Miércoles, 3 de junio, 2020  |  

- 30 abril, 2018 -

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y jubilado. El pasado jueves día 26 de Abril, fui invitado y tuve el gusto asistir a un acto... VOX: ¿Reencarnación del PP de Aznar?

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y jubilado.

El pasado jueves día 26 de Abril, fui invitado y tuve el gusto asistir a un acto organizado por VOX en el hotel Jaime I de Castellón, donde Santiago Abascal y Ortega Lara, expusieron con absoluta naturalidad y sin subterfugios, las líneas maestras de esta formación política, huyendo en todo momento de la tentación de expresarse en los términos que hoy se consideran “políticamente correctos” para, centrarse exclusivamente en el ideario de su formación.

Al terminar su exposición y tras responder con claridad meridiana a cuantas preguntas les formularon los asistentes al acto, llegué a la conclusión de que estaban ofreciendo en gran medida y salvo pequeñas discrepancias un programa electoral muy similar al que ofreció José María Aznar a los españoles a finales del siglo pasado, cuando derrotó en las urnas al último Gobierno socialista de Felipe González.

Los principios éticos y los referentes a Economía, Educación, Justicia y Sanidad, apenas presentaban diferencias de matices y tan solo en el tema de política autonómica ahora VOX se manifiesta predispuesta a acabar con las estructuras existentes en la España de las Autonomías, probablemente porque durante estos últimos 25 años, el deterioro de la misma ha sido evidente y la cesión de competencias a las Comunidades Autónomas, ha traído consigo la confrontación y distanciamiento de todas ellas del concepto de “Nación Única” para retrotraernos a las “Taifas” en los que nos hemos convertido, mirándonos cada uno de nosotros nuestro propio ombligo y olvidando que todos pertenecemos a España y tenemos la obligación moral de pensar en la igualdad entre todos los españoles y en mejorar las condiciones de vida y la convivencia de todos nosotros.

Otra cosa fueron los errores posteriores durante sus los dos Gobiernos de Aznar, en los que permitió la creación de una Academia Valenciana de la Lengua para inundar de catalanismo todas nuestras instituciones culturales valencianas en pago al apoyo de Pujol a la gobernabilidad y otras concesiones en temas de IVA y financiación autonómica.

Les puede sonar raro, pero me sentí identificado en todo momento con todas las ideas que expresaron, salvo raras excepciones.

Y mi pregunta al final hubiera sido: ¿No representan mucho mejor estas personas el ideario socio-político del PP de lo que lo hace Rajoy?

 Mis primeros contactos con gente de VOX, fueron a raíz de compartir tertulias radiofónicas con Llanos Masso antes en Es Radio Castellón y desde hace unos años también con Luís Cisneros en Castellón Información y Villarreal Informació, así como en mis frecuentes intercambios de ideas con Pepe Aymerich.

Hubo siempre una sintonía de criterios, que nos hacían defender con mayor o menor pasión, las ideas sobre las que debatíamos, frente a un evidente deterioro de conceptos para nosotros innegociables de otros de nuestros compañeros de tertulia.

Por eso precisamente, acepté asistir a los actos de VOX en Castellón, en cada una de las ocasiones en las que se me invitó.

A lo largo del último año, estuve en la presentación en sociedad de su sede, modesta pero muy digna en el corazón de la capital, en el primer acto al que acudió Santiago Abascal.

Allí éramos apenas unas 30 personas, pero ya me quedaron bastante claros los conceptos fundamentales de la formación a través de su exposición.

Unos meses después no pude asistir por indisposición a su segundo acto, aunque pude preguntar a través de Pepe Aymerich una duda que yo tenía y a la que respondió directamente Abascal, sin dejar lugar a dudas y me dijeron que eran unas 100 las personas asistentes.

El jueves día 26 el Salón de Actos del Hotel Jaime I presentaba un lleno a reventar, estando ocupadas todas las sillas disponibles y con bastante gente en pie, calculando yo la asistencia por encima de las 450 personas.

En la primera reunión había unos cinco veinteañeros, quizás diez entre los veinte y los cuarenta y los otros quince todos de una digna tercera edad.

El jueves las proporciones ya no eran tan exageradas a favor de la tercera edad, y había un mayor equilibrio de las tres edades, lo cual en mi opinión es mucho más positivo, ya que significa que no solo los decepcionados “carrozas” del PP de Rajoy sentíamos interés en las propuestas de VOX, sino que estas iban filtrándose en todos los españoles de todas las edades, tan decepcionados como nosotros, de todos los partidos políticos del arco parlamentario actual.

Pero intentado ser pragmático en la medida de lo posible, yo me pregunto con quien podrán llegar a coaligarse o formar Gobierno en un futuro no muy lejano, si tal como yo presumo, VOX entra a formar parte de nuestras instituciones municipales, autonómicas o estatales a partir de 2019.

Llegados a ese punto, van a encontrarse dentro de unos meses, metidos de lleno en la vorágine de tener que apoyar o ser apoyados por otros partidos con representación en todas esas instituciones.

Ayer definió perfectamente Santiago Abascal, los perfiles de todos ellos y los clasificó del siguiente modo a grandes rasgos: Los que se empeñan en destruir España, rompiéndola en mil pedazos.

Con estos muy poco hay que hablar ni pactar, porque sus objetivos nada tienen que ver con los de VOX y no hay posibilidad de acuerdos. Los indeterminados que consideran que España es un concepto discutible.

Pocas posibilidades de acercamiento hay con el PSOE de Zapatero y Sanchéz, cuyos planteamientos son tan inconsistentes como cambiantes. Un PP que ha perdido el norte y sus principios, que ahora son los nuestros pero no los de Rajoy

Con un PP sin Rajoy, regenerado y libre de la mochila de corrupción si cabrían posibles acercamientos o pactos de buena fe.

Los partidos emergentes como Ciudadanos.

En principio ellos van a ser quienes recojan la mayor cosecha de los decepcionados del PP y del PSOE dejando sólo para Podemos (a quienes yo incluyo en el punto 1) la franja de la extrema izquierda mas radical del PSOE.

Nunca he pertenecido a ningún partido político, porque siempre he querido poder opinar sin el lastre de vínculos partidistas.

Pero en estos momentos, solo hay dos opciones para Gobernar en España.

O un Frente Popular formado por los puntos 1 y 2, o un Gobierno en torno a los otros tres grupos.

Sean consecuentes en sus campañas electorales.

No renuncien a sus principios (que son los míos) pero no pongan un énfasis excesivo en atacar a los más cercanos a ustedes, por derivar unos pocos votos de unos a otros.

Presenten su programa con la brillantez que lo han hecho aquí en Castellón y verán como evolucionan muy rápidamente, asentándose con fuerza como opción de Gobierno.

Pero que sus cañones no apunten a la proa de sus semejantes, sino a la de sus enemigos, que son en definitiva los enemigos de la España que ustedes defienden.

Convenzan a sus semejantes y combatan a sus enemigos, pero no confundan a los unos con los otros.

¡LES DESEO TODA LA SUERTE DEL MUNDO!

Google+
Whatsapp Telegram


  • Miguel lo que ocurre es que Santiago Abascal fue del PP y estuvo en gobiernos como el de Madrid despues de sus colaboraciones en el Pais Vasco, y como buen politico si no comulga con su partido tiene dos opciones a bajarase los pantalones y vivir del cuento o contribuir a la formación de un nuevos partido, pero lo mas importantes es que el mensaje ha entendido como se debe de decir al ciudadano las cosas claras. rasas y de tu a tu aunque no se coincida en su totalidad, algo que los políticos actuales ni saben ni quieren, , si no se desvian y por eso reclama que se les indique si se salen de su ruta se lo hagan saber poco a poco y pasito a pasito sera posible tener a alguien que ponga las cosas en su sitio, y evidentemente le saldran alguna rana eso es imposible detectar al principio.

    Responder

  • Espero y deseo que Santiago Abascal no se desvíe como lo han hecho antes o después todos los líderes

    Responder

  • VOX en sus inicios predicaba contra el aborto. Clamaba contra él y prometía abolirlo. Pero entre sus filas debe de haber muchos partidarios de esa aberración y cambió su programa electoral soslayando el tema. Ahora dicen que defienden la vida humana a partir del momento del nacimiento. Para eso ya tenemos el código penal y no precisamos de partidos políticos. Me temo que esta gente lo que busca son votos aparcando el compromiso con los propios ideales. Es decir, más de lo mismo de siempre. Yo no les votaré.

    Responder

    • Carlos estás en un error,en Vox defendemos la vida en todas sus etapas desde la concepción hasta la muerte natural.

      Responder

  • Carlos , estas en tu derecho.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *