martes, 18 de mayo, 2021  |  

- 14 enero, 2014 -

Los detenidos simulaban haber recibido daños en su vehículo por  parte  del  vehículo  de  los  perjudicados  para  reclamarles una indemnización.

Como  resultado de  la operación  se han  esclarecido  16 delitos de  estafa  a  nivel  nacional  realizados  con  el  mismo procedimiento.

La  Guardia  Civil,  en  el  marco  de  la  Operación Meriva,  ha  detenido  a  tres  varones,  vecinos  de  Perpignan  (Francia), como  supuestos  autores  de  dieciséis  delitos  de  estafa  y  pertenencia  a organización criminal.

La  Operación  se  inició  en  mayo  de  2013,  cuando  la  Guardia  Civil  de Benicarló  detectó  varias  denuncias  en  las  que  los  perjudicados informaban que  les habían estafado a raíz de  unos supuestos  accidentes de tráfico ocasionados por los estafadores. Por  dicho  motivo  los  guardias  civiles  abrieron  una  investigación comprobando  que  los  perjudicados  de  los  hechos  denunciados  siempre eran  personas  de  edad  avanzada,  situación  de  la  que  se  aprovechaban los supuestos estafadores.

Modus Operandi

Durante  la  investigación,  los  guardias  civiles  descubrieron  que  el  modus operandi  realizado  por  los  estafadores  era  muy  parecido:  los sospechosos  simulaban  haber  recibido  un  golpe  en  el  retrovisor  de  su vehículo  lanzando  un  objeto  contundente,  tipo  canica,  contra  el  vehículo del  perjudicado,  normalmente  una  persona  de  edad  avanzada,  para simular el ruido del impacto contra el retrovisor.

Una  vez  el  perjudicado  detenía  su  vehículo,  uno  de  los  estafadores  se hacía pasar por abogado  francés y  le recriminaba su actitud, a  la par que le  solicitaba  dinero  en  efectivo  para  realizar  el  arreglo  del  retrovisor  y evitar trámites burocráticos con la compañía de seguro ya que el vehículo de los  farsantes tenía matrícula francesa. Para  dar  más  credibilidad  a  la  solicitud  de  dinero,  el  farsante  llamaba, supuestamente,  a  la  compañía  de  seguros  donde  otro  cómplice  se  hacía pasar  por  agente  de  la  compañía  del  perjudicado,  indicándole  que abonara  el  dinero  solicitado  y  que  la  compañía  se  lo  reintegraría  a  través de  domiciliación  bancaria  o  por  cheque,  con  lo  que  conseguían  la confianza  del  perjudicado,  quien  realizaba  la  entrega  de  dinero  en efectivo  y,  posteriormente,  no  recuperaba  el  dinero  que  entregaba  a  los estafadores.

Continuando  con  la  investigación,  los  guardias  civiles  detectaron  que  los estafadores  tomaban  medidas  de  seguridad  para  evitar  su  localización por  las  Fuerzas  y  Cuerpos  de  Seguridad,  desplazándose  para  la comisión  de  los  delitos  a  lo  largo  de  todo  el  territorio  nacional.  Así,  los guardias  civiles  pudieron  comprobar  que,  desde  marzo  de  2012,  se vinieron  produciendo  hechos  similares  en  modus  operandi  y características de  los estafadores en  las provincias de Albacete, Alicante, Almería, La Rioja, Salamanca, Sevilla, Valladolid y Zaragoza.

Fruto de la investigación realizada por la Guardia Civil se procedió, con el apoyo  del  Cuerpo  Nacional  de  Policía,  a  la  detención  en  Valencia  de S.G.,  de  32  años  de  edad;  V.P.,  de  42  años;  y  R.H.X.,  de  26  años;  todos ellos  de  nacionalidad  francesa;  como  supuestos  autores  de  dieciséis delitos  de  estafa  (6  de  ellos  en  la  provincia  de  Castellón)  y  pertenencia  a organización criminal. Los  detenidos,  en  unión  de  las  diligencias  instruidas,  han  pasado  a disposición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Vinaròs.

Whatsapp Telegram