Lunes, 14 de octubre, 2019  |  

- 19 julio, 2019 -

José Antonio Rodríguez. Asesor Fiscal.  Qué calor, qué calor llevamos diciendo desde hace casi un mes, da igual el lugar donde nos encontremos, hace... El verano adormecedor

José Antonio Rodríguez. Asesor Fiscal. 

Qué calor, qué calor llevamos diciendo desde hace casi un mes, da igual el lugar donde nos encontremos, hace mucho calor. También es propio del verano, del cambio climático y de no sé cuantas circunstancias más; el hecho, tangible y sufrible es que hace mucho calor.

Parece poco apropiado hablar de temas serios, profundos, nos apetece poco y tenemos pocas ganas de diatribas y debates.

Lo cierto es que más allá de la pantalla que todo lo absorbe y que en cada momento nos orienta hacia donde le interesa, se van produciendo de un modo continuo otros acontecimientos que al tener escasa trascendencia pasan desapercibidos, aunque su calado no es menor.

Fíjense, por ejemplo en las recientes medidas cautelares a la Conselleria de Educación por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. Se le ordena que deje sin efecto la bajada de la ratio de 25 a 23 alumnos por aula para el curso 2019-2020 en algunas localidades para alumnos de Infantil de 3 años .

Lo primero que nos viene a la mente es qué ¡¡mal!!, ¿cómo se les ocurre ir en contra de una medida que es buena para el sistema educativo? ¿Por qué sistemáticamente le están tumbando al Conseller todos sus excesos, o dicho de otro modo, sus “programas estrella”?

Dejar constancia que esta bajada no corresponde al objetivo primordial en la educación que es favorecer al alumno: el destinatario, centro y fin primero del sistema educativo, no señora no, el objetivo es no verse obligado a tener que cerrar, aunque sea temporalmente, líneas educativas que quedan vacías, porque o bien no son demandadas o bien no tienen alumnos .

Con la consolidación hasta la extenuación de un profesorado-funcionario inamovible, con cuasi infinidad de derechos ganados a lo largo de los años por sindicatos que han hecho de la educación su campo de batalla y una estructura pesadísima-económicamente hablando-, podría tener lío y va a ser que no, no quiere ni puede hacerlo.

La Administración tiene encomendada la gestión educativa, que conlleva un gasto enorme para los presupuestos de cada año, con la obligación y responsabilidad de ser eficiente y conseguir optimizar los recursos, siempre escasos.

Dicho lo anterior, habiendo despejado esos árboles que nos impiden ver el bosque, esas medidas cautelares van a permitir a más de 250 familias en las principales localidad de la provincia, poder matricular a sus hijos en el colegio deseado y que se han quedado en la actualidad en la lista de espera.

Recordar a aquellos que defienden el mantra axiomático de “la baja de la ratio es buena siempre”, que la ratio de 25 alumnos es la que rige para todo el Estado, y que en poblaciones como Castelló de la Plana, la media de alumnos por aula en el curso 18-19 no ha alcanzado la veintena en Educación Infantil y Primaria.

Si contamos que bastantes colegios tienen las aulas llenas, nos encontramos con colegios “vacíos”, en el límite de tener que cerrar, de ahí la bajada.

Al fin y a la postre, constatamos una vez más que se está legislando solo para satisfacer a unos pocos, que consideran suya la educación, al precio que sea .

Verano, calor, buena noticia para algunas familias…

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *