Viernes, 7 de agosto, 2020  |  
La concesionaria del muelle de Costa de PortCastelló ya busca alternativas al cierre de los cines del Grau La concesionaria del muelle de Costa de PortCastelló ya busca alternativas al cierre de los cines del Grau

- 4 julio, 2020 -

La empresa concesionaria de la actividad del muelle de Costa del Grau de Castelló ya busca alternativas para paliar el vació que dejarán los... La concesionaria del muelle de Costa de PortCastelló ya busca alternativas al cierre de los cines del Grau

Descartada la iniciativa de la demolición del edificio, el objetivo pasa por una oferta de ocio y turismo para los locales

La empresa concesionaria de la actividad del muelle de Costa del Grau de Castelló ya busca alternativas para paliar el vació que dejarán los cines del Grau, tras su retirada de Castellón. El objetivo pasa por generar una actividad de ocio y con atractivo turístico para consolidar la oferta de la zona. Los cines del Grau se construyeron en medio de una gran polémica por el volumen de los edificios. Se descarta por tanto cualquier iniciativa como la rebaja de la altura o demolición del inmueble.

Tàrsila Galdón/Esperanza Molina//Castellón Información

La multisala de los cines de Puerto Azahar abría en el año 2004 en el Grau de Castelló y dieciséis años después, cierra sus puertas ante unos vecinos que ya se habían acostumbrado a su presencia. La razón directa del cierre de los cines, es que la empresa que desarrollaba la actividad ha decidido renunciar a su contrato de alquiler con la empresa concesionaria del muelle de Costa, para la proyección de películas en sus cinco salas.

La empresa concesionaria del muelle de Costa, ya ha iniciado el proceso para buscar nuevas  ofertas de actividad de ocio o lúdica que se pueda desarrollar en los locales que ahora se quedan vacíos. Por lo tanto, quedan completamente descartadas las iniciativas que apuestan por demoler el inmueble  para recuperar aquel espacio del muelle de Costa, y la vista al mar desde los edificios del Paseo Buenavista. Esta no es la intención de la empresa que conserva la concesión del edificio.

Los multicines que se inauguraron en 2004 en medio de una inmensa polémica, se van ahora y dejan una sensación de desánimo y nostalgia. No solo entre los vecinos del Grau, que ya se habían acostumbrado a lo bueno y lo malo de aquel edificio que tapaba la vista al mar a los vecinos del Paseo Buenavista, sino también a los miles de castellonenses y vecinos de los municipios colindantes que acudían a las salas para visualizar la proyección de sus películas favoritas.

El proyecto se gestó tras la aprobación del plan Especial del Puerto en 1999, en el que se proyectaba la apertura de la totalidad del muelle de Costa a la ciudad, y concebía generar una zona de ocio y turismo para dinamizar el nuevo paseo público. Las obras se aprobaron sin licencia municipal y conllevaban la edificación de dos bloques de mas de 10 metros de altura sobre rasante, con un aparcamiento en el subsuelo de una sola planta y preparado para acoger 547 plazas de aparcamiento.

¿Por qué se cierran los minicines del Grau?

Minicines Puerto Azahar Castelló Google

Puede haber muchas razones, pero la más convincente es que mantener un cine no es precisamente barato. Este medio de comunicación ha analizado todos los anuarios de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) desdel año 2003 hasta el 2018 para observar la tendencia de rentabilidad del cine en la provincia de Castellón.

Los datos no son precisamente alentadores: en el año 2003 la provincia contabilizaba un total de 1.290.226 entradas vendidas  y el porcentaje de asistencia era de un 2,5 %. En el año 2018 las entradas vendidas por espectador se sitúa en un 946.970 y el porcentaje de asistencia baja al 1,6 %. Por lo que respecta a las entradas vendidas, es una diferencia de 343.256 entradas menos.

Puede parecer poco, pero también cabe tener en cuenta que en el año 2003 los beneficios fueron de 6.169.838 millones de euros y en el 2018, de 5.457.460. La tendencia, con los años, es irregular, hay años en los que se gana un poco más o un poco menos (hay que tener en cuenta que también estuvo la crisis de por medio) pero sin duda, la tendencia es a la baja. Puede que el coronavirus haya sido una excusa perfecta para cerrar los cines. Pero al menos, estos cines seguirán en la memoria de muchos castellonenses.

Castelló, una ciudad que llegó a tener numerosas salas de cine en el centro de la ciudad en la década de los 80, hubo de asistir al cierre progresivo de todas ellas. Primero fue el cambio de tendencias. Las grandes películas que solo podían visualizarse en aquellas salas de teatro, pasaron a formar parte de la oferta de televisión. Los avances, internet y las nuevas tecnologías que permiten poder ver en casa esa película a través del ordenador, hicieron el resto. Se incrementaron las ofertas de ocio, el cine ya no lo era todo.

Las nuevas superficies comerciales en el extra radio de la ciudad plantearon nuevas alternativas: minisalas, más pequeñas, con una oferta más variada, con unas condiciones de imagen y sonido con las que no podían competir aquellos cines del centro de la ciudad. Ahora si, para ver cine había que salir de Castelló.

Esta era la oferta que ofrecían los minicines del Grau. Pero el espectador quiere más. Renovar las salas resulta caro, mantenerlas, también. Y al final, el Grau ha perdido su gran ventaja de conservar su cine cerca de casa.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Si se concibió como una zona de ocio¿ es normal que se este construyendo en la otra mitad del complejo la sede de un grupo de empresas muy conocido en Castellón ? ¿ no hay para ese fin polígonos industriales de sobra en Castellón para tener que ocupar la zona portuaria?

    Responder

  • Ana

    Hago mía la misma pregunta de Pedro. ¿Qué sentido tiene entonces una oficinas de una empresa particular allí si la premisa es que sea una zona de ocio?

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *