Noticias Castellón
miércoles, 05 de octubre del 2022 | Última actualización: 01:28

Economía doméstica

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 40 segundos

Noticias Relacionadas

En 2015, la llegada del PSOE a la alcaldía se tradujo en un incremento de los gastos para las familias. Los socialistas, de la mano de su entonces socio de Compromís, decidieron subirnos un 15% la tasa de las basuras. Esa que durante años el gobierno del PP había rebajado y, en su defecto, congelado.

Todas las subidas que Reciplasa, empresa pública que gestiona la recogida y destrucción de residuos en Almassora, había repercutido para mejorar la prestación, decidimos que se asumieran desde el ayuntamiento para evitar una carga económica más para las familias.

El PSOE, sin embargo, no lo consideró así. Y este es el motivo por el cual desde 2016, tras el acuerdo alcanzado en 2015 con nuestro voto en contra, el PSOE nos cobra un 15% más por esta tasa.

Siete años después, este equipo que lidero sigue reclamando rebajas de tasas e impuestos. Consideramos que la única salida a una situación tan crítica como a la que nos enfrentamos solo se puede atajar garantizando a las familias la solvencia suficiente para asumir gastos básicos que no paran de subir.

Porque otra forma de gobernar es posible. Lo demostramos cuando gobernamos. Rebajando o, en su defecto, congelando la tasa de basuras. Redujimos un 24,4% el IBI a los vecinos recortando este impuestos a mínimos históricos y generando un ahorro sustancial a las familias. Si un vecino pagaba 500 euros de contribución, vería reducido el gasto en 125 euros que pasaban a convertirse en ahorros.

Con la misma filosofía, redujimos un 10% el Impuesto de Vehículos de Tracción Motor (IVTM) porque consideramos que un coche, una furgoneta o un camión no eran objetos de lujo sino medios para ganarse la vida.

Y hoy seguimos apostando por estas políticas útiles que generen ahorros a las economías domésticas de nuestras familias. Con un IPC que esta pasada semana se situaba en un 12%, unas tarifas eléctricas desorbitadas, unos precios de los carburantes disparados y una inflación que constata que la vida es hoy mucho más cara que tan solo hace un año, urge activar medidas de ahorro fiscal que eviten la ruina de vecinos, pymes y empresas.

Y la clave está en nuestras familias, esas que saben que no pueden gastar aquello que no tienen. Esas que controlan ahorros previendo gastos fijos y estableciendo prioridades. Hoy son ellas nuestro principal objetivo frente a políticos que aplican políticas que abundan en el infierno fiscal.

Ese que nuestro presidente Alberto Núñez Feijóo tiene claro que debe acabar en favor de garantizar liquidez a quienes más lo necesitan aplicando un IRPF que tenga en cuenta sus circunstancias. Ese que nuestro presidente regional, Carlos Mazón, considera un infierno fiscal del que se puede salir suspendiendo impuestos como el de sucesiones, donaciones y actos jurídicos documentados. Ese que nuestra presidenta provincial, Marta Barrachina, plantea oxigenar con un fondo de 5 millones de euros que desde la Diputación evite la pobreza energética en nuestra provincia.

Podemos hacerlo y lo haremos. Cuando nuestros vecinos así lo decidan. Estamos preparados para demostrarlo de vuestra mano, Almassora.