miércoles, 18 de mayo, 2022  |  
Baño de realidad Baño de realidad

- 20 enero, 2022 -

Begoña Carrasco García. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón. Presidenta del PP de Castelló de la Plana El equipo de... Baño de realidad

Begoña Carrasco García. Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón. Presidenta del PP de Castelló de la Plana

El equipo de gobierno de Amparo Marco se ha dado de bruces contra la realidad. Su propia realidad. La que no han querido escuchar ni atender desde hace más de dos años, dos largos años, que es el tiempo que llevan los vecinos reclamando al equipo de gobierno de PSOE, Compromís y Podemos que se olviden de reformar y cerrar al tráfico la avenida Lidón de la capital de la Plana. Esta misma semana, el tripartito decidía convocar, por fin, una reunión “informativa” la llamaron, dentro del “proceso de participación ciudadana” que tienen activo en referencia a esta inversión. Pero nada más lejos de la realidad.

Lo que se suponía que tenía que ser un punto de inflexión en las relaciones vecinales y gubernamentales, terminó como el rosario de la aurora. Más apagón comunicativo y más ninguneo de los tres partidos del gobierno municipal, encabezado por la alcaldesa, a los afectados en particular, y a los vecinos de la ciudad en general.

Ni una sola de las preguntas que realizaron los vecinos ni de las dudas que fueron expuestas fueron resueltas. Y eso que había hasta 5 concejales presentes. Ni una. Es más, el concejal de Movilidad llegó a decirle a la cara a los ciudadanos que “no tenían porque explicar nada” o que lo que les estaba explicando era así, pero que él comprendía que era “difícil de entender” por los presentes, despreciando claramente su inteligencia. Empezando por el hecho de que, casualidades de la vida, no había sido convocada a asistir precisamente la asociación de vecinos que está directamente afectada por el proyecto, la AAVV Rafalafena, o que el proyecto que se presentó allí ya estaba cerrado, aprobado y adjudicado. De hecho, el inicio de obras es inminente. Un insulto a los ciudadanos.

Al menos, la reunión sí sirvió para una cosa. Para que los concejales del Acord de Fadrell se fueran a casa con el convencimiento de que la oposición vecinal al proyecto es real, que los vecinos no quieren que les destrocen la avenida, y que se sienten despreciados por un gobierno municipal que, una vez más, no escucha, no atiende, no hace. Y que tiene la osadía de convocarles a una reunión para no darles ni una explicación y para pasarles un vídeo promocional de la obra que no era más que un acto de propaganda.

Nada sobre el cierre de los cruces, sobre el corte del tráfico, sobre la ubicación de las plazas de aparcamiento que se pierden, sobre la la accesibilidad al colegio Consolación, el aumento del tráfico en las calles adyacentes, la eliminación de la valla perimetral del parque Rafalafena, las alternativas para llegar al centro de la ciudad desde la Marjaleria… y mil y una preguntas más que siguieron quedando en el aire.

Los vecinos de la avenida Lidón lo tienen claro. No a la reforma de la avenida. Lo vienen gritando por activa y por pasiva desde el mismo momento que se conocieron las intenciones de la alcaldesa, allá a finales del año 2019. Desde entonces, rodillo y silencio, demostrando que la participación ciudadana brilla por su ausencia, y que sus actitudes son más propias de regímenes totalitarios que de las democracias que aseguran defender. Ya sabíamos que no les gustaba nada pisar la calle y escuchar a los vecinos. Ahora, ha quedado más que acreditado. Bienvenidos al baño de realidad.

Whatsapp Telegram