Viernes, 10 de julio, 2020  |  

- 18 junio, 2020 -

Begoña Carrasco. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón. Presidenta del PP de Castellón de la Plana Cinco años en blanco. Este es... ¿Estamos preparados?

Begoña Carrasco. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón. Presidenta del PP de Castellón de la Plana

Cinco años en blanco. Este es el tiempo que llevamos los castellonenses sin recibir ni una sola inversión en materia de infraestructuras sanitarias en Castellón, ni refuerzo del personal para mejorar la calidad asistencial a los pacientes. Nada. En el mismo punto de partida.

Por eso ha sido tan descorazonador ver cómo la primera visita que han realizado las autoridades de la Generalitat Valenciana y la alcaldesa de Castellón al hospital General desde que estalló la pandemia haya sido precisamente para anunciar un recorte más en la sanidad pública de nuestra ciudad: la paralización del proyecto de ampliación de las Urgencias de nuestro centro hospitalario de referencia, a pesar de que este servicio está desde hace años desbordado y necesita una inyección de fondos que permita atender a los pacientes en condiciones dignas y humanas.

Esta es la realidad. La izquierda defiende en público como un mantra las bondades de la sanidad pública, pero luego, su acción política desmiente por completo este discurso. ¡Y por sus hechos los conocemos!

Si la situación ya era grave, la llegada del Covid-19 ha manifestado todavía más las carencias del sistema de salud de nuestra ciudad. En las UCI no queda a día de hoy, afortunadamente, ninguna persona ingresada. Sin embargo, en la capital de la Plana tenemos hasta siete ambulatorios y consultorios cerrados a cal y canto. Y los que sí están operativos, lo hacen solo para atender a los enfermos telefónicamente. ¡Como si el resto de enfermedades y males no necesitaran ser atendidos! ¿Es esto normal? Ni siquiera ha llegado a tiempo el hospital de campaña que se construyó junto al Hospital General, que nos ha costado millones de euros a todos los ciudadanos, pero que no ha tenido ningún uso en la pandemia.

Las agendas para tratar en las especialidades acaban apenas de abrirse hace unos días y las listas de espera de las operaciones quirúrgicas han batido un récord, puesto que ahora mismo superan los 200 días en el Hospital Provincial de Castellón y el Hospital General, que a su vez tienen el dudoso honor de ser los que ofrecen peores ratios de toda la Comunitat Valenciana.

Y todo esto ocurre en plena desescalada. A partir del día 21 se abren las fronteras y habrá movilidad total, pero ni conocemos cómo se va a reforzar el sistema sanitario ante la eventual llegada de visitantes, cuestión especialmente trascendente teniendo en cuenta lo importante que es contar con un sistema seguro y eficaz ante posibles casos de rebrotes.

¿Estamos preparados? Esa es la gran pregunta que ahora mismo planea sobre los castellonenses. La detección precoz es una de las claves de que no demos ni un paso atrás en la crisis del coronavirus. Y parece obvio que con las puertas de los ambulatorios cerradas y con la falta crónica de facultativos, tal y como están denunciando los sindicatos, difícilmente se podrá actuar de manera rápida. En un contexto en el que ni sabemos las cifras reales de víctimas ni los contagios exactos que se han producido y se siguen produciendo diariamente. Ver para creer. Vivir para contarlo.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *