Noticias Castellón
domingo, 27 de noviembre del 2022 | Última actualización: 03:09

Som Castelló exige la reposición del aplique de la Farola 600 días después de su desaparición

Tiempo de Lectura: 1 minutos, 47 segundos

Noticias Relacionadas

La joya modernista de forja de hierro de 1929 fue elevada para conmemorar la coronación canónica de la Mare de Déu de Lledó

Más de 600 días después, en enero de 2021, de que una fuerte racha de viento se llevara por los aires uno de los cinco apliques del monumento de La Farola, una joya modernista de forja de hierro de 1929, elevada para conmemorar la coronación canónica de la Mare de Déu de Lledó, el Ayuntamiento de Castellón no ha repuesto aún el singular elemento.

Por ello, Som Castelló (Som CS) exige al consistorio la reposición inmediata de esta luminaria para completar una de las señas de identidad castellonenses.

La formación municipalista considera que “un año y medio” es tiempo suficiente para el equipo municipal de gobierno haya actuado sobre uno de los enclaves más característicos de la ciudad, así como poder realizar un estudio detallado de la situación actual del obelisco de luz que no ha sido restaurado en los casi cien años de su emplazamiento en el ‘antic Portal de la Fira’, junto a la confluencia de la calle zaragoza con la actual Ronda de la Magdalena.
Los castellonistas apuntan que la estructura de hierro forjado “sufre daños irreversibles”, mientras que el silencio municipal ha sido la constante durante este más de año y medio sin el lamparón. Más aún cuando la corporación municipal anunció que iba a destinar 80.000 euros para acometer la instalación del quinqué y una restauración de todo el conjunto monumental. Una inversión que, sin embargo, no se ha ejecutado, ni atisbos de que se vaya a hacer.
Obra del arquitecto Maristany, La Farola completa el círculo urbano de la plaza de la Independencia formado por una serie de inmuebles de estilo noucentista y que están protegidos en el catálogo municipal de patrimonio histórico artístico, amén de su valor sentimental y religioso, ya que evoca la coronación canónica y pontificia de la patrona de la ciudad en 1924.