viernes, 20 de mayo, 2022  |  
El viento, el agua, y el granizo ‘siembran el caos’ en el litoral de la provincia de Castellón El viento, el agua, y el granizo ‘siembran el caos’ en el litoral de la provincia de Castellón

- 1 agosto, 2015 -

El Festival Arenal Sound de Burriana fue el más perjudicado por las extremas condiciones meteorológicas al no poder celebrar sus conciertos El viento, el agua, y el granizo ‘siembran el caos’ en el litoral de la provincia de Castellón

Rafa Mezquita/Castellón Información

El temporal meteorológico que ha azotado durante estos dos últimos días a la provincia de Castellón ha traído consigo una serie de destrozos, que han sembrado el miedo entre los ciudadanos de muchas de las localidades del litoral castellonense.

Son muchas las ciudades afectadas por estas fuertes precipitaciones, pero sin duda el grueso de este estrago se lo han llevado Burriana, Benicàssim y Castellón de la Plana.

El festival Arenal Sound, que se celebra desde el martes en Burriana, está viviendo su edición más convulsa.  Si la noche del pasado jueves ya se suspendieron parte de los conciertos, anoche se tuvieron que cancelar todas las actuaciones previstas.

Aunque se espera que hoy el cielo de una tregua y los conciertos puedan proseguir la tónica habitual, muchas son las personas perjudicadas por estas fuertes lluvias. En este sentido, tanto el recinto de conciertos, como los puestos de venta al público, así como las zonas de acampada vieron como el viento y el arrollaba todo lo que encontraba a su paso, dejando todos estos lugares en condiciones pésimas e inundadas.

Como ya ocurrió el jueves, tanto el Ayuntamiento de Burriana, como la Cruz Roja, los Agentes de Protección Civil y el Consorcio Provincial de Bomberos ofertaron a los sounders varias zonas de refugio con tal de no pasar la noche a la intemperie, como El Llar Fallero, el Polideportivo de Sant Blai o la Casa de la Cultura.

No menos miedo pasaron en Benicàssim, donde las precipitaciones hicieron que las calles del consistorio arrastraran fuertes y abundantes corrientes de agua, de más de un metro de profundidad en muchos casos.

A parte, en algunos puntos de la ciudad se pudo ver granizo, que junto al fuerte viento, fracturó varios cristales en las terrazas de la zona marítima de la localidad. Como también sucedió en Burriana, la gran mayoría de las casetas del mercadillo de playa del paseo marítimo de la Avenida Ferrandis Salvador acabaron también destruidas.

En este orden de cosas, muchas fueron las palmeras que se fracturaron y que volcaron en esta zona, y que hubiesen podido poner en peligro la integridad física de más de una persona.

Por otro lado, y aunque con menos repercusiones en cuanto a destrozos, las precipitaciones también sacudieron a la capital, Castellón de la Plana.

Una de las zonas más devastadas de la ciudad fue el Riu Sec, cerca de la zona donde se sitúa  la Universitat Jaume I, que pese a no llevar agua durante el resto del año, las fuertes tormentas de anoche hicieron que registrara un nivel muy alto en lo que al caudal se refiere.

Otras ciudades de la provincia, como Vila-real, Oropesa o Benicarló también se vieron damnificadas por las precipitaciones y el viento, pues muchas de sus calles eran ríos de agua producidas por la lluvia, aunque sin tener que lamentar más altercados.

Whatsapp Telegram