Domingo, 24 de mayo, 2020  |  

- 22 mayo, 2020 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Desde la llegada de Pedro y Pablo a la Presidencia y Vicepresidencia del Gobierno, hemos tenido muchas... ¡Cuando el Congreso parece un circo!

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Desde la llegada de Pedro y Pablo a la Presidencia y Vicepresidencia del Gobierno, hemos tenido muchas situaciones absurdas e incomprensibles, pero nunca llegaron a un ridículo tan grande como el de la noche del 20 de mayo.

Pedro Sánchez, corto de luces y estratega político de pacotilla, por lo visto nunca había leído el popular refrán que reza así:

“Se puede engañar a muchas personas una sola vez, a algunas personas muchas veces, pero lo que es imposible es engañar a todas las personas siempre”

Este ególatra, mentiroso compulsivo, cínico hasta límites insospechados y enfermo patológico indudable por su forma de comportarse a lo largo de su vida, como lo demuestran las videotecas y hemerotecas que recogen todo su historial político, tanto en declaraciones grabadas como en entrevistas periodísticas publicadas, se ha superado a sí mismo en el curso de la presente semana.

Y en apenas unas horas, deja en evidencia a quienes le han apoyado para conseguir la aprobación de dos semanas más del Estado de Alarma, como PNV y sobre todo Ciudadanos, para inmediatamente después de superar la votación por estrecho margen y sin ninguna necesidad de contar con los cinco votos de la abstención de Bildu, el grupo parlamentario de los etarras hace público un compromiso firmado por ellos mismos, por Echenique en representación de Unidas Podemos y por la señora Adriana Lastra, como portavoces de los tres partidos en el Congreso, comprometiéndose a la Derogación integral de la Ley de Reforma Laboral del Gobierno de Rajoy en 2012.

Con este Presidente, toda infamia es de esperar, pero en este caso supera todas las líneas rojas imaginables, ya que precisamente esa Ley, era el bastión en el que se basaban los argumentos más convincentes, en la defensa de las ayudas europeas para superar la crisis económica y financiera que tenemos encima y Nadia Calviño, Vicepresidencia Económica del Gobierno, la había esgrimido en los foros europeos e incluso en los pactos sociales y laborales firmados con Sindicatos y Organizaciones Empresariales recientemente.

Cuando a filo de la medianoche del día 20 de Mayo se hace público el pacto firmado por Bildu, se produce un terremoto en las estructuras políticas y económicas del mismo Gobierno, con unas luchas internas encabezadas por Nadia Calviño por un lado (que amenaza con dimitir y cerrar las puertas de las ayudas europeas a España) y un Pablo Iglesias y un Otegui por el lado contrario, exigiendo que se cumpla lo pactado y firmado por los tres partidos, porque lo que se firma se debe cumplir.

Tanto los asesinos etarras, como los comunistas chavistas, tienen como objetivo común la destrucción desde dentro de la frágil democracia española actual e insisten en dinamitar los cimientos de la misma.

Empieza ‘el circo del Congreso’, en el que cada payaso hace reír a los suyos y llorar al resto de los españoles, pero al menos se produce un conflicto dentro no solo del socialismo español, sino del mismo Gobierno, en el que todos se sienten traicionados e incluso entre los que han apoyado a ese Gobierno ocasionalmente tratando de sacar tajada, como ERC, PNV e incluso Ciudadanos.

Pedro Sánchez es un traidor a todos ellos y por eso ha pactado y traicionado con todos y a todos. Ya nadie se fía de él, pero nadie se atreve a darle la estocada final, por si acaso puede seguir consiguiendo sacarle más dinero.
Con Bildu, ya había pactado en el tema de Navarra y posteriormente también en Euskadi y curiosamente cuando se confirman las elecciones para mediados de Julio en el País Vasco, los etarras atacan violentamente la vivienda de la cabeza de lista del Partido Socialista de Euskadi llamándola traidora y llenando de pintura roja como la sangre, su propia vivienda, la misma víspera de que Pedro Sánchez pacte con esos locos asesinos, que ya estaban buscando lo que han logrado.

Debilitar al PSE y al PNV, para colocarse en situación de ventaja en las próximas elecciones vascas.

¿Se puede ser más inepto, tramposo, traidor e insensato?

Ahora en el momento de escribir esta columna, se ha puesto en su contra a todo el mundo, incluyendo al mundo sindical, a las organizaciones empresariales, al PNV, a ERC y sobre todo a Ciudadanos que se han acabado de suicidar políticamente con su irracional apoyo a un indecente traidor, cuando ellos ya sabían cómo era.

El PP no tiene mucho que lamentar, porque nunca le ha votado a favor en ninguna de sus propuestas optando siempre entre el voto en contra y la abstención.

El único partido con representación parlamentaria importante que siempre votó en contra a todas las propuestas social-comunistas porque sabía siempre que nada bueno podría salir de los acuerdos de los sanchistas con los comunistas, ha sido VOX.

Y pese a las mentiras oficiales interesadas de Tezanos y su CIS y otras menos sectarias de otros institutos de opinión que estiman que no van a ganar muchos votos, yo personalmente opino que cuando lleguen de nuevo elecciones generales se va a producir otra vez una sorpresa inesperada de Los Verdes de la derecha española, porque han sido los más consecuentes en su conducta, aunque para mí lo importante y trascendental no son los resultados del PP o VOX por separado, sino la suma de los dos incorporando los votos de Ciudadanos que ya no servirán de nada solos, pero que incorporados a cualquiera de las dos opciones o repartidos entre ellas y ayudados también por los votos de los socialistas decepcionados por este Gobierno y los de los trabajadores condenados a la miseria por su pésima política en la destrucción de puestos de trabajo, como ocurrió en la época final de Zapatero, se puedo formar un Gobierno de Centro –Derecha y Derecha, que le dé un giro de 180º como lo hicieron en 1996 y 2011, los Gobiernos de Aznar y Rajoy.

Sistemáticamente, siempre ha tenido que venir un Gobierno de Derechas a enmendar las ruinas dejadas por Gobiernos de izquierdas, pero esta vez será mucho más difícil y requerirá muchos más años, porque el pozo en el que nos van a dejar será profundísimo.

La moraleja a sacar de todo esto sería la siguiente:

“La palabra o la firma de cualquier documento de un político del Gobierno actual, no tiene ningún valor, porque no garantiza nada en ningún momento ni lugar”

Hasta la semana que viene amigos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *