Noticias Castellón
domingo, 04 de diciembre del 2022 | Última actualización: 12:05

Morirse en Castelló también será más caro en 2023 con una subida del 4,35% de IPC

Tiempo de Lectura: 4 minutos, 8 segundos

Noticias Relacionadas

¿Cuánto pueden subir las tarifas de los servicios mortuorios? El PP calcula que los castellonenses pueden pagar 100.000 euros más

Aunque la subida de las tasas del cementerio de Castelló para adaptarlas a la subida del IPC (8,7%) se retiró del pasado pleno, el problema de fondo no está resuelto. La ley permite a la empresa mixta poder repercutir estos gastos extraordinarios en la ordenanza fiscal; el PP calcula que el incremento que pagarán los castellonenses por morirse rondará los 100.000 euros. La ordenanza volverá a pleno con un incremento del 4,35%. ¿Cuánto más caro resultará morirse?

Cementerio Castelló

El incremento del precio de la vida, que habitualmente se mide con el Incremento de los Precios de Consumo (IPC), influye en todos los productos y servicios de consumo ciudadano. Ojo, lo que pagan los vivos, pero también lo que se paga por morirse.

La lógica es aplastante: si las materias primas y la energía disparan su coste, todo lo que se produce también se encarece y, con ello, también los servicios que se prestan. La vida es más cara y la muerte, también.

La ley permite a las empresas que producen productos o servicios poder actualizar los precios con la aplicación del incremento del IPC interanual (el incremento medio del año precedente, calculado en un 8,7%).

Pero para que una empresa que trabaja para una institución, en este caso el ayuntamiento, pueda aplicar estos incrementos, la entidad municipal deberá justificar ese aumento del IPC y aprobar una ordenanza fiscal que lo recoja.

Hasta aquí la reflexión parece adecuada. Si los costes son más elevados, también se suben los precios finales.

ahora bien, en el caso del Cementerio de Castelló, lo primero que hay que tener en cuenta, es que la gestión de los camposantos de Castelló (el de San José y el Nuevo Cementerio) está en manos de una empresa mixta, en la que el ayuntamiento tiene el 49% de las acciones y la empresa adjudicataria el 51% restante.

Según lo indicado anteriormente, los servicios funerarios que presta la empresa mixta deberían encarecerse en un 8,7%.

Ahora bien ¿Cuánto va a repercutir ese incremento del IPC en los servicios funerarios?

El Grupo Municipal Popular entiende que el encarecimiento supondría que los ciudadanos pagarán 100.000 euros más sobre lo que ya abonan ahora. Y para que pueda ser comprendido de la mejor manera ponen sus ejemplos: una inhumación en sepultura pasará de costar 691,05 euros a 751,17 euros que con el 21% de IVA asciende a 908,92 euros. Y de esta manera, en el resto de los servicios.

Cuando la ordenanza fiscal llegó al último pleno del ayuntamiento la oposición se echó las manos a la cabeza. ¿Pueden los ciudadanos asumir un incremento semejante por morirse con la que está cayendo y lo cara que está la vida?

La cosa llegó al punto de que, a petición del concejal Popular, Vicente Sales para que se dejara sobre la mesa, la alcaldesa accedió a la propuesta. La Ordenanza Fiscal del Cementerio para el aumento de las tarifas se retiró del pleno. Pero ojo, solo se retiró del pleno de forma temporal hasta la celebración del Consejo de Administración de la Empresa Mixta que gestiona el cementerio.

Pleno Castelló 190922

Y aquí llega el lío.

Se daba además la circunstancia, de que esta empresa ‘mixta’ municipal y privada, había anunciado su voluntad de recortar ese incremento de IPC en un 50%. Es decir, repercutir en la tasa fiscal solo la mitad de aquello a lo que tienen derecho tanto la administración en su 49%, como la empresa privada en su 51%. El ayuntamiento asume un 49% de ese recorte fiscal, y la empresa privada el 51% del abaratamiento.

El Consejo de Administración de la empresa Mixta ya se ha celebrado y no ha habido variaciones sobre lo ya señalado.

Desde el ayuntamiento, fuentes del equipo de gobierno, puntualizan que el Consejo de Administración no es quien para decidir ni fijar las tarifas fiscales, eso depende de la ordenanza fiscal municipal y que esta deberá ser aprobada por el ayuntamiento en pleno.

Y según han comunicado las mismas fuentes, se mantendrá lo anunciado ya antes del último pleno, por lo que la nueva ordenanza fiscal que deberá pasar de nuevo por sesión plenaria repercutirá en el bolsillo de los castellonenses con una aplicación del 4,35% del IPC. ¿Es suficiente?

Desde la oposición municipal se considera que el Ayuntamiento de Castelló debería financiar esa parte del incremento del IPC del 4,35% para que no repercuta en el bolsillo del ciudadano. Dicho de otra manera, que no se actualicen las tarifas. Pero si eso fuera así ¿Quién pagaría a la empresa privada los sobrecostes por el servicio que presta?

De momento y según lo indicado por el ayuntamiento, no se aplicará el 8,7% pero si el 4,35%. Morirse costará más caro.