Noticias Castellón
lunes, 05 de diciembre del 2022 | Última actualización: 22:01

El póker, un juego de cartas lucrativo con técnica

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 24 segundos

Noticias Relacionadas

Desde la antigüedad, las apuestas y los juegos de azar con fines lucrativos están presentes en nuestra sociedad, desde las apuestas en los espectáculos de carreras de carros en la Antigua Roma, hasta las carreras de galgos, generalizadas en Europa desde la segunda mitad del siglo XIX.

Una de las actividades de ocio y lucrativas que combinan el juego con este tipo de ganancias, son los juegos de azar o las actividades relacionadas con los casinos. Entre los juegos de apuestas más comunes se encuentra el poker, un juego de cartas que cuenta con distintas variedades.

A continuación, veremos algunos detalles generales de este juego y datos a tener en cuenta para ser todo un experto.

Origen del póker

El origen del póker se remonta a la Edad Media y se conservan testimonios desde el siglo XVI. Nada más lejos de ser un juego occidental, sus primeros testimonios se localizan en Persia, identificado con un juego llamado Âs Nas. Debido al comercio que había establecido Francia con Persia, los comerciantes franceses trajeron este juego persa y de Oriente Medio, y estos fueron quienes lo popularizaron en América, durante el siglo XVIII, concretamente desde Nueva Orleans, una ciudad de la colonia francesa de Luisiana.

Características generales del póker

El póker es un juego de cartas donde los jugadores van realizando apuestas en función de la mano de cartas que tengan. El objetivo es tener la combinación de cartas con mayor puntuación de la mesa.

En cada ronda, los jugadores deben descartar una carta y robar otra, eligiendo para lograr alguna de las siguientes combinaciones: escalera real o flor imperial, tener las cinco cartas seguidas del mismo palo desde el 10 hasta el as; escalera de color, tener cinco cartas consecutivas del mismo palo; póker, tener cuatro cartas de igual valor; full, tener tres cartas iguales (trío) y una pareja de otras cartas (pareja); color, tener cinco cartas del mismo palo; escalera, tener cinco cartas consecutivas indiferentemente de su palo; trío, tener tres cartas del mismo número; doble pareja, tener dos parejas del mismo número cada par; y pareja, tener dos cartas del mismo número.

En el caso de que ningún jugador tenga alguna de estas figuras, gana el que tenga la carta más alta.

La baraja de póker

El póker se juega con una baraja de cartas francesa, es decir, un mazo formado por 52 cartas divididas en cuatro palos, como son las picas, los tréboles, los diamantes y los corazones, divididos en dos colores, los primeros dos palos en color negro y los dos últimos en color rojo. Cada palo está formado por 13 cartas, y en algunos casos, hay mazos que incluyen cartas joker, es decir, unas cartas que en algunos juegos sirven como comodín.

Algunas variantes del póker

El Flop póker es un tipo de póker donde se colocan tres cartas boca arriba sobre la mesa. Estas se muestran tras la primera ronda de apuestas. Después de ver las cartas, el jugador forma su mano. Tras varias rondas, los jugadores muestran su mano.

El Texas Hold’em es una versión del póker que empieza con dos cartas boca abajo por jugador. Se diferencia de otras variedades de póker, en que en esta modalidad, las apuestas se hacen en el mismo orden en todas las rondas.

El Póker 224 es una modalidad de póker de cuatro rondas: en la primera se apuesta el bote inicial, en la segunda se reparte la primera carta y se cierra con otra apuesta; si se llega a la tercera ronda, se reparte una última carta y se realiza la última apuesta. Y, finalmente, en la última ronda, la cuarta, se apuesta un bote final y se muestran las cartas.

Existen otras variedades, por lo que si te gusta este tipo de juego, te aconsejamos que pruebes todos los tipos de póker y así puedas divertirte con el que más te guste de todos.