bodas, se tiene que dar de alta con fecha de sábado, y dar de baja con fecha del lunes. pero si ejerce esa actividad, debe de hacerlo de lo contrario lo trincan, pero aquí no pasa nada , total paga el pueblo, los gastos judiciales, si tuviesen que salir del bolsillo de los responsables otra cosa cantaría. ,y mientras los accidentados en el Auditori tenemos que aguantar que nos ninguneen con el silencio administrativo, salvo que tiremos nuestro dinero para denunciar la irresponsabilidad de nuestros gobernantes , como en este caso del Conseller de Cultura Vicent Marza.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *