Miércoles, 16 de octubre, 2019  |  

- 20 septiembre, 2019 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.  Acabo de ver la entrevista publicitaria, ofrecida gentilmente por ‘La Sexta’ a Pedro Sánchez. No sé si en... ¡Pedro Sánchez no tiene solución!

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. 

Acabo de ver la entrevista publicitaria, ofrecida gentilmente por ‘La Sexta’ a Pedro Sánchez.

No sé si en su calidad de presidente en funciones o de candidato del PSOE a las elecciones del próximo 10 de noviembre, en su enésimo acto electoralista, desde que decidió ya hace unos meses, en ir a unas nuevas elecciones en noviembre.

Desde que sacara su escuálida mayoría minoritaria, con el peor resultado conseguido nunca por nadie en unas elecciones generales desde la llegada de nuestra nueva Democracia, este pobre vanidoso en el que no sé si domina su autoestima sobre su ignorancia o es al revés, se quedó sentado en su sillón en la Moncloa, alternándolo con algunas visita turística por el mundo con su señora , a gastos pagados, pero sin mover un dedo para  negociar con las demás fuerzas políticas que le podrían apoyar o abstenerse para investirle como presidente del Gobierno.

‘Don Tancredo’ Sánchez, como el autentico soñador y visionario que es, pretendía que se le rindiera pleitesía y se le regalara la posibilidad de formar un Gobierno monocolor socialista por su cara bonita, con el apoyo de Podemos y la abstención de todos los independentistas y filo terroristas.

No cabía otra posibilidad, después de sus actitudes con el último Gobierno de Rajoy, habida cuenta de que desde el primer momento Albert Rivera escribió en su propia frente, la misma leyenda que Dante Alighieri pusiera en la entrada del infierno a los pecadores:

Pedro pierde toda esperanza 

Pablo Iglesias, sabedor de que era necesario e imprescindible, le exigió a Pedro un Gobierno de Coalición y éste solo le regalaba unos pocos cromos de Panini, para la colección de futbolistas de sus gemelos y a partir de entonces la suerte estaba echada.

Habría nuevas elecciones, porque entre Tezanos, Ivan Redondo y el optimismo iluso de este hombre, llegaron a la conclusión de que si las había, el PSOE se iba a merendar en un solo bocado a la mitad de Podemos y a la otra mitad de Ciudadanos y con esa mayoría absoluta o casi absoluta ya podría eternizarse en la Presidencia del Gobierno de España hasta mitad del siglo XXI.

Y en un alarde de estupidez sin límites, hoy inicia su nueva campaña electoral en La Sexta, repartiendo responsabilidades a todo lo que se mueve, tratando de venderse como la víctima propiciatoria de la izquierda a su izquierda y de todo el resto del centro-derecha.

El no asumía ninguna responsabilidad.

Se había cansado de criticar a Rajoy por no mover un solo dedo para ganarse su propia investidura, pero asume como natural que a él se la tenían que regalar a cambio de nada y su venganza es ‘no hacer nada por ganarla’.

Mi pregunta sería hoy, si le tuviera delante:

¿Quién cree usted que le va a votar si no saca mayoría absoluta?

Después de los mandobles que ha repartido hoy a diestra y siniestra, intentando ‘ganar la mayoría absoluta’, ha generado millones de enemigos  y adversarios por su cinismo y capacidad de mentir y creerse usted mismo sus mentiras.

No sé el daño que podrá hacerles usted a Podemos y Ciudadanos, sus vecinos más próximos a derecha e izquierda suya, pero no tengo la menor duda de que ellos le van a buscar a usted su yugular para desangrarle y mucho me temo que la tiene usted muy vulnerable.

No tiene crédito ya ni entre los suyos, miente cada vez que trata de justificarse o de justificar lo injustificable, olvidándose de lo que dijo apenas unos días antes y desdiciéndose.

Su imagen pasa de ser engolada a ser patética, cuando le hacen una pregunta directa y usted sale corriendo a los Cerros de Úbeda, para no contestar aquello que sabe que es verdad, pero le incomoda reconocer.

Su lenguaje gestual es tan pobre como su cerebro y sus reflejos se limitan a una serie de respuestas que se le preparan, para que las suelte vengan o no vengan al caso y que suelen acabar en tachar de fachas o extrema derecha a todo lo que no le gusta y en último extremo en sacar a Franco del Valle de los Caídos, cuando saldrá usted mucho antes de Moncloa, en plena juventud, pero sin ninguna gloria, porque su paso por el Palacio habrá sido tan efímero como lamentable.

Creo que no sabe donde se ha metido esta noche, ni un solo Independentista le va a apoyar, después de lo que ha dicho sobre la sentencia del 1 de Octubre ni nadie de PODEMOS mientras esté Pablo Iglesias, ni nadie de Ciudadanos con Albert Rivera, solo ha respetado un poco a Pablo Casado, que no creo que renuncie a ser Presidente para regalarle a usted ese privilegio y menos que nadie Santiago Abascal que le conoce a usted mejor que nadie y nunca se dejaría engañar por una persona tan boba e ignorante como es usted.

Rece si es creyente, para que Dios obnubile a diez millones de pobres ignorantes españoles para que le voten, porque  si no consigue usted una mayoría absoluta o sólo necesitara el voto del PNV, que siempre los tiene en venta para el mejor postor, no le van a quedar más alternativas, ni siquiera con el voto fragmentado del centro derecha.

Si además como ya sugería yo en las anteriores elecciones, se unen para el Senado PP, Cs y Vox e incluyen en las listas a un candidato de cada partido en los tres primeros lugares en un ‘España suma senatorial’ y votan los votantes de los tres partidos legalmente a sus tres primeros candidatos de todas las listas, se van a quedar ustedes sin poder ni en el Congreso ni en el Senado y usted será recordado como el más insensato e incapaz de todos los Presidentes de Gobierno que haya tenido la Democracia Española en el último medio siglo y eso que era difícil superar la torpeza y estupidez de Zapatero.

Sé que asumo un riesgo importante, al ser tan tajante en mi apreciación, pero no lo vea como la opinión de un español de derechas (que lo soy) sino como de un español que analiza y evalúa cada una de sus actitudes y no tengo la menor duda de que a usted ‘le patinan las neuronas políticas impulsadas por una egolatría propia de los genios’.

¡Usted es lo que yo llamo un ‘político tampax’, que estuvo en el sitio oportuno, en el momento adecuado! 

El tiempo dará o me quitara razones, pero creo que usted nunca llegará a ser Presidente del Gobierno elegido.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *