lunes, 23 de mayo, 2022  |  

- 15 agosto, 2016 -

La coalición pregunta en el Senado por las previsiones de adaptación gradual del tercer carril en el resto del Corredor y exige garantías

Castellón Información

Los representantes de Compromís en Senado, Jordi Navarrete y Carles Mulet, van a elevar distintas preguntas de cara a conocer del Gobierno las previsiones de instalación gradual del tercer carril en ancho UIC en la infraestructura convencional del Corredor Mediterráneo. De la cantidad establecida en los Presupuestos Generales del estado para 2016 para el Ministerio de Fomento en las partidas para Alta Velocidad Ferroviaria y Mejora de Prestaciones, tan solo un 5,25% (210,39 M€) es la que se ha destinado a la instalación gradual del tercer hilo.

Los trabajos y molestias no acabarán en Castelló. Todavía es necesario consolidar que la vía ‘lado mar’ entre Castellón y Vilaseca se vaya migrando a ancho mixto con tercer carril usando las traviesas polivalentes hasta enlazar con el tramo en UIC que conecta con la LAV y con el tramo Reus – Tarragona – Castellbisbal y, posteriormente, ejecutar un cambio de ancho desde ibérico a ancho estándar incluido el ramal de Tortosa, desde Sagunto hasta Vilaseca, entre muchas otras actuaciones futuras.

“Compromís ha constatado como los trabajos del tercer hilo entre Castelló y València avanzan a un ritmo exasperante. Se trata de una apuesta-parche para permitir la circulación a largas distancias de trenes de mercancías y convoyes que se podrían poner -si la línea lo permite- a altas velocidades. Los trabajos prosiguen con lentitud y se han incumplido ya tres plazos para disgusto de los usuarios de trenes más convencionales y de cercanías, lo que sigue perjudicando nuestra competitividad como territorio”, ha señalado el senador por Castelló, Jordi Navarrete.

Los técnicos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) no veían con buenos ojos este proyecto del tercer carril (para permitir un ancho internacional de tanta longitud), aunque finalmente accedieron por presiones políticas. Los sindicatos consideran que el modelo saturará el Corredor Mediterráneo. Por esas vías ya pasan, además de los Cercanías, los regionales, los de largo recorrido (Euromed) y los de mercancías. “Esto implicará tener que eliminar trenes, a pesar de las declaraciones que lo niegan, para introducir los de alta velocidad (que no serán trenes de AVE) y lo que más nos preocupa es la falta de decisión inversora en esta zona, que puede dejarnos durante años en una situación de precariedad en la modernización de la red y difícilmente las adaptaciones para el cambio a ancho mixto en el tramo Vandellós-Castellón-Valencia estará finalizado en 2017”, ha abundado el senador territorial, Carles Mulet.

Desde Compromís –al igual que los grupos de expertos y algunos empresarios- apostábamos por una plataforma independiente de doble vía de ancho europeo. “Queremos que en 2017 se garanticen inversiones en el Corredor Mediterráneo, en el futuro de la configuración de la ciudad de Valencia, las conexiones con València Nord y Font de Sant Lluis y pasos necesarios o que Almussafes cuente con salida hacia Europa, por lo que exigiremos de forma contundente garantías en este sentido y denunciaremos los agravios que podamos seguir sufriendo en nuestro territorio en materia ferroviaria. Todo tiene un límite”, ha remarcado Mulet.

En este sentido Compromís preguntará por los plazos, las previsiones presupuestarias y no presupuestarias por parte de las autoridades de cara a los trabajos de continuación del tercer hilo y su conexión hacia el norte, además de saber qué medidas correctoras han previsto para evitar las molestias reproducidas entre València y La Plana y qué convoyes van a ser los sacrificados por la puesta en funcionamiento de los trenes de alta velocidad.

Whatsapp Telegram