Domingo, 16 de junio, 2019  |  

- 22 mayo, 2019 -

Roger Mira. Candidat de Demòcrates Valencians a l’alcaldia de Castelló. Se encuentran los representantes del PP nacional, autonómico y también local estos días intentando... El desesperado retorno del PP hacia el centro

Roger Mira. Candidat de Demòcrates Valencians a l’alcaldia de Castelló.

Se encuentran los representantes del PP nacional, autonómico y también local estos días intentando recuperar a toda costa el “centro” perdido. Y digo perdido porqué me pregunto si alguna vez habitaron en él.

A nadie escapa que los populares han trabajado arduamente y particularmente desde la marcha de Rajoy, por identificarse con la derecha más pura y recalcitrante en aras de sobrevivir en el lodazal convulso ocupado por unos competidores que se les habían subido a las barbas en un espacio que durante años ocuparon con absoluta comodidad. El golpe fuerte de meter el timón a babor para girar a estribor (o hacia la derecha) lo dieron con la llegada de un Casado que contaba con la bendición de Aznar, y lo remataron con el pacto con Ciudadanos y los ultras de Vox en Andalucia. Y así les ha ido, y así les fue en las generales. Y es que ese devaneo con la extrema derecha antieuropeísta, xenófoba, homófoba, dura, rancia y que avisa con recortes a la libertad de expresión, o con la mismísima desaparición del Estado de las Autonomías, hay mucha de la clásica clientela más moderada y liberal del Partido Popular que no la acepta. Y no la acepta, y ha protestado quedándose en casa o cambiando el voto para dejar a Casado y a Bonig con los peores resultados de la historia.

Y en Castellón sucede lo mismo puesto que amplias capas de la sociedad que sí que se aglutinaban entorno al centro o el centro-derecha más abierto, demócrata, autonomista y liberal, han dejado de comprar ese discurso rancio, endurecido o a tragar con posibles pactos con la formación de Abascal y los personajes que presenta en la capital de la Plana. El PP local echa de menos a referentes moderados como el propio Rajoy o incluso a Alberto Fabra, y tal vez por órdenes de arriba o por puro pragmatismo y supervivencia vuelve a proclamar a los cuatro vientos que ellos están centrados en Castellón o que representan el centro, o el “trellat” que decía la alcaldable del Cap i Casal, Maria José Catalá.

Pero sin darse cuenta han hecho tarde. El ciudadano de a pié sabe que si es preciso pactaran con Vox y todo lo que representa, que no hay líneas rojas, que todo vale por acceder al poder; al tiempo que ha aparecido un joven competidor en escena que ocupa desde el primer dia ese amplio espectro de la centralidad, y que aspira a ser decisivo el próximo 26 de mayo en el consistorio castellonense. Demócrates Valencians, el “trellat” original y un centrismo moderno, europeísta, valencianista y con visión de futuro, tal vez suponga la enésima vía de agua para una nave popular local sin rumbo, sin brújula y sin cartas de navegación; y que muy probablemente cosechará los peores resultados de la formación de las gaviotas en la historia municipal de la capital de la Plana.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *