Noticias Castellón
viernes, 01 de julio del 2022 | Última actualización: 01:05

«Me obligó a mantener relaciones con él, intenté escaparme, pero me cogieron en el portal»

Tiempo de Lectura: 4 minutos, 9 segundos

Noticias Relacionadas

Acusan a una mujer y a un hombre por un delito de detención ilegal y por abusos sexuales a una menor en Almassora

S. B. /Castellón Información

La Audiencia Provincial de Castellón ha celebrado esta mañana un juicio en el que se acusaba a una mujer y a un hombre (cuyo parentesco son sobrina y tío) por un delito de detención ilegal y por abusos sexuales continuados contra una menor de 16 años en 2017. La víctima, según los testimonios realizados en la sesión de hoy, fue ayudada por la sobrina y el tío a escaparse de un centro de acogida y la llevaron hasta el domicilio de él. En un primer momento, tal como ha declarado la víctima, “confiaba en ella (refiriéndose a la mujer acusada) y luego me presentó a su tío y no sabía lo que era y luego me quería ir de su casa, pero no me podía ir”. También ha relatado que “me obligó a mantener relaciones sexuales con él y yo tenía que dormir con él, no me dejaba dormir sola”. “Un día intenté escaparme, pero me cogieron en el portal”.

La víctima fue rescatada por la Guardia Civil de ese domicilio tras la denuncia por desaparición interpuesta por una trabajadora del centro de acogida.

Por su parte, el acusado ha relatado que conoció a la víctima a través de su sobrina porque esta le pidió que se quedara en su casa al no tener sitio ella para poder acogerla, después de que se fugara de un centro de acogida. Ha afirmado que “no mantuve relaciones sexuales” con la menor y que su sobrina “que yo sepa” no obligó a la víctima a mantener relaciones sexuales con nadie. También ha explicado, a preguntas de la fiscal y de los abogados de la defensa, que “nunca, jamás la obligué a quedarse en mi vivienda” y dice que “ella podía entrar y salir cuando quisiera”. Además, ha asegurado que cuando la menor llegó a su casa solo traía la ropa que llevaba puesto y él le compró un móvil y ropa “porque me daba pena que no tuviera ropa”.

Cuando llegó la Guardia Civil a su casa para recoger a la menor, tras la denuncia de una trabajadora del centro de acogida, el acusado reconoce que tardó un poco en abrir porque “no me enteraba de que llamaban a la puerta”. En ese momento la víctima estaba en el cuarto de baño escondida de la Guardia Civil porque, según el acusado, tenía miedo al haberse escapado del centro.

De otro lado, la acusada, sobrina del anterior, que sufrido un ligero desvanecimiento durante el juicio y se ha ausentado tras su declaración, ha negado también que retuviera a la menor contra su voluntad en casa de su tío y que le obligara a mantener relaciones sexuales. Además, ha explicado que conoció a la víctima por una amiga y la víctima le dijo que no tenía padres y que se había escapado y “si podía estar conmigo y yo le dije que sí, pero que no tenía sitio”, por eso la llevó a casa de su tío en Almassora.

Testigos

En el juicio ha declarado como testigo la hermana de la acusada que ha explicado que la menor “está libremente en casa y salía por la calle sola” y a la pregunta de si sabía si había mantenido relaciones sexuales con el acusado ha respondido que “no sé” y que la menor “en ningún momento me dijo que quería irse de esa casa”.

También han comparecido las dos forenses encargadas de realizar los informes. Sobre estos han señalado que se hizo una a la acusada del que han explicado que “presenta un retraso mental moderado que afectaría a la hora de realizar situaciones complejas, pero no a situaciones de la vida cotidiana”. En cuanto a la víctima han explicado que en el informe realizado tras un reconocimiento ginecológico “no se venían signos de violencia”. Una de las expertas ha señalado que “el reconocimiento físico no permitía ni aseverar ni descartar abusos sexuales porque el reconocimiento se hizo dos semanas después de los supuestos abusos del acusado a la menor”.

En las conclusiones, la Fiscalía ha pedido 7 años y medio de prisión para la acusada por detención ilegal y para el acusado reclama 22 años y medio de cárcel por el delito de detención ilegal y un delito de abusos sexuales continuado. Por su parte, los abogados de la defensa han pedido la libre absolución.