Noticias Castellón
martes, 04 de octubre del 2022 | Última actualización: 21:38

Una genialidad de Cani reanimó a un Villarreal atascado ante el Valladolid (2-1)

Tiempo de Lectura: 3 minutos, 52 segundos

Noticias Relacionadas

FICHA TÉCNICA:

-2- VILLARREAL: Asenjo; Mario, Musacchio, Chechu Dorado, Jaume Costa; Aquino, Trigueros (Pina, 69’), Bruno, Cani; Giovani (Perbet, 46’) y Jonathan Pereira (Uche, 65’).

-1- VALLADOLID: Mariño; Rukavina, Heinz, Peña; Alcatraz (Omar, 56’), Jesús Rueda, Álvaro Rubio, Bergdich, Óscar (Rama, 81’) y Javi Guerra (Osorio, 74’).

Goles: 0-1, min. 3: Javi Guerra. 1-1, min. 40: Giovani. 2-1. min. 83. Cani.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Jaume Costa (54’), Mario (58’), Perbet (60’) y Dorado (69’) por parte del Villarreal y a Marc Valiente (44’) y Bergdich en el caso del Valladolid.

Incidencias: Cerca de 19.000 espectadores en El Madrigal.

Segundo partido de los amarillos y segunda remontada. En esta ocasión los goles de Gio y Cani voltearon el marcador tras el gol de Javi Guerra.

Cani tuvo que ser el hombre que este sábado puso patas arriba El Madrigal con el zapatazo final que se incrustó por poda la escuadra izquierda de la portería de Diego Mariño. Significó el 2-1 para un Villarreal que firmó la remontada cuando las fuerzas flaqueaban dado que el desgaste realizado por el 'Submarino Amarillo' fue descomunal en un completo primer tiempo que acabó con tablas (2-1).

Y es que el partido no pudo empezar peor para los intereses de un conjunto amarillo dado que su rival a los cuatro minutos logró adelantarse en el marcador por mediación de Javi Guerra. Al filo del descanso un claro penalti de Alcatraz sobre Jaume Costa acabó en balón a los once metros. El mexicano Giovani puso la igualada. Y más igualada fue la segunda parte. Cuando más claro parecía el 1-1 la genialidad de Cani le otorgó el triunfo a la escuadra de Marcelino García Toral.

El Valladolid comenzó como un ciclón. En el minuto 4, y cuando penas se había ubicado el Submarino en el camo, Javi Guerra, batía a Asenjo tras plantarse solo en el uno a uno con el meta palentino tras una buena jugada colectiva de los pucelanos. El tanto sacó a los amarillos de la ensoñación.

Los castellanos tocaron retirada y retrasaron su posición mientras esperaban al Villarreal, que se hizo con el control del juego. En el 14, Giovani cazó un balón suelto y a punto estuvo de dar el susto, pero el mexicano llegó muy forzado y la pelota se marchó fuera. Los de Marcelino dominaban, pero las ocasiones no llegaban ante unos blanquivioletas que habían entregado la pelota para robar y tratar de buscar un contraataque letal.

Al borde de la media hora, Cani dispuso de una nueva ocasión en un lanzamiento de córner, pero su disparo se marchó alto. El siguiente en probar suerte fue Trigueros con una peligrosa falta directa, pero Mariño, bien colocado, detuvo el tiro del manchego.

Diez minutos después, los amarillos encontraban por fin la recompensa a su insistencia cuando Alcatraz llegó tarde a un pase sobre Jaume Costa y derribó al lateral valenciano dentro del área. Penalti claro que Giovani, gracias a un impecable lanzamiento, se encargó de convertir para poner el empate a uno en el marcador.

La misma intensidad que había mostrado el Valladolid en el inicio de la segunda parte mostró el Villarreal en el inicio de la segunda. Y es que los amarillos salieron completamente enchufados tras el descanso. Intensos y rápidos, los de Marcelino traían de cabeza a los visitantes, aunque las ocasiones se hicieron de esperar. En el 68, buen disparo de Cani tras una rápida salida a la contra, pero Mariño detuvo el balón.

A diez minutos para el final, llegó una gran oportunidad para el Villarreal. Aquino lanzó una larga cabalgada por la derecha y centro cruzado y a media altura para el remate, pero Perbet se quedó a solo unos milímetros de poder rematar. Con empeño, pero sin fortuna, los locales mascaban el balón persiguiendo la ocasión… y apareció Cani.

En el 81, Asenjo sacó de portería y Perbet –con un excepcional control- bajó el balón de primeras para servir al zaragozano, que se lanzó a la carrera y, tras sortear a dos defensas, puso el balón en la escuadra con un fantástico disparo al borde del área. Los amarillos se ponían por delante con una eufórica grada de testigo.

Tras el tanto, la voracidad se apoderó del Villarreal. Primero Aquino y después Perbet dispusieron de ocasiones claras de sentenciar el partido, pero el marcador ya no se volvió a mover.