jueves, 2 de diciembre, 2021  |  
La compañía Iberdrola aumenta inversiones a 7.000 millones y reduce beneficios a 2.408 millones de euros La compañía Iberdrola aumenta inversiones a 7.000 millones y reduce beneficios a 2.408 millones de euros

- 27 octubre, 2021 -

Informa que sus resultados se han visto afectados negativamente entre enero y septiembre de 2021 por los altos precios de la energía La compañía Iberdrola aumenta inversiones a 7.000 millones y reduce beneficios a 2.408 millones de euros

La empresa informa que sus resultados se han visto afectados negativamente entre enero y septiembre de 2021 por los altos precios de la energía

Castellón Información

Iberdrola registró un fuerte desempeño de su actividad en los nueve primeros meses de 2021 y reafirmó -a las puertas de la COP26, en la que participa como socio principal, a través de Scottish Power- su liderazgo en la lucha contra el cambio climático y su estrategia de sostenibilidad, basada en la electrificación y soportada por un esfuerzo inversor que, durante el período, se incrementó un 6%, hasta los 7.036 millones de euros, destinando un 77% a los mercados internacionales. Un 90% del total fueron dirigidas al desarrollo de nuevos proyectos renovables, almacenamiento y redes inteligentes. Las inversiones en redes se incrementan un 27%, hasta los 3.185 M€.

Las inversiones en España ascienden a 1.593 millones, un 21% más que en el mismo periodo de 2020 y han ido dirigidas al desarrollo de nuevos proyectos renovables por importe de 792 millones de euros; a redes inteligentes por 445 millones; y a mantenimiento de centrales y otras inversiones un total de 356 millones.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha afirmado que “continuamos comprometidos con nuestra estrategia de sostenibilidad basada en la lucha contra el cambio climático y la creación de riqueza y empleo en las comunidades donde operamos, en beneficio de nuestros grupos de interés”.

Entre enero y septiembre de 2021, la compañía alcanzó un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 8.165 millones de euros (+10,7%), impulsado por Estados Unidos y Brasil. El 87% del total procedió de redes y renovables. En este parámetro destaca el impacto negativo del aumento de los precios de la energía en España y el Reino Unido, así como las medidas regulatorias en España.

El Ebitda de redes creció un 11,5%, hasta los 3.931,3 millones de euros, por el fuerte desempeño operativo de la actividad en todos los países donde opera la compañía, gracias a las inversiones realizadas y las tarifas. Excluyendo el impacto del COVID-19 y del tipo de cambio, el Ebitda hubiera aumentado un 14%.

Renovables incrementó su Ebitda en el período un 70,9%, hasta los 3.042,4 millones de euros, en respuesta al aumento de la producción, por la mayor capacidad instalada que le aporta su plan inversor y la mejora del factor de carga. El área recoge también el impacto de la reversión de tasas en España.

La actividad de generación y clientes se apunta un Ebitda de 1.086,1 millones de euros (-44,7%), impactada por los altos precios registrados en el mercado eléctrico español y británico, las olas de frío en España, Texas y otros mercados internacionales en el primer trimestre del año y el impacto del RDL 17/2021 en España.

En España, este área de negocio registra unos ingresos de 9.142 millones (+16,1%), pero reduce un 60,3% su Ebitda -lo hace en 711 millones- y alcanza un beneficio neto de 76,3 millones (-87%) -menos de un 1% de los ventas-, como consecuencia de los altos precios de la energía por la evolución de los precios del gas y donde las ventas a clientes se encuentran cerradas a precio fijo. Como consecuencia del mantenimiento de precios a los clientes con contrato fijo, estos consumidores se han beneficiado de ahorros por más de 2.000 millones de euros, frente al coste que les hubiera provocado los altos precios del pool.

El beneficio neto ajustado, excluyendo no recurrentes, a septiembre crece un 5,2%, hasta los 2.688 millones de euros. Efectos como los ajustes en la fiscalidad por impuestos y tasas en España y Reino Unido, junto con el impacto del RDL 17/2021 en España (-114 M€), así como otros extraordinarios (COVID), sitúan el beneficio neto reportado en 2.408 millones de euros, un 10,2% inferior al mismo período del año anterior.

En el período, Iberdrola ha seguido consolidando un modelo de negocio y un perfil financiero protegidos de la inflación y el incremento del precio de las materias primas. El 70% de sus ingresos proceden de mercados con rating A. Atendiendo a la producción, en España, el 100% está vendida en 2021 y el 96% en 2022; en el Reino Unido está vendida el 100% para ambos años. Además, las compras de 2021-2022 se encuentran cubiertas de las tensiones actuales de precios de las materias primas.

El 82% de la capacidad instalada prevista a 2025, en fase de construcción o asegurada

El plan inversor de Iberdrola permitió incrementar la capacidad renovable operativa de la compañía a septiembre a más de 37.300 MW. En los últimos 12 meses, Iberdrola ha puesto en marcha 3.738 MW verdes, de los que 1.128 MW corresponden a eólica terrestre; 1.519 MW a solar fotovoltaica; 880 MW a hidroeléctrica y de bombeo; y 112 MW a almacenamiento con baterías.

La compañía avanza en la actualidad en la construcción de más de 7.200 MW. De estos, 2.600 MW se desarrollan en proyectos eólicos marinos. El 80% de estos proyectos se ejecutan en el exterior, principalmente en mercados internacionales.

En España, la capacidad renovable instalada en los últimos 12 meses se sitúa en 2.350 MW, cifra superior al conjunto de los instalados por los tres siguientes desarrolladores en nuestro país. En la actualidad, 1.500 MW se encuentran en construcción: 375 MW son eólicos y 1.125 MW fotovoltaicos.

Iberdrola se ha comprometido a instalar y poner en operación en el período 2020-2025 un total de 27.600 MW, con el objetivo de alcanzar los 60.000 MW de potencia renovable. A septiembre de 2021, 22.686 MW se encuentran en construcción o con un alto grado de maduración, lo que constata que el 82% de la nueva capacidad prevista en el período está asegurada.

La cartera de proyectos del grupo asciende a 81.800 MW. De estos, 22.800 MW son eólica marina; 17.700 MW eólica terrestre; 37.000 MW fotovoltaica; 3.400 MW hidroeléctrica y 900 MW baterías. Las oportunidades en nuevas plataformas de crecimiento, como Polonia, Suecia, Irlanda, Japón, Corea, Taiwan y Australia, se unen las de países ‘core’ en Europa -el Reino Unido, Alemania, Francia e Iberia, así como Estados Unidos y Brasil.

Para afrontar su compromiso inversor, Iberdrola ha realizado adjudicaciones a proveedores que superan los 22.000 millones de euros desde el comienzo de la pandemia.

Plataformas de crecimiento: la eólica marina, la eléctrica de Nuevo México e hidrógeno verde

Una de las principales plataformas de crecimiento del grupo se encuentra en la eólica marina. La compañía ya opera 1.300 MW de esta tecnología y avanza en la construcción de 2.600 MW en los proyectos de Saint Brieuc (Francia), VineyardWind 1 y Park City Wind (Estados Unidos) y BalticEagle (Alemania), que permitirán duplicar su capacidad offshore en los próximos años. Asimismo, acaba ejercer la opción para el desarrollo del parque Windanker, que formará parte del Hub Báltico de la compañía, con más de 1.000 MW de potencia instalada.

La estrategia de Iberdrola en el segmento eólico marino se verá impulsada por los procesos de subastas previstos a corto y medio plazo en los principales mercados donde opera o está posicionada: Europa, Estados Unidos y Asia Pacífico. En la actualidad, la compañía mantiene 2.900 MW eólicos marinos en construcción o asegurados para operar entre 2023-2026 en EE.UU y Europa.

Otra de sus plataformas de crecimiento –la adquisición de la empresa eléctrica de Nuevo México (PNM Resources) en Estados Unidos– se espera esté completada antes de que concluya el año. La operación consolidará a Iberdrola como una de las mayores distribuidoras del mercado norteamericano y el tercer operador de renovables del país.

Los avances se registran también en el desarrollo de nuevas tecnologías, como el hidrógeno verde, donde la compañía cuenta ya con más de 60 proyectos en ocho países -España, el Reino Unido, Italia, Brasil, Estados Unidos, México y Australia-, con una cartera que requerirá inversiones de más de 3.000 millones de euros a 2030 para la producción de 134.000 tn al año.

Las soluciones inteligentes para clientes apuntan también oportunidades de crecimiento, destacando la expansión de las soluciones inteligentes-smart en el ámbito del hogar y la movilidad eléctrica: las contrataciones de Smart Mobility se triplican; las de Smart Solar, más que se duplican, y Smart Home y Smart Clima crecen 1,2x y 1,5x, respectivamente.

Solidez financiera y liderazgo en financiación verde y sostenible

Iberdrola acelera el ritmo de sus inversiones, mientras mantiene la solidez de su balance. La compañía ha aumentado su cash flow o flujo de caja operativo un 7,2%, hasta los 6.412,4 millones de euros. Asimismo, reforzó sus ratios financieras tras incrementar la liquidez a cierre de septiembre a más de 19.000 millones de euros, que cubren 19 meses de necesidades financiación. Con una vida media superior a los 6 años, el endeudamiento a tipo fijo asciende aproximadamente al 68%, con una alta protección del balance ante procesos inflacionistas.

El grupo se mantiene como líder en financiación verde y sostenible, con 35.800 millones de euros, y se consolida como el primer emisor corporativo de bonos verdes del mundo.

Durante el período, Iberdrola continuó avanzando en su estrategia de sostenibilidad, basada en la electrificación de la economía y orientada a la lucha contra el cambio climático y la creación de riqueza y empleo en las comunidades donde se opera.

Y así, además de liderar la financiación verde y sostenible, las emisiones propias de CO2 a septiembre se han reducido hasta los 53 g/kWh, avanzando en el objetivo de convertirse en una compañía neutra en emisiones en 2030 en Europa; ayuda a que su cadena de valor desarrolle rigurosas políticas de sostenibilidad y sus compras a proveedores contribuyen al mantenimiento de 400.000 empleos en el mundo.

En España, la compañía también mantiene su liderazgo medioambiental. Durante los nueve meses de 2021, las emisiones de CO2 se han reducido en un 24% hasta los 60 gCO2/kWh. Esta cifra supone una ratio de producción libre de emisiones sobre el total de la producción nacional de Iberdrola del 87%.

En 2020, la contribución fiscal de Iberdrola en España ascendió a 3.380 millones de euros y representó un 45% del total del grupo a nivel mundial, mientras que sus ingresos en España en el mismo periodo se situaron aproximadamente en un tercio del total de ventas globales. El tipo efectivo del Impuesto sobre sociedades se situó por encima del 21%.

En nuestro país, la compañía ha realizado compras por 6.000 millones de euros desde el inicio de la pandemia a 5.500 empresas suministradoras españolas que cuentan con más de 85.000 trabajadores.

Whatsapp Telegram