lunes, 23 de mayo, 2022  |  
Sonora pitada a la alcaldesa y al equipo de Gobierno por los cambios en la salida de la Romería de las Cañas Sonora pitada a la alcaldesa y al equipo de Gobierno por los cambios en la salida de la Romería de las Cañas

- 28 febrero, 2016 -

El público reaccionó con aplausos a las reinas y Junta de Fiestas Sonora pitada a la alcaldesa y al equipo de Gobierno por los cambios en la salida de la Romería de las Cañas

La obsesión por ‘separarse del clero’ desluce el evento y deja a la gente con ganas de ver a la reina entrar en Santa María

El público reaccionó con aplausos a las reinas y Junta de Fiestas, pero con una sonora pitada a la alcaldesa de Castellón, el equipo de Gobierno y el presidente de la Generalitat, en la salida de la Romería de las Cañas. La obsesión del ‘tripartito’ por separarse del clero introdujo modificaciones en el guion habitual. Ni la reina ni los concejales entraron en la iglesia, y la gente que esperaba ver a la reina entrar y salir de la concatedral protestó airadamente con lo que consideró un ‘desaire’ a las tradiciones.

Esperanza Molina/ Castellón Información

La Romería de las Cañas de Castellón comenzó esta mañana con polémica.Romería Cañas 28III16 (35)

Hasta el último momento, ni Junta de fiestas ni Gaiatas tenían claro ‘lo que quería hacer el Ayuntamiento’

Y es que la obsesión por la ‘laicidad’, que forma parte del acuerdo de gobierno del ‘tripartito’ (Castelló en Moviment, PSOE y Compromís), está condicionando hasta el límite estas Fiestas de la Magdalena.

La comitiva oficial se formaba poco antes de las 08:30 de la mañana. Mucha gente en la plaza, nubes y sol, y algo de miedo a la lluvia en un día que se presumía como inestable, con temperaturas más altas que ayer, y sin viento.

Romería Cañas 28III16 (79)La llegada de Ximo Puig daba cierto descanso a la alcaldesa, que, ataviada, con el traje regional de Castellón, se pudo permitir, cierto ‘coqueteo formal’ con el presidente, al colocarle el pañuelo verde de las fiestas. También participó en la Romería de las Cañas, el ex presidente de la Generalitat  y ex alcalde de Castellón, Alberto Fabra, e incluso, Puig, Fabra y Moliner, presidente de la Diputación, pudieron permitirse intercambio de bromas.

A la hora pre fijada, el representante eclesiástico salió a la puerta de la concatedral, para invitar a los fieles. Pero el pacto estaba claro, la iglesia ni de lejos.

Romería Cañas 28III16 (74)Y de esta forma, los fieles hicieron su celebración, mientras mucha gente, religiosos o no, esperaban en la puerta de la concatedral a ver salir la procesión.

Tradicionalmente, incluso con el alcalde socialista Daniel Gozalbo, la comitiva oficial salía del Ayuntamiento, entraba en la iglesia, recogía al clero y todos juntos iniciaban el recorrido oficial

Pero este año cambiaron las cosas.

Cuando por fin comenzó el desfile, las Gaiatas no sabían que hacer, la Junta de Fiestas se volvía loca esperando instrucciones.

Romería Cañas 28III16 (85)Y si, las Gaiatas cumplieron con la tradición, encabezaron la comitiva, entraron en la iglesia…

Llegaron las órdenes. “Que se esperen, que el Clero tiene que salir por delante”, y la comitiva oficial distanciarse lo más posible de la tradición de la calle, de la laica.

Y las tensiones se notaron entre el público. La gente se preguntaba: “¿Pero ahora que pasa?”. “llevo aquí media hora esperando que pasen las reinas…”

Las reinas, no pasaron.

Romería Cañas 28III16 (69)Porque, a la orden municipal, el Clero salió, tomó camino, y distancia bien señalada, luego ya circuló la comitiva oficial. La gente mostraba protestas.Romería Cañas 28III16 (95)

Las reinas no llegaron ni a acercarse a la iglesia, fueron desviadas por el paso del Fadrí, para que salieran de la plaza Mayor con distancia suficiente para no contagiarse ni de la cercanía de la catedral. La Junta tragó. Las reinas, obedecieron… ¡qué remedio!.

Romería Cañas 28III16 (98)La gente aplaudió a las reinas y a la Junta de fiestas, pero al paso de la alcaldesa, la Corporación y el presidente de la Generalitat las pitadas fueron sonoras. Amparo Marco no miró, agachó la cabeza y continuó el recorrido.

Whatsapp Telegram