domingo, 26 de septiembre, 2021  |  

- 21 julio, 2021 -

En esta ocasión ha sido por un ‘problema de humedades’ y el GMP denuncia la falta de intervención municipal.

En esta ocasión ha sido por un ‘problema de humedades’ y el GMP denuncia la falta de intervención municipal.

El ‘Museo al aire libre’ de Castelló pierde otra de sus emblemáticas fachadas, esta vez, se trata de la obra de Ripollés, que decoraba una de las medianeras de la Plaza de la Paz. Los vecinos acometieron la reforma para acabar con ‘las humedades’ y el GMP ha denunciado la falta de intervención municipal para proteger su patrimonio histórico y cultural.

EM/ Castellón Información

El primer ayuntamiento democrático de Castellón tras la dictadura, liderado por Antonio Tirado, puso en marcha a principios de la década de los 80 del pasado siglo una novedosa actividad para embellecer la ciudad. La iniciativa, además de dotar al casco urbano de un valor añadido, disimulaba las consecuencias del caos urbanístico de la capital de la Plana.

El ayuntamiento encargó a reconocidos artistas locales, la pintura de las paredes medianeras estableciendo un referente plástico de museo al aire libre.

Y será por eso, porque se trataba de sacar el arte a la calle, porque no se necesitaban permisos ni entradas para disfrutarlo, que pasaron los años y las décadas y aquel museo dejó de atenderse y de valorarse.

Aquellas fachadas que se habían convertido en enormes lienzos pintados comenzaron a desaparecer a medida que se construían nuevos edificios y que la ciudad sustituía antiguos inmuebles por otros más modernos, sin que se cuidara de protegerlos o conservarlos.

Una de esas obras al aire libre que ha desaparecido para siempre (y no ha sido la única), es la pintura de Ripollés que decoraba la medianera de uno de los edificios de la plaza de la Paz.

Se trataba, según indicaba el portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Sergio Toledo, de un mural de 600 metros. Al parecer las obras fueron encargadas para eliminar el problema de humedades del edificio. Lo triste es que nadie intervino para salvarlo, ni reconoció su valor… de hecho, no se le comunicó ni al autor de la obra.

El GMP ha acusado al equipo de gobierno municipal de descuidar su patrimonio artístico y cultural.

Según Sergio Toledo, “el desinterés de la izquierda, permitiendo que se pierda esta monumental obra de Ripollés sin ni siquiera advertir al artista y sin dar la posibilidad de restaurarlo, como se había hecho en otras ocasiones porque directamente se ha tapado, es una muestra más del desgobierno que hay en la ciudad, que no defiende lo que pertenece a todos los castellonenses”.

En el mes de mayo los Populares ya instaron a proteger otras obras del artista Juan Ripollés, que forman parte del patrimonio artístico de la ciudad. Cabe recordar que una de las obras del artista, una de sus esculturas, fue derribada por el viento. Aquel homenaje a las víctimas permanece en su rotonda en la entrada sur de Castellón, pero incompleta. Las palomas que formaban parte del conjunto escultural  llevan años acumulando polvo, tiradas y olvidadas en el Tetuán 14.

Whatsapp Telegram