Lunes, 13 de julio, 2020  |  

- 18 diciembre, 2019 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Pedro Sánchez, desde su exitosa Moción de Censura, no ha dejado de intentar ganar con la palabra... La legislatura del cuento y la mentira

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Pedro Sánchez, desde su exitosa Moción de Censura, no ha dejado de intentar ganar con la palabra y el uso de frases hechas a medida de las circunstancias de cada momento, lo que nunca podrá ganar con su gestión al frente del Gobierno.

Ni él, ni la inmensa mayoría de mediocres de los que se ha rodeado en sus equipos ministeriales, han podido aportar en los largos meses que lleva ya como Presidente ni una sola medida, que solucione ninguno de los problemas más acuciantes que tenemos los españoles por resolver, para mejorar nuestras condiciones de vida, como el paro, la asistencia médica, la creación de puestos de trabajo e incluso la pacificación y normalización en todas las autonomías.

Sin embargo, nos ha jurado y perjurado muchas veces que nunca pactaría con el comunismo chavista de Podemos, porque ni podría dormir tranquilamente él, ni ningún español, con Pablo Iglesias o sus compañeros de aventuras participando activamente en el Gobierno de España.

Ha repetido hasta la saciedad, que nunca recurriría a los golpistas independentistas catalanes ni a los ex terroristas de Bildu, para pedirles su voto a favor o su abstención para poder ser Presidente del Gobierno.

Ahora nos encontramos, con que ya tiene perfectamente definido su Gobierno con los Comunistas de Podemos y el apoyo de Más País, con Pablo Iglesias como Vicepresidente acompañado por otros tres Ministros y se desplaza a Barcelona a mendigarles a los Independentistas su apoyo o abstención en segundo término, para ser investido Presidente.

Es todo él, una gran mentira y un farsante, incompetente, que se niega a si mismo siempre.

Y una vez hilvanado ese traje, que se hace él a sí mismo y a su medida, sin acabar de coserlo bien cosido, esta semana vuelven a aparecer sus slogans de campaña electoral, para acabar de comprarles la voluntad a quienes tampoco se fían de él, pero tienen que aceptarle como un mal menor, para la consecución de sus objetivos independentistas y para acabar con la España Constitucional y convertirla es esa Nación de Nueve Naciones que proclama un pobre diablo del PSC, mas independentista que los de ERC y JuntsxCat por exigencias del guión diseñado por su Jefe, el maquiavélico Pedro Sánchez de otro partido, el PSOE.

Y ahí aparecen dos palabras para convertirlas en el mantra de la incipiente Legislatura:

Diálogo y singularidad

Será un diálogo de besugos, donde todos hablaran y nadie escuchara, porque lo que unos piden los otros no pueden darlo y lo que los otros pueden dar a unos no les resulta suficiente y curiosamente todos lo saben, pero todos esperan engañarse mutuamente.

En definitiva España tendrá que pagar todo el costo de ese diálogo de sordos, porque este indigente intelectual y político incapaz y nefasto, se empeña en romper España en mil pedazos si llega a ceder a los caprichos del Independentismo.

Y si no cede, va a exacerbar terriblemente la rabia y aversión de catalanes y vascos independentistas, que verán cómo se les cierra en sus narices, una puerta que ellos ya consideraban definitivamente abierta, para la consecución de sus utópicas Repúblicas Independientes.

En cuanto a la singularidad, es algo tan evidente, que no necesita ni demostrarse ni explicitarse, porque todos sabemos que cada persona es única y singular, incluso en los casos de gemelos o mellizos, pese a sus muchos rasgos externos y genéticos coincidentes.

No se puede hacer concesiones de Singularidad a grupos, porque todos los grupos van a tener una heterogeneidad incuestionable, por muchos rasgos similares que se presenten entre algunos de ellos.

Es decir, una vez más, el socialismo español representado por un personajillo indigno, mentiroso, cínico y egoísta recurre a la palabrería estéril para convencer, en vez de hacerlo con una buena gestión de Gobierno, que es como se cimientan los proyectos a largo plazo.

Y en las próximas semanas escucharemos a los voceros de la izquierda radical y el independentismo catalán y vasco, repetirse en todos los telediarios y en las cabeceras de todos los periódicos adictos al Régimen de los Pica piedra esas dos palabras maravillosas, que van a solucionar según ellos todos los problemas que aquejan a España.

Se van a seguir destruyendo puestos de trabajo, el paro hará estragos entre las clases menos favorecidas, todos perderemos poder adquisitivo y las inversiones extranjeras huirán despavoridas, pero los españoles seremos muy felices, porque nos vamos a ver desbordados de diálogos y singularidades que matarán nuestra hambre y sed de justicia.

Hasta la semana que viene amigos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *