Domingo, 17 de noviembre, 2019  |  

- 16 junio, 2019 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Ese proverbio se podría aplicar con toda la razón a Ciudadanos. Acabados los procesos de composición de... Siembran viento y cosechan tempestad

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Ese proverbio se podría aplicar con toda la razón a Ciudadanos.

Acabados los procesos de composición de los ayuntamientos en toda España, si hay un partido que ha salido perjudicado en todos los pactos electorales municipales (considero que algo parecido ocurrirá en los autonómicos) es el anaranjado.

Ese empeño irracional en no consentir sentarse en la misma mesa con VOX, obligando al PP a pactar por separado con el partido de Abascal unos acuerdos básicos y con ellos otros han conseguido que “el vaso de la paciencia” del único concejal del partido de derechas (sin complejos por serlo) decidiera acabar con ese circo (impuesto por Valls a Rivera y aceptado por este) y en el momento de votar en Burgos desobedeciera las instrucciones recibidas desde la dirección del partido y en vez de votar al candidato de Ciudadanos, se votó a sí mismo, y de esa forma fue investido como alcalde el cabeza de lista del PSOE.

No sé si como consecuencia de eso o por generación espontánea en Melilla, el único concejal de Ciudadanos, fue investido alcalde con el apoyo de los votos de todos los concejales socialistas restantes, ya que los del PP que quedaron a uno de la mayoría absoluta y con eso, Imbroda, el inveterado alcalde popular de la ciudad durante muchas legislaturas, montó en cólera y acabó insultando a todo lo que se movía a su alrededor.

La actitud de Ciudadanos, va a tener consecuencias muy negativas para ese grupo al que desde la izquierda se le denomina “las tres derechas”.

Debieron de saber que es muy positivo siempre recordar que “la unión hace la fuerza”, en vez de promocionar entre fuerzas afines el “divide y vencerás”.

Cuando generas la división entre los tuyos, potencias al enemigo intentando debilitar al adversario, pero eso por lo visto nunca se lo han explicado a Alberto Rivera.

Lo irá aprendiendo a fuerza de ir perdiendo impulso entre los electores.

Burgos, la ciudad origen de la Reconquista del Cid, tiene un valor mucho mayor, que una Melilla en la que va a sufrir lo indecible su alcalde, que tendrá que estar cubriéndose las espaldas de esos amigos que le han aupado al poder, pero trataran de triturarle en cuanto puedan.

Y es que los españoles, seguimos haciendo real aquella frase que popularizó hace casi medio siglo Rodolfo Martin Villa, “cuerpo a tierra que llegan nuestros amigos”.

Es decir, que es mucho más peligroso y dañino el “fuego amigo y  su puñalada por la espalda”, que el ataque frontal de tu enemigo.

La Historia se repite mil veces y los españoles no queremos aprender de ella.

Albert Rivera se ha dejado manipular por Macron, que le mandó como un regalo envenenado a Manuel Valls (maestro en el arte de fracasar en Francia) para generar dentro del partido una dicotomía perniciosa.

La mitad de los concejales (los tres afines de Valls y patrocinados por él) apoyan a Ada Colau y consiguen que repita de alcaldesa de Barcelona.

Los otros tres, los genuinos del partido, se negaron a apoyar esa decisión.

Ya tenemos el poder municipal de Ciudadanos en Barcelona partido en dos mitades con todo lo negativo que eso aporta a los intereses del grupo.

O Albert Rivera prescinde de Valls y lo devuelve empaquetado a Francia o muy pronto éste montara “su propio chiringuito” para disputarle su cuota de poder en Cataluña.

Los deseos de Valls, poco o nada tienen que ver con los intereses del partido en el que se ha refugiado.

No puedo entender cómo se puede satanizar a VOX al servicio de Macron y Valls, en vez de incorporarlo a las mesas de negociación, para incrementar el potencial político del centro-derecha frente a las veleidades evidentes y demostradas de la izquierda socialista y radical con los nacionalismos catalanes y vascos, que tantas manos le han tendido a los terroristas de Bildu.

Creo que o reacciona Ciudadanos o incluso en las próximas elecciones catalanas, que no tardarán mucho en tener lugar van a perder la supremacía como partido más votado en Cataluña y a partir de ahí, sólo les quedaría una caída libre en el resto de España, por no haber sabido conjugar adecuadamente el hecho de poder representar simultáneamente a catalanes y españoles, pensado en lo mejor para el total del Estado Español.

Hasta la semana que viene

Google+
Whatsapp Telegram


  • Que sería de mi en la distancia sin las opiniones de Michel y de Luis Cisneros. Un abrazo

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *