Lunes, 6 de julio, 2020  |  

- 26 mayo, 2020 -

Félix del Pozo López. Coordinador de la agrupación de Cs Castelló La Alcaldía de Castellón la ostenta el PSPV-PSOE, como partido más votado en las... Y en Castellón, ¿Por qué con Ciudadanos no?

Félix del Pozo López. Coordinador de la agrupación de Cs Castelló

La Alcaldía de Castellón la ostenta el PSPV-PSOE, como partido más votado en las pasadas elecciones y al renovar el acuerdo del “Grau” con Compromís y Podemos, continúa gobernando con mayoría absoluta. Ahora, por innovar, pasa a llamarse Acuerdo de “Fadrell” y, bajo esta nomenclatura,  el tripartito sigue dirigiendo los destinos de nuestra Ciudad. Aunque segundas partes nunca fueron buenas, ellos siguen erre que erre. En el PSPV, no tuvieron más horizonte de miras que gobernar con nacionalistas y populistas  sí o sí, y ni tan siquiera exploraron la otra posibilidad de gobierno que tenían y tienen con Ciudadanos.

El ignorar la posibilidad de gobierno con Ciudadanos quizás fuera un intento de ubicarlo, o de pretender encasillarlo, en una parte determinada del tablero político. ¡Tremendo error! Ciudadanos no entiende ni de partes ni de lados, ni de derechas ni de izquierdas, ni de dividir a la sociedad en colores. Ciudadanos, desde su centrismo y liberalismo progresista, constitucional y profundamente europeísta, marca y marcará equidistancia con ambos bloques y se aleja de populismos trasnochados y nacionalismos menguantes.

Volviendo al gobierno de nuestra ciudad, las tensiones de los tres grupos políticos, del  “Fadrell” ha sido siempre una constante. Si rebuscas en la memoria sobre sus logros no encuentras nada que resaltar, salvo señalizaciones verticales en el vial con nomenclaturas exclusivamente en valenciano; el tan manoseado tema llevado y traído de la Cruz del Ribalta o el cambio de denominación de Castellón por el de Castelló. Poco más. La Ciudad sigue funcionando y los servicios públicos también, pero no por el tripartito, sino por la inercia sobrevenida del movimiento pendular.

En cuanto al perfil e imagen de la capital de la Plana, sí que observamos cambios, muchos y a peor. Solo hay que comparar fotografías del 2010 tomadas a pie de calle de las arterias principales de nuestra ciudad, con las que podamos hacer hoy. Es desolador. Encontramos locales sin actividad, cerrados y  un “se alquila” por doquier, fachadas sin cuidar ni pintar, estancamiento, retroceso y penuria económica de un comercio que languidece.

Al tripartito le preocupa sobre todo tener “prietas las filas”, hacer algún acto en la Plaza del Ayuntamiento amenizado con música de gente próxima y mirarse el ombligo. La realidad que les rodea la edulcoran con los medios afines y de cara a la galería. Las sonrisas que esconden el fracaso de su gestión atenazada por ellos mismos, que nos lleva a caminar inexorablemente hacia otra legislatura perdida y serían dos consecutivas.

El tripartito de “El Fadrell “ se “cortocircuita” a sí mismo en sus decisiones por sus protagonismos y la estrecha vigilancia que mantienen entre sí. Esto les impide planificar,  consensuar y decidir un plan que reactive la actividad comercial de nuestra Capital. No han hecho un plan vial que facilite el acceso rodado al centro, que debería de venir acompañado de incentivos y actividades paralelas que generaran el interés necesario que nos llevará a ser nuestro punto de encuentro.

Ciudadanos siempre ha requerido de políticas que combinen la inversión y la subvención pública, en una acción conjunta y planificada de apoyo a autónomos y PYMES. No podemos errar. Recordemos al PresidenteZapatero y su plan “E”, que creo una situación ficticia, haciendo obras por doquier y gastando lo que no tenía, creando una situación irreal, que pasados unos meses nos dejó en penumbras y sin recursos.

El político y las políticas ahora y más que nunca deben de estar a la altura de las circunstancias y demostrar su utilidad social. Solo saldremos de esta situación todos juntos. Las subvenciones públicas deben servir para que nadie se quede atrás y las inversiones para facilitar de forma decidida que el motor gripado de muchos autónomos y PYMES, se lubrique, arranque y empiece a funcionar. Es la hora de la verdad, hay que tirar del carro. El sector público, siempre a rebujo del privado, debe volcar todos los recursos públicos en reactivar nuestra economía más próxima. Desde el estudio pormenorizado, el consenso y decidiendo sin bandazos ni ambigüedades, condonando deuda, aplazando, suprimiendo impuestos y tasas temporalmente, subvencionando e invirtiendo para aproximar, agilizar y facilitar la reactivación económica. No olvidemos en economía el ejemplo de la pescadilla que se muerde la cola. Si las PYMES y autónomos se activan, se genera empleo y a más empleo más consumo y a más consumo, la cola de la pescadilla vuelve a la boca. O sea, más empleo. La rueda si da vueltas, hará que salgamos de esta espiral inversa en la que estamos y que hay que revertir de inmediato, con un plan en el que participen todos los entes sociales.

El interés general y el ser útil en política es la premisa que nos guía. No entendemos ni de derechas ni de izquierdas, ni de división social, ni de frentismo. La polarización solo lleva a la ruptura social y de la convivencia.

En Castellón de la Plana el PSPV-PSOE podía, en esta legislatura, haber gobernado con Ciudadanos en solitario, pero nunca hubo por su parte atisbo de aproximación, de sondeo, de intercambio de opiniones, de explorar posibilidades de acuerdo. Nada. La decisión estaba tomada y en mente desde antes de las elecciones y era renovar una legislatura más el tripartito con populistas  y nacionalistas. Sus discrepancias y la  gresca entre ellos continúan. No les importa, lo disimulan, pero la parálisis de actuaciones de calado en nuestra ciudad les delata, todo se cortocircuita.Todo un calco del gobierno que actualmente tenemos en España.

En Castellón o Castelló, como prefieran, ahora y cuando pintan bastos, reconocer el error en la elección de compañeros de viaje, cuesta, sí. La verdad es que en política cuesta reconocer errores y cambiar de pasajeros con el tren en marcha. Difícil. Por tanto, esperemos que acaben el trayecto y entre todos hagamos que el viaje sea más ameno, porque en su tren, señores del tripartito, viajamos todos y llegar a acuerdos es más necesario que nunca. Nuestra mano siempre está y estará tendida.

Por cierto, en Castellón con Ciudadanos no, sin embargo en Oropesa del Mar y Almassora el PSPV-PSOE,  gobierna con Ciudadanos. Paradojas de la política y de algunos políticos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *