Noticias Castellón
jueves, 18 de agosto del 2022 | Última actualización: 19:28

Suicidio demográfico

Tiempo de Lectura: 2 minutos, 30 segundos

Noticias Relacionadas

Miguel Ángel Cerdán. Profesor de Secundaria.

La edad media de contraer matrimonio se ha elevado desde mediados de los ochenta y sobre todo en la primera década del siglo XXI. En 1991 era de 28 años para varones y 25 para las mujeres. En el 2002 era de 32 años para los varones y 29 para las mujeres. Y en el 2008 era de 34 años para varones y de 31 para mujeres. Hoy incluso parece que ha aumentado, y nuestro índice de soltería supera el 50 %, el valor más alto de nuestra Historia.

Tal vez esto explique como la edad media a la que se tiene el primer hijo cada vez es más tardía, y como el índice de fecundidad, que ya desde los años 80 del siglo pasado estaba muy lejos del índice de reposición de generaciones, se sitúa en apenas 1,4 hijos por mujer, una de las cifras más bajas de Europa. Se considera que para que se repongan las cohortes demográficas cada mujer debe tener de media 2, 1 hijos.

Todo ello explica como nuestra pirámide de población tiene desde hace décadas forma de bulbo y por lo tanto es claramente regresiva. Aunque lo más grave no es eso; lo más grave es que según el INE y sus proyecciones de población a 10 años esta tendencia incluso aumentará en el futuro. Así, según el Instituto Nacional de Estadística, la Tasade Dependencia, especialmente la de mayores de 65 años, aumentará notablemente en nuestro país. De hecho, se indica que dentro de 10 años vivirá en España 1,4 millones de personas más mayores de 64 años, lo que supone un aumento de un 17,8 % con respecto a la actualidad. Y mientras, la población entre 20 y 44 años decrecería en casi 3,7 millones de personas. Ello, lisa y llanamente, indica que habrá cada vez menos personas trabajando por pensionista; sobre todo teniendo en cuenta que los grupos quinquenales que más aumentarán serán los de 70-74 años y 80-85. Y que no habrá solución ni a corto ni a medio plazo pues el índice de fecundidad no se prevé que se recupere.

En definitiva, nuestra Nación, España, se está suicidando demográficamente. Y lo está haciendo de forma acelerada. Y lo del suicidio debe entenderse de forma casi literal. Con estas perspectivas demográficas, será del todo imposible mantener nuestro actual sistema de pensiones y nuestro Estado de Bienestar. Y así mismo, con una población cada vez más envejecida cada vez descenderá más la productividad de nuestra Economía y por lo tanto nuestra competitividad como país. Y por lo tanto el círculo vicioso será cada vez más grande.

Es por ello por lo que los políticos deberían acometer cuanto antes un Pacto de Estado para remediar esta situación. ¿Serán capaces de pensar más allá de sus narices?