Domingo, 22 de septiembre, 2019  |  

- 23 agosto, 2019 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado Las ONG´S se han empeñado en desprestigiarse y acabar con la confianza de todos los españoles de... Ocean Viking tras el Open Arms

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado

Las ONG´S se han empeñado en desprestigiarse y acabar con la confianza de todos los españoles de buena fe, que normalmente antes canalizaban sus ayudas solidarias a través de ellas.

Acabada la pantomima del OPEN ARMS la semana pasada y confiscado su barco por la Fiscalía Italiana una vez desembarcados todos los inmigrantes que iban en ese cascaron sin alma en que se había convertido el barco de bandera española, tenemos en todos los medios de difusión al OCEAN VIKING de “Médicos sin Fronteras” (este no es abanderado por España) que ha recogido a más de 350 inmigrantes mas en el  Mediterráneo Libio, para poner rumbo a Europa.

Aún no se ha acabado de solucionar un problema por la Unión Europea y ya se presenta el siguiente, de solución tan difícil como la del primero.

Tengo la absoluta convicción (hasta que se me demuestre lo contrario) de que se ha montado una estructura mafiosa basada en la solidaridad de los bien intencionados, por la que unos desalmados han creado una especie de Cruceros de la Miseria, para enriquecerse, sin el menor escrúpulo con la miseria y sufrimiento de unos seres humanos que se juegan “cara a y cruz” su vida desde sus países de origen hasta Europa, a cambio de lo que para ellos es una autentica fortuna y que han de pagarla en origen y en cada escala que hagan, hasta llegar a su Dorado Europeo.

No es ni comprensible ni admisible, que con los miles de barcos que circulan por el Mediterráneo Occidental casi nadie encuentre pateras llenas de inmigrantes perdidos a pocos kilómetros  de las costas libias, y siempre sean los mismos barcos quienes recogen a las víctimas de los naufragios o a los pobres inmigrantes flotando en pateras a la deriva.

Ya caben muy pocas dudas, de que son viajes organizados y de que los puntos de encuentro están pactados de antemano, es decir que esos “barcos solidarios” son instrumentos necesarios para el tráfico de seres humanos.

Una especia de barcos negreros de los siglos XVII y XVIII, que en vez de dirigirse desde las Antillas o África a Norte América o Gran Bretaña, cargados de negros secuestrados en sus lugares de origen para ser vendidos en los mercados de destino, ahora se les cobra un precio desorbitado para ellos antes de cada escala, y no se les hace remar para llegar a un destino incierto ilegalmente.

Otra clase de tráfico de seres humanos, pero una muestra más de la explotación del hombre por el hombre, que tanto trataba de atacar el comunismo del siglo pasado y que ahora el neo comunismo trata de ignorar e incluso les defiende, no sé si consciente o inconscientemente.

Es un flujo ilegal de inmigrantes (no de refugiados).

Cuando llegó el Acuarius a España, se demostró fehacientemente que de las 26 nacionalidades que llegaron a Valencia, ni una sola de ellas estaba en estado de guerra civil en su territorio y así se publicó.

No se trata de refugiados políticos, aunque así lo quieran hacer ver los interesados en ello.

Son sencillamente inmigrantes ilegales que se ven obligados a delinquir para sobre vivir.

Los más afortunados encuentran algún puesto de trabajo digno y van acomodándose y se integran como pueden.

Ese debería de ser el camino a seguir.

Inmigración legal, con contratos de trabajo para incorporarse al tejido industrial o comercial legal en España.

Pero lamentablemente, salen de una forma de esclavitud en sus países de origen, para caer en manos de una mafia de tráfico de personas para llegar aquí y una vez aquí otra vez la mafia del mercado negro, de los “manteros” que venden productos copiados y perjudican a la industria y comercio legal en España, es el “modus vivendi” de la “clase media de esos inmigrantes” porque por debajo de ellos quedan todos los que viven del delito, del robo, de la prostitución o sencillamente son captados para fines peores aún como el terrorismo internacional islamista.

Los que llegan aquí  de momento son los más jóvenes, los más fuertes y que mejor soportan las vicisitudes de un viaje a ninguna parte, porque salen sin saber donde llegaran.

Los casi dos mil millones de africanos que se estima hay hoy, no caben en Europa y mucho menos en España pero eso apenas se escucha decirlo a nuestra clase política, más preocupada de no ser calificada de xenófoba que de afrontar un problema de muy difícil solución.

Cada día que pasa es una posibilidad menos de solucionar el problema, porque se hace crónico y nadie en Europa sabe cómo “ponerle el cascabel a ese gato de la inmigración”.

Por supuesto es un problema que no va a solucionarse sólo, si se deja encima de la mesa.

Pero cuando mas africanos y musulmanes tengamos dentro de Europa, más fuerte será ese Caballo de Troya que acabara con nuestra civilización y nuestra cultura y acabará por imponer la suya.

Demos tiempo al tiempo.

Yo no lo veré, quizás mis nietos empiecen a sentirlo y mis biznietos a padecerlo….y sus biznietos cabe la posibilidad de que tengan a emigrar a África o a Marte para buscar un futuro mejor.

Y mientras la Historia ira acabando con las civilizaciones dominantes, que desaparecen fruto de su propia incompetencia  para solucionar sus problemas.

Hasta la semana que viene amigos, si Dios quiere.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *