Viernes, 10 de julio, 2020  |  

- 28 junio, 2020 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Cuando algunos amigos y muchos conocidos en mi entorno más próximo, suelen preguntarme las razones de mis... Ser valenciano, español y europeo

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Cuando algunos amigos y muchos conocidos en mi entorno más próximo, suelen preguntarme las razones de mis simpatías por VOX, mi respuesta suele ser sistemáticamente idéntica:

“Porque VOX defiende mis principios con solvencia, sin complejos y sin dejarse condicionar por el oportunismo circunstancial de ‘Lo políticamente correcto’  del momento”

Siempre me he definido como un ciudadano del mundo como consecuencia de mis vivencias y de unas circunstancias personales y profesionales muy peculiares que me obligaban a integrarme del mejor modo posible en todo tipo de culturas, sociedades, razas y religiones sin obligarme nunca a renunciar mis convicciones y eso aunque muchos puedan pensar otra cosa, me hizo muy tolerante con los tolerantes y muy intransigente con los intransigentes.

Siempre me he sentido muy valenciano y muy español y desde que España se integró en la Unión Europea, me he sentido profundamente europeo al comprender que ese proyecto internacionalista, es el más sólido y adecuado para todos los españoles y europeos defensores de la democracia, los derechos humanos y la solidaridad internacional, siempre que se respetaran los derechos y las leyes que regían en nuestra nación única española y en nuestro proyecto común europeo.

Cualquier movimiento centrífugo, que trate de dinamitar a España o a Europa desde dentro, nunca lo comprenderé ni lo apoyaré, por eso no comprendí las razones de ser del Brexit ni las de los movimientos independentistas catalanes y vascos, para dinamitar a Europa y España debilitando esos dos proyectos tan innegociables para mí y creo que también para VOX.

La articulación de una España Autonómica en nuestra Constitución, me creó la duda de si su nacimiento y origen se basaban en el convencimiento por parte de la mayoría de quienes lo firmaron o del oportunismo de sus minorías independentistas, que vieron en las Autonomías un primer paso hacia la posterior desintegración en una España Federal y finalmente en una Nación de Naciones que sería el peor de los finales.

Por eso muchos españoles entre los que me encuentro, dudamos siempre sobre el Objetivo Final y cada paso que fueron dando PSOE y PP trasfiriendo competencias del Estado Central a las autonomías, lo considerábamos como una pequeña traición adicional con el objetivo determinado de conservar su poder estatal a costa de debilitarlo cada vez un poco más, dando alas a unos independentismos cuyo objetivo final era la ruptura de España como nación única.

El nacimiento y potenciación de VOX, ha girado en torno a una oposición frontal a toda esa política casuística de cada momento y a defender lo que millones de españoles de mi generación veíamos venir pero no supimos transmitir a nuestros hijos y que por lo visto han entendido mejor la generación de nuestros nietos, habida cuenta de la enorme simpatía que ha despertado VOX entre las nuevas generaciones de adolescentes y jóvenes universitarios con criterios formados en base a ese convencimiento.

Precisamente las reticencias políticas contra VOX en estos momentos, vienen fundamentalmente de la izquierda radical social-comunista, que les considera la única fuerza que ha sabido plantarles cara a todo el empeño puesto por el frente populismo actual, a enfrentarnos a todos los españoles, mujeres contra hombres, laicos contra creyentes, homosexuales contra heterosexuales e incluso alguno de sus “iconos mediáticos” en Tele 5 y en un programa que debería de estar totalmente despolitizado por ser “pura telebasura”, salió por peteneras para decir que su programa era sólo de  “Rojos y maricones” con lo que acabó definiendo perfectamente los principios en los que se basa la ética y la moral de estos medios de comunicación, sin que hasta la fecha se le haya destituido ni haya salido ningún responsable de la empresa a poner en entredicho a ese pobre hombre cuyo valor fundamental en su vida parece centrarse en ser Rojo y Maricón.

Seguramente porque esos  dos valores, le han sacado de su mediocridad personal e intelectual, para convertirle en otro multimillonario de la mentira y el odio, a imagen y semejanza de los que lideran Podemos con el indigno consentimiento del PSOE, que además les riega de subvenciones multimillonarias.

Estoy seguro que dentro de VOX habrá pocos rojos, porque no encajarían sus valores con los de este partido, pero sin duda habrá homosexuales, tanto hombres como mujeres que vivirán su sexualidad como algo íntimo y personal, sin intentar hacer un proselitismo absurdo.

En VOX estoy cansado de escuchar a sus líderes, decir que hay que perseguir al delito y castigar al delincuente severamente, siendo mucho más exigente en las penas de lo que lo son el PSOE y Podemos.

El delito no tiene género ni sexo, como pretenden ellos con sus leyes.

Y el español bien nacido, digno, responsable y con sentido común, no puede ni debe renunciar en ningún caso a su condición de español, europeo o ciudadano de cualquiera de nuestras regiones y orgulloso de serlo, porque sólo así podrá servir a la nación en la que nació y a la única entidad supranacional que le defenderá dignamente con los mismos valores y criterios que se han defendido en Europa a lo largo de más de cinco siglos, colocándonos como referencias mundiales de democracia, derechos humanos, justicia, libertad y respeto de las Leyes que nos hemos dado en cada momento, sin prostituirlas a nuestros gustos o caprichos como se está intentando en los últimos años incomprensiblemente.

Hasta la semana que viene amigos. 

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *