lunes, 23 de noviembre, 2020  |  

- 26 octubre, 2020 -

Marisol Linares. Exdiputada del PP. Pataleta es la forma que está actuando últimamente nuestro presidente Sánchez, como si de un niño pequeño se tratara,... Pataleta

Marisol Linares. Exdiputada del PP.

Pataleta es la forma que está actuando últimamente nuestro presidente Sánchez, como si de un niño pequeño se tratara, demostrando su enfado cuando se le lleva la contraria y las cosas no le salen como había planeado.

El más claro ejemplo fue cuando el TSJ de Madrid echó por tierra las medidas sanitarias que quería imponer, y su pataleta la demostró decretando el estado de alarma, dejando al descubierto su sectarismo y sus simpatías con las comunidades de Navarra o de Cataluña, donde no se atreve a imponer tales medidas, a pesar de cumplir los criterios que le exigía a Madrid.

Otra pataleta cuando la oposición no accede a sus pretensiones para renovar el CGPJ, pese a que el Señor Casado ha ofrecido un pacto, dejando de lado al partido anti sistema de Podemos que ha criticado duramente al Poder judicial y cuestiona la división de poderes. Es lógica esta condición del PP ya que cuando a los podemitas se les exige el mismo nivel de ética y de transparencia que a los demás, arremeten contra los jueces. Pero ante esta actitud, el señor Sánchez y su pataleta: cambiar la ley por vía rápida y a otra cosa mariposa.

Lo que no sabía el niño de las pataletas es que, al igual que en todas las familias, siempre hay un padre o un abuelo que reconduce las situaciones disparatadas que pueden alterar la buena convivencia. En este caso, las pataletas han acabado porque Europa ha ejercido, por suerte y con cordura, y ha hecho que el niño presidente abandone su rabieta.

El señor presidente debe entender que las pataletas y las rabietas cuando se dirige un país como España, no son buenas, pues las imposiciones y las arbitrariedades son contrarias a una democracia consolidada como la nuestra.
Enfado es seguramente lo que le ha pasado al Señor Sánchez con la moción de censura de Vox. Pues sus previsiones, y las de su equipo más próximo, han fallado y el señor Casado ha demostrado que será el próximo inquilino de la Moncloa. Las artimañas del PSOE para alinear al PP con la extrema derecha le han fallado al señor Sánchez, y el señor Casado ha trasladado ante la opinión publica una imagen de moderación y de contar con un proyecto serio para España, dejando atrás reproches y odios para construir para nuestros hijos una España a la altura de las mejores naciones del mundo.

Las pataletas del señor Sánchez deben acabarse si quiere de verdad pactar con el PP y dejar de lado a los grupos minoritarios y extremistas que conducen a España a la división. Es un buen momento para que el señor Sánchez reconduzca sus pataletas y su política y vaya de la mano del señor Casado como jefe de la oposición. Porque necesitamos una mayoría amplia que nos dé estabilidad y seguridad en estos momentos de crisis, por el bien del país y de todos los españoles.

Google+
Whatsapp Telegram