miércoles, 26 de enero, 2022  |  

- 1 marzo, 2015 -

Federico Arnau. Comerciante jubilado.  Días atrás se convocó en la Universidad Jaime I, una conferencia ofrecida por el representante para la relaciones con Occidente,... La farsa de una conferencia (Corea del Norte)

Federico Arnau. Comerciante jubilado. 

Días atrás se convocó en la Universidad Jaime I, una conferencia ofrecida por el representante para la relaciones con Occidente, de la Republica de Corea del Norte, Alejandro Cao de Benós.

A causa del programa unos días antes de Antena 3, ‘En tierra hostil’, dedicado a ese país, el Alejandro fue guía de los reporteros de ese medio e intervino dando explicaciones y diciendo lo que se podía grabar y que no, durante 60 minutos de los 70 que duraba la cinta. 3 o 4 minutos fueron para una familia norcoreana exiliada a Corea del Sur en la que expuso su opinión, la cual no sentó nada bien a Cao de Benós, pegado como una lapa a los periodistas durante la grabación. Tras su emisión reciente, la convocatoria de esa conferencia, organizada por ‘Ccontracorrent’, y haber querido suspender dicha intervención alguna gente, incluso política, según dijo este señor, se elevó la expectación hasta el punto de que tras sufrir empujones y forcejeos para poder entrar en la sala, muchos estudiantes se quedaron fuera sin poder acceder al recinto, esto no ocurrió en la Complutense de Madrid, a la que asistieron 500 personas.

Cuando se realiza una conferencia, para como en este caso, poder explicar la realidad de un país, como Corea del Norte, es para exponer la realidad para bien o para mal de dicha República, pero no para utilizar la Universidad para lanzar una propaganda que no corresponde a la realidad, porque eso es menospreciar e insultar a los estudiantes que estaban en la conferencia y manipular a sus oyentes.

Voy a intentar explicar, no evidentemente todo lo que Alejandro expuso antes de las preguntas de los estudiantes, porque pueden ver en Youtube el video completo, tanto de esta conferencia como otras intervenciones en diferentes sitios y tiempos. Y todas sus intervenciones son lo mismo, el querer convencer de lo que no se puede negar, incluso hasta las respuestas, cuando considera que la pregunta es un ataque. Pero sí quiero destacar algunas pinceladas, para poderle dar mi opinión personal a Alejandro.

Cao de Benós cuenta que hace 24 años que trabaja para el gobierno coreano, y que fue a los 16 años cuando coincidió con los norcoreanos que vivían en España en la representación de la organización de Turín.

Su pasión por lo asiático le llevó a querer enrolarse en el ejército coreano, pero, según dice Alejandro, el gobierno coreano contempló que sería más efectivo que formara parte para representar a la República en Occidente, en temas culturales, comerciales o deportivos.

Por lo que se deduce, que tuvo que abandonar sus estudios y convencer a su padre, químico de Repsol, para enrolarse con los coreanos siendo menor de edad.

A la pregunta de una estudiante, de “¿Por qué los coreanos no tienen Internet?”, el conferenciante contestó: que porque Internet era malo, se utiliza para captar a ‘yihadistas’ y ellos tienen un Intranet en el que cuelgan lo que consideran que no hace daño a los coreanos. Y yo le digo, usted, Alejandro, ¿es consciente de que a sus 16 años fue captado para hoy hacer lo que esta haciendo? Usted,  que critica la captación de los chavales del  barrio del Príncipe de Ceuta…  se lo hicieron a usted y desde luego le lavaron el cerebro hasta que estuvo preparado para defender lo que no se puede defender.

Usted tiene una dialéctica fluida, fácil, con un timbre de voz perfecto, pero sin darse cuenta se contradice a si mismo. Si se tiene paciencia en escuchar bien sus intervenciones en las diferentes conferencias que hace por todo el mundo, más que nada porque el guión del discurso siempre es el mismo, igual que las respuestas a ciertas preguntas que se le hacen, aunque les separen miles de kilómetros año tras año.  Se puede mofar de algunos estudiantes, pero no de la mayoría.

Usted explica en su exposición, que en Corea no hay impuestos; que a los coreanos les entregan pisos de 180 o 240 metros cuadrados completamente amueblados; educación, sanidad, todo gratis; teatros y hasta la cerveza que todos lo norcoreanos se toman en un pub a las 7 de la tarde; o hacen deporte hasta que se retiran a cenar.  No hay paro, dice, porque todos trabajan estudian o son militares, el dueño es el pueblo, y apunta que de cada 15 días los coreanos asisten al centro que les corresponda para obtener leche, soja y arroz; todo ello señala, aparte  del sueldo para ir a comprar a las tiendas.  Afirma,  que cobran 14.000 Won; que no hay campos de concentración, sino granjas o prisiones en las que el reo trabaja cogiendo arroz. Comenta que su país solo tiene un 15% de tierra hábil, pero que la mayoría del año no se puede cultivar porque están a 35º bajo cero y el resto del país es todo roca, por lo tanto, lo tienen que importar todo a cambio de exportar minerales o carbón, incluso el grano que les daba la URSS y que ya no lo reciben por no firmar el pacto de Varsovia.

Es difícil aceptar sus explicaciones cuando todos los informes internacionales dicen lo contrario, pero para usted todo es mentira y propaganda capitalista.

A la pregunta de un estudiante, indicándole que si usted era consciente de que al negar en el programa de Antena 3 la existencia de campos de concentración sabía que en el juicio de Nuremberg condenaron tanto a los nazis como a los que negaron tal evidencia, y que usted podría ser condenado también por crímenes contra la humanidad. Su respuesta fue, que lleva 24 años y no existen dichos campos, y no tienen problemas por no tener campos de concentración ‘a la alemana’, y con un tono fuera de si y desencajado dijo al estudiante que si sabía que esos campos fueron liberados por el ejercito rojo de Stalin, que fue el mismo que ayudó a Corea y que ellos solo tienen prisiones, porque con 24 millones de habitantes, siempre hay algún ladrón o asesino.

La misma respuesta fuera de si, de tono y amenazante le respondió al estudiante de la Universidad de Santiago de Chile, cuando le mostró un informe de 32 paginas  comentándole que eran bastantes dolorosas, cuando lees el informe de los derechos humanos de Ginebra, y le indico que tenían presos políticos, conferencia del 27-11-2014.  La respuesta fue, que ese informe, es tan falso, como las armas de IRAK.

También niega Cao que el tío de su jefe de Estado, KIM JONG-UN, fue ajusticiado echándolo a los perros. Pero en otro programa dice usted, que fue ajusticiado con la pena de muerte por robar 4 millones y querer hacer un Golpe de Estado a su sobrino.

Alejandro Cao de Benós, usted que, según dice,  es ‘descendiente de sangre azul’, que su abuelo emigró a Cataluña cuando lo perdió todo y su padre se casó en Tarragona…  no se por qué dice que en España el honor y respeto se han perdido y que le insultan por ser catalán en una cadena latinoamericana. Usted, como catalán y español, sabe que en Cataluña es un ‘charnego’ porque su padre es granadino, pero eso no es ningún insulto, es un honor por lo menos creo yo, sobre todo según la forma en la que se dice. Porque, desde luego, a quien yo he visto perder el respeto y el honor es a usted mismo, queriendo engañar a unos estudiantes no diciendo la verdad y siendo tan hermético como es el país para el que trabaja. ¿Por qué no se permite que los coreanos lean lo que quieran, visionen lo que deseen, sean libres y puedan opinar lo que quieran y cuando uno es viejo le hace residencias para disfrutar, y no barrer las calles, porque tiene que hacer algo por el país?

Y todo lo que piensan construir en la ‘zona este’ para el turismo, ¿como lo harán?, ¿el turista no podrá salir de la zona restringida, como se vio en el programa cuando unos turistas españoles se acercaron a las cámaras y les hicieron regresar con los que les acompañaban porque no pueden circular libremente? Y no será por protegerles, ya que ni la policía usa armas, solo el ejército.

Comenta que sus enemigos les bloquean y no pueden comerciar.  Que tienen que hacer malabares para su abastecimiento, ya que casi toda la alimentación la tienen que importar. Sin embargo, hay gente que sigue pasando  hambre, aunque no sea como en la época en la que murieron 600.000 personas en el norte del país. Y usted dice que todos son iguales. ¿Es que en las montañas viven como en los pisos de 240 m2 de las ciudades? ¿El esfuerzo es igual y tienen el mismo trato todas las personas? no y no.

 Usted dice que no cobra desde hace 24 años, para no ser una carga para el país. Afirma incluso, que no cobra por sus conferencias; es mas, la gasolina ni se la paga la UJI ni ‘Contracorrent’. Entonces ¿de qué vive usted? ¿Tiene una tarjeta para gastar lo que quiera y como quiera a cargo del gobierno Coreano, sin limite, ya que pasa 6 meses en España y los otros 6 en Corea? Supongo que no será de la herencia de su familia, puesto que dice que lo perdió todo y se crió en un barrio obrero de Tarragona.

En una conversación con  conocidos de Tarragona, llegaron a insinuarme, que usted cobraba todos los meses 5.000 euros netosMe gustaría saberlo de verdad, por curiosidad… ya que según usted,  con el capitalismo un trabajador se hace rico solo  si hereda o si le toca la lotería. Solo con el esfuerzo uno siempre sigue pobre…

Según sus expresiones, en ‘su República’ todo esto es diferente. ¡En su República! que para el resto del mundo es solo una dictadura pura y muy dura.

En ‘su Republica’, perdone, pero me parece que también hay ricos y también hay pobres.   Supongo que porque quienes disfrutan de los privilegios son los dueños del resto de ciudadanos…, porque como bien le dijo un estudiante: “su jefe tiene aviones privados, mientras el campesino no tiene sillas”. Según usted, los coreanos, como los japoneses, no necesitan sillas porque hacen su vida a ras de suelo… pero pienso que los cojines en los que se sientan unos y otros, no son iguales.

Mire, Alejandro, yo respeto su opinión, respeto su creencia de que Corea es un paraíso, que no se desarme porque todo el mundo esta en su contra, sobre todo Estados Unidos. Pero si quiere salvaguardar la integridad de su segundo país, lo puede hacer con controles severos en el acceso de sus fronteras; pero eliminen esas granjas de castigo; admitan el derecho a la libertad de expresión sin miedo al ajusticiamiento. Que su población pueda entrar o salir del país cuando quieran y como quieran. Ya se que hay países que exigen un visado, pero usted puede visitar naciones que no lo exigen, sin embargo, los coreanos salen controlados ¿o no?

También idealizaba diciendo que en Corea el objetivo del reparto de la riqueza es que todos tengan las mismas posibilidades, e incluso, que todos puedan visitar Nueva York, porque no haya distinciones. De verdad que si lo que dice fuera real… eso no lo verá nunca nadie. Ahora usted es un privilegiado como muchos dirigentes de ese país mientras el pueblo sufre una dictadura atroz. Por favor reflexione y no engañe más en conferencias como las que hace por ahí. Mejor este calladito si no tiene que ser sincero, porque en sus conferencias insulta a la dignidad humana y a la inteligencia de los estudiantes.

Una persona rica puede que solo lo consiga, como usted dice, con la lotería. Puedes vivir bien o muy  bien, depende de la suerte que tengas y el esfuerzo que pongas en tus proyectos. Pero hay algunos, que además, son un atajo de oportunistas y con una ‘jeta’ impresionante; encantadores de serpientes  que se lo montan de puta madre y de los que no se llega a saber cómo mantienen ese nivel de vida… si no cobran sueldo… si no les pagan ni la gasolina ni las conferencias…

Whatsapp Telegram