Noticias Castellón
domingo, 29 de enero del 2023 | Última actualización: 19:05

Costas dice no al Plan General de Castelló por el color de la playa en un mapa

Tiempo de Lectura: 7 minutos, 29 segundos

Noticias Relacionadas

El Ayuntamiento de Castelló, dispuesto a dialogar directamente con los técnicos de Madrid para desbloquear el documento

Detalles como el color con que se pinta la playa en un plano de Castelló forman parte de los problemas que ha presentado Costas para no informar favorablemente el Plan General de Castelló. Ahora el ayuntamiento dialoga directamente con los técnicos de Madrid para desbloquear el documento urbanístico.

Plan General Castelló

Tras la aprobación del Plan General Estructural de Consellería, a finales de diciembre de 2021, el Ayuntamiento de Castelló esperaba haber solventado todos los obstáculos para poder sacar adelante su Plan General antes del pasado verano.

Pero no ha sido así. Ni tan sencillo ni tan fácil, y eso que ahora la aprobación final del Plan de Ordenación Pormenorizada depende ya del Ayuntamiento.

Detalles para entender

Rafa Simó: Explicación PGOU cuando era concejal de Urbanismo

Con el fin de que el lector comprenda un poco mejor lo que ocurre, vayan por delante algunas nociones básicas. Con la normativa actual, elaborar un Plan General de Ordenación Urbana consta de dos partes. La primera es el Plan general Estructural (PGE) y el Plan de Ordenación Pormenorizada (POP)

Plan General Estructural

Explicado de forma sencilla, el PGE viene a ser la trama o cuadrícula que habrá de reflejar el urbanismo del término municipal adaptado a todas las normativas supramunicipales. En ese PGE se centra el reparto de suelos y sus clasificaciones, en función de las directrices autonómicas, nacionales y europeas, de forma que encaje como un guante en la posición territorial que ocupa el término municipal. Para conseguirlo son necesarios innumerables estudios y documentos, además de contar con toda una serie de informes favorables de otros organismos.

Plan General Castelló

Cuando el equipo de gobierno que dirige Amparo Marco inició la redacción del actual Plan General estaba convencido de que podría conseguirlo durante su primera legislatura que contaba con ‘la colaboración expresa’ del resto de los organismos con los que debía coordinarse y que debían aprobarlo.

Fotografía de archivo 22-11-2016

No fue así. Ni las instituciones autonómicas ni las nacionales fueron tan colaborativas como se había esperado, ni tan ágiles como les exigía la misma alcaldesa para acabar con la situación de inseguridad jurídica de urbanismo de la capital de la Plana. Casi siete años necesitó el Ayuntamiento hasta arrancar el ‘sí quiero’ de las instituciones autonómicas y la Conselleria de Territorio. La aprobación se produjo en diciembre de 2021.

Pero quedaba la segunda parte, el POP, Plan de Ordenación Pormenorizada. Esto es el detalle de cada una de esas parcelas recogidas en el Plan General Estructural, donde se especifican las ordenanzas, las normativas que regulan su desarrollo.

En este caso, también el ayuntamiento se las pintaba muy felices. Parte del trabajo se había desarrollado ya en paralelo con el PGE. Además, ahora la aprobación deberá ser realizada por el pleno del Ayuntamiento. El concejal de Urbanismo afirmaba que podría aprobarse antes del pasado verano, y con ello, la capital de la Plana contaría ya con su nuevo Plan General de Ordenación Urbana.

¿Qué podía salir mal?

Una vez más han surgido los problemas porque ese Plan de Ordenación Pormenorizada vuelve a necesitar de los informes favorables de múltiples organismos, autonómicos y nacionales. De nuevo, el ayuntamiento se encuentra vendido ante otras administraciones que no contemplan con la misma preocupación la celeridad y la necesidad del Plan con que lo mira la ciudad de Castelló.

Algunas de las instituciones nacionales se han tomado su tiempo, entre ellas, Carreteras y Costas. Concretamente, a la Dirección General de Costas hay que darle de comer aparte.

La alcaldesa del municipio, junto con la jefa de Costas y técnicos municipales.

Cuando el departamento de urbanismo ya esperaba el informe, la Dirección territorial se despertó con una ‘solicitud de aclaraciones’. Eso se producía ya a principios del verano.

Una vez más, el concejal de Urbanismo se mostraba optimista. Indicaba que, aunque tenían dos meses de plazo para emitir su informe, lo resolverían en una semana. Tal era el compromiso recibido y aseguraba que el PGOU estaría listo durante este verano.

Pero no, pasó una semana, y dos, y tres… y pasó el verano. Costas no solo ha apurado el plazo administrativo permitido, sino que, cuando por fin ha remitido su informe, a mediados de esta semana, se niega a informar favorablemente el urbanismo de Castelló.

"Costas es todopoderosa"

Y como señalan desde Urbanismo, "Costas es todopoderosa". Sin informe favorable de costas no se puede ir a ninguna parte.

E incluso, la frase textual expresaba por uno de los concejales del equipo de Gobierno “¿Hay algún municipio costero en España que no tenga problemas con Costas?

Claro, en estas circunstancias, los periodistas pedían explicaciones al concejal sobre esos ‘graves problemas’ aducidos por la Dirección General de Madrid que vuelven a paralizar el Plan general de Castelló.

Y la sorpresa no puede ser mayor. No es la Dirección General de Costas. Es un funcionario en concreto. Y entre los graves detalles se encuentran elementos como, que en un mapa, se ha dibujado en color amarillo-naranja la zona de la playa…y claro, como no coincide con los planos oficiales de delimitación del territorio donde la zona no urbanizable está pintada de blanco…

Tal y como suena

Otros detalles estarían relacionados con las recomendaciones realizadas por costas a principios de verano, que según el mismo departamento no se han resuelto como correspondía en la documentación definitiva.

Se trata de las zonas de acceso al litoral costero y su señalización. La normativa, declararon las fuentes municipales, detallas que debe haber un acceso al litoral para vehículos cada 500 metros, y peatonal cada 200 metros.

Pero ocurre, como ya respondió el ayuntamiento a la Dirección general de Costas, que en el litoral de Castelló deben entenderse dos excepciones fundamentales. Por una parte, el Aeródromo de la Playa del Gurugú, donde es imposible atravesar el campo de vuelo para generar esos accesos. O el polígono petroquímico del Serrallo, donde también resultan imposible de asegurar por cuestiones de seguridad. Parece lógico ¿verdad?

Plan General

Pues Costas insiste ahora, dos meses después, en que no hay suficiente señalización que lo indique.

Claro, que lo que ocurre se puede tomar de muchas maneras. Como la botella medio vacía o medio llena. En este caso, el responsable de Urbanismo prefiere quedarse con la segunda alternativa. “No nos han dado el informe desfavorable, solo nos han dicho que no es favorable”.

¿Qué va a pasar ahora?

Según el responsable de Urbanismo, como consta que hay buena voluntad por parte de Costas, los técnicos municipales trabajan ya directamente con los técnicos de la Dirección General de Costas de Madrid para tratar de solventar esos obstáculos. De esta forma, cuando todo esté perfilado tal como se pide, se aprobará el documento en la Junta de Gobierno Local antes de remitirlo nuevamente a la Dirección General de Costas.

Con esta respuesta lo que no se clarifican son los plazos. ¿Necesitará Costas de otros dos meses antes de dar el visto bueno? El concejal alude a la buena voluntad y a que seguramente será cosa de unos días, unas semanas. ¿Cuántas?

¿Cómo afecta a la ciudad el retraso de la aprobación del Plan General?

Sin el informe favorable de Costas, el ayuntamiento no puede convocar las comisiones de estudio para aprobar en pleno el Plan de Ordenación Pormenorizada. Y sin la aprobación del Plan de Ordenación Pormenorizada tampoco se puede aplicar en su totalidad el Plan General de Castelló.

Para los ciudadanos cada retraso es importante. Sin ese Plan general hay zonas que no se pueden desarrollar, porque dependen de las nuevas normativas. Sin Plan de Ordenación Pormenorizada, las parcelas de la cuadrícula urbanística del término municipal están vacías en todos los puntos donde no se hubiera desarrollado antes. Sin plan de Ordenación Pormenorizada Castelló no dispone de normativa jurídica legal. La Marjalería, por poner un ejemplo, no puede iniciar el proceso para regularizar las viviendas, porque carece de un marco jurídico que avale la legalidad de cuanto se quiera desarrollar.

El urbanismo de Castelló sigue en el aire.

Para los políticos del equipo de gobierno también supone un grave problema y una gran dosis de presión. La legislatura acabará en el mes de mayo y las elecciones están cada vez más cerca. ¿Podrán sacar adelante su Plan General antes de que acabe su mandato?

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.