Noticias Castellón
viernes, 07 de octubre del 2022 | Última actualización: 00:11

Los psicópatas nos acechan

Tiempo de Lectura: 4 minutos, 44 segundos

Noticias Relacionadas

Luis Andrés Cisneros.

Según la bibliografía médica, se estima que entre el 1% y el 3% de la población mundial, tienen signos de psicopatía. Esta cifra no deja de ser preocupante pero, y en eso tenemos que ser también diferentes en España, la mayoría de los enfermos los tenemos ubicados y agrupados en un colectivo claramente definido, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.

Recientemente, el empresario español, Amancio Ortega, a través de la Fundación que lleva su nombre, ha decidido donar a la Sanidad Pública 320 millones (sí, lo han leído bien) de Euros para luchar contra el cáncer en nuestro país.

Algo que debería ser agradecido, y más por aquellas personas dedicadas al servicio de la salud de los ciudadanos, ha conseguido que un Asociación de psicópatas pertenecientes a ese colectivo, se hayan lanzado a la yugular del filántropo empresario, tachándole con una serie de epítetos insultantes.

Estos ‘lúcidos personajillos’ de tres al cuarto, han montado un aquelarre mediático para demonizar que un español quiera destinar parte de sus beneficios a tratar de conseguir que la detección oncológica y su tratamiento se beneficien de los últimos avances tecnológicos.

Esta banda de ‘psicópatas’ que tanto critican la medida, ya que dicen que la sanidad debe financiarse sólo por la vía de impuestos y no hay que aceptar ningún tipo de limosna ni aportación económica que no provenga del bolsillo del contribuyente. Bueno, pues su Asociación, además de pedir ‘limosna’ en su propia página web, recibe sustanciosas subvenciones, entre otros, del Ministerio de Sanidad. ‘A Dios rogando y con el mazo dando’.

La palma se la lleva la señora (perdón por lo de señora) Luisa Lores que ejerce de radiólogo en un hospital público de Pontevedra (vaya desde aquí mi más sincero pésame a los pacientes que pasarán por sus manos).

Esta, aparentemente, doctora, se atreve a decir que la nueva tecnología encarecerá el precio de las pruebas, las cuales, y según su sectaria visión, más de un tercio de las mismas que se realizan, son innecesarias. O sea que trata a los oncólogos que las piden de auténticos descerebrados y que no tienen ni idea de lo que hacen. ¡¡Y aún no la han expulsado del Colegio de Médicos!!!

O sea que, según se desprende de estas y otras muchas barbaridades expresadas por este colectivo de psicópatas con bata blanca, la salud de los pacientes es un bien prescindible y que toda la nueva tecnología, tanto para diagnosticar como para tratar, sobra ya que con lo que se recauda vía impuestos vamos sobrados.

Ahora bien, no hay constancia de que ninguno de estos traidores al propio juramento hipocrático, haya decidido, si no dar una ‘limosna’ a sus correspondientes hospitales, decir que renuncian durante un año, por lo menos, a percibir sus emolumentos y que dicha cantidad, que no debe ser poca, se dedique a la mejora de equipos o fármacos o mobiliario incluso.

De lo que no cabe ninguna duda es que, si el día de mañana, cualquiera de estos galenos de pega, necesitara pasar por los aparatos donados por Amancio Ortega, siendo consecuentes con su psicopatía manipuladora, renunciarán a beneficiarse de los mismos.

Imagino que habrán adivinado de que sector ideológico son todos los pertenecientes a estas Asociaciones. Ninguno proviene de Cáritas, ni de la Cruz Roja. Por ejemplo la de Aragón, Carmen Sánchez, fue diputada de IU en esa región, El de Canarias fue secretario de Sanidad del PSOE y seguro que, entre ellos habrá un sinfín más dedicados a la política que al ejercicio de la medicina.

Pero lo más preocupante es la forma de despreciar al ciudadano por doble vía, por la vía de no preocuparle que lo frían a impuestos y por la vía de importarles un rábano las mejoras que pueda tener el español en temas sanitarios. Parecen más bien médicos de guardia en un ‘Gulag’ soviético que personas que, se supone tienen el Juramento Hipocrático como modelo a seguir.

Además, como todo buen psicópata, son manipuladores. Denuncian la falsedad de que la Fundación Amancio Ortega ha donado los aparatos que ha querido, sin consultar a nadie. Sólo con esa falacia, es para que se les corten de raíz todas las subvenciones que les dan.

Desde dicha Fundación, se reunieron con las distintas autoridades sanitarias, para que éstas últimas decidieran en que querían invertir el dinero que se les daba. La única condición que se les puso es que fuera para el tratamiento del cáncer.

Lo que verdaderamente me preocupa es que, la salud de varios españoles esté en manos de personas sectarias y con la realidad desvirtuada y con ciertos rasgos de psicopatía. Estas manifestaciones incoherentes, ¿pueden ser motivo de inhabilitación profesional? Habría que mirarlo.

Y a usted, señor Amancio Ortega, en nombre de las gentes de España, muchas gracias de todo corazón y sepa que, siempre, habrá compatriotas que le estarán eternamente reconocidos.

No quería acabar, sin felicitar a VOX por la inauguración de su sede provincial.

Yo sí que estoy orgulloso de ser español.

¡Viva España!