viernes, 16 de abril, 2021  |  
Castelló no bajará banderas por la Covid y la moción de Vox ‘no cuela’ para salvar la Cruz del Ribalta Castelló no bajará banderas por la Covid y la moción de Vox ‘no cuela’ para salvar la Cruz del Ribalta

- 25 febrero, 2021 -

Compromís critica la falta de apoyo al día de la mujer y la moción de ayudas del PP no supera el veto de Fadrell Castelló no bajará banderas por la Covid y la moción de Vox ‘no cuela’ para salvar la Cruz del Ribalta

Compromís critica la falta de apoyo al día de la mujer y la moción de ayudas del PP no supera el veto de Fadrell

El pleno del Ayuntamiento de Castelló no respaldó la moción de VOX de bajar a media hasta las banderas de la ciudad como duelo por las víctimas de la Covid. No hubo mayoría. Tampoco tuvo apoyos en la propuesta que intentó enmascarar la ‘operación de salvamento’ la Cruz del Ribalta con una declaración Bic para todas las cruces de la ciudad. Compromís se la devolvió cuando le reprochó su veto a la declaración del 8 de marzo. Y el PP se topó con el muro de Fadrell cuando pidió ayudas a la hostelería.

Esperanza Molina /Castellón Información

 

El pleno ordinario de Castelló del mes de febrero fue, sobre todo, anodino y aburrido del que hubo poco que resaltar.

La ‘dación de cuenta’ y las recriminaciones del GMP

En Despacho Ordinario la mayoría de los puntos del orden del día fueron para dar cuenta de la ejecución del presupuesto.

La ‘dación de cuentas’ no da pie a debate, pero en esta ocasión se concedió la palabra por tres minutos al concejal del Grupo Popular, Juan Carlos Redondo, y la posibilidad de responderle por parte del equipo de gobierno, a David Donate.

En esos tres minutos, Juan Carlos Redondo puso sobre la mesa la realidad constatada por los números, de que apenas se ha ejecutado una parte del presupuesto, que es la que se ajusta a los gastos obligados para el mantenimiento de la institución (Gastos corrientes, pago de nóminas y poco más). Incidió en que para no gastar el ayuntamiento bien podría haber bajado los impuestos; cuestionó los retrasos en las ayudas municipales, y tiró una pulla a Ciudadanos, a quien acusó de limitar su estudio de los presupuestos del 2020 a una sola hoja para indicar que lo vetaba todo (enmienda a la totalidad), para no trabajarse las cuentas que les presentó en el mes de julio el equipo de Gobierno.

En la respuesta de David Donate, una enumeración de los esfuerzos realizados por la entidad municipal en lo que concierne a acciones sociales, Pirecas y otros acuerdos semejantes. Por si no había quedado clara su declaración, posteriormente se remitía un comunicado con todas las medidas municipales adoptadas durante a Covid.

Error administrativo y recurso de la APEC

Otro tema que salió a colación fue la aprobación, por mayoría, con la abstención del GMP, para que el Ayuntamiento de Castelló se persone en el recurso contencioso administrativo interpuesto por la APEC (empresas de la Construcción de Castellón) en relación con ‘la aprobación definitiva de la ordenanza fiscal reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Por aclarar la cuestión, según reconoció el equipo de Fadrell hubo errores administrativos en la publicación de aquel acuerdo en el Boletín Oficial de la Provincia.

Castelló no pondrá sus banderas a media asta por las víctimas de la Covid

Ya en Despacho Extraordinario se rechazaba la moción de Vox, que solicitaba al ayuntamiento que mantuviera bajadas, a media asta, las banderas en los edificios municipales como señal de duelo por las víctimas de la Covid.

La defendió Luciano Ferrer, pero no encontró respaldo en el equipo de gobierno. José Luís López, en representación del Acuerdo de Fadrell, se sumó a las manifestaciones de respecto hacia los muertos del coronavirus y sus consecuencias, pero mezcló churras con merinas al referirse también al reconocimiento de otros temas tan delicados como los suicidios, las víctimas de género y los problemas de los mayores, para rematar con las muchas gestiones realizadas desde el Ayuntamiento.

Insistió Ferrer, quien alegó que, si la ciudad baja banderas cuando se producían decesos y hechos singulares, nunca mejor que ahora, porque el número de fallecidos sobrepasaba los 700.

Y López le respondió de nuevo con otra negativa: “no es el momento de hacer homenajes, que llegará, sino de ejercer acciones”.

Votaron a favor, además de VOX, PP y CS, pero no fue suficiente porque el equipo de Gobierno votó en contra.

En explicación de voto intervinieron Esteban Ventura, de CS, y Susana Fabregat, del GMP. Fabregat recordó que hay gestos que no salvan vidas pero si manifiestan apoyo; reprochó que el Ayuntamiento no accediera a esta petición y que la única vez que se prestó a ello fue cuando lo propuso la Federación de Municipios y Provincias. En su alocución, Fabregat calificó la pandemia de la Covid  como la peor calamidad sanitaria del último siglo.

La alcaldesa de Castelló señaló entonces, que la bajada de banderas en declaración de duelo, estaba regulada legalmente.

Las cruces de Castelló, la Memoria histórica y el día de la mujer

Vox presentaba también otra moción que solo recibió el apoyo de Luciano Ferrer.

Se trataba de una petición para que el Ayuntamiento hiciera un listado de todas las cruces de Castelló, les reconociera su valor representativo a las creencias religiosas y protegiera su permanencia como parte del patrimonio histórico de la ciudad.

El problema de la moción es que, en la mezcla de los conceptos, realmente parecía encubrir otra petición mucho más concreta, que se respetara la Cruz del Parque Ribalta para evitar su derribo.

Y claro, en esa falta de concreción se lio el credo, porque se metieron en el mismo saco la falta de sensibilidad hacia las creencias católicas, el amparo a los símbolos de otras religiones y la necesidad de reconocer todas las cruces de la ciudad. Y con eso no transigió ni la concejal de Cultura de Compromís, ni el resto de los grupos políticos a los que descoló por completo.

Verónica Ruiz le devolvió la pelota, con la acusación a Ferrer (y por tanto a Vox), por la falta de consenso que había provocado que el ayuntamiento no pudiera aprobar una declaración institucional en apoyo al 8 de marzo, día de la mujer.

Y dicho esto puso los puntos sobre las ‘ies’. “¿Qué quiere? ¿que declaremos BIC todas las cruces del cementerio?

Sonrisas aparte, la concejal de Cultura manifestó que Castelló dispone de un listado de patrimonio donde están reconocidas las cruces y todos los elementos de la ciudad que, por su valor patrimonial reconocido, están declaradas Bien de Interés Cultural y, por lo tanto, están protegidas. No es el caso de la Cruz del Ribalta, que no está catalogada por su valor artístico.

Dicho esto, también pidió a Ferrer que llamara a las cosas por su nombre, si lo que cuestionaba era la Ley de Memoria Histórica, que lo dejara claro, y si lo que quería era defender la Cruz del Ribalta, que lo dijera sin tapujos.

Se votó y solo Vox respaldó lo que pedía 

Rechazada la moción y ya en explicación de voto salieron a relucir otras posturas semejantes. Vicent Sales, en nombre del GMP reconocía que la Cruz del Ribalta no estaba catalogada como bien de interés cultural, pero también incidía en el hecho, de que tampoco estaba amparada por la Ley de Memoria Histórica como intentaba postular Compromís y el equipo de Gobierno.

Más ayudas frente a las consecuencias económicas de la Covid

La tercera moción de este pleno fue la presentada por el GMP, que tampoco salió adelante porque, una vez más, no superó el veto del Fadrell. Solicitaban que “El Ayuntamiento de Castellón activara medidas propias complementarias de apoyo a la hostelería, el comercio y las Pymes y autónomos en general”.

La defendió el portavoz adjunto, Sergio Toledo, que puso de manifiesto la difícil situación por la que atraviesa la hostelería, los autónomos, el comercio, y la amenaza que se cierne sobre todas estas empresas. “Castellón languideces sin que el ayuntamiento haga nada”.

Y lógicamente se refirió también al Plan Resistir que firmaron Generalitat Valenciana, Diputación y Ayuntamientos, y que de momento no tiene plazos para el reparto de las prometidas ayudas a estos sectores.

Por esta razón, el PP proponía que el Ayuntamiento adoptara otras medidas complementarias, como la exención total de la tasa de basuras a todos los negocios que hayan visto reducidos sus ingresos en un 60%.

Toledo también denunció el plan de las cámaras de vigilancia del centro de la ciudad, que se han convertido en un nuevo sistema de recaudación ‘a multas’ del los ciudadanos.

En nombre del equipo de gobierno intervino el concejal de Hacienda, David Donate, que volvió a repetir todo lo que había hecho el Ayuntamiento por la ciudad en este año de Covid.

Toledo también utilizó un argumento más que cuestionable en su arenga contra el gobierno de PSOE, Compromís y Podem, y fue la referencia a la cancelación de las dos pólizas de crédito suscritas por la entidad municipal, que dijo, se podían haber utilizado para conceder ayudas. Pero aquí le salió el tiro por la culata, cuando le aclararon que esas pólizas de crédito tenían el fin que tenían (adelantar la cobertura de los gastos municipales hasta poder disponer de los ingresos de 2021), y legalmente no podían reutilizarse para otros destinos.

Se votó y se rechazó la moción por mayoría.

Ruegos y Preguntas

En Ruegos y Preguntas lo más destacable fueron las preguntas de la oposición sobre la Magdalena de Castelló, a las que el equipo de gobierno no contestó. Ni a la convocatoria del Consell para volver a someter a votación la Magdalena Lectiva, que se ha tratado directamente en otra información de Castellón Información, y a la propuesta de que la Gaiata de la Ciudad permanezca encendida en la plaza mayor durante la semana de las no fiestas, que el concejal Braina dijo que se tomaría en consideración.

Whatsapp Telegram