Domingo, 24 de mayo, 2020  |  

- 8 mayo, 2020 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. En la vida, todos tenemos la obligación de ser consecuentes, si no queremos ser ridículos. No se... Exigían transparencia en la oposición y ahora se vuelven opacos

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

En la vida, todos tenemos la obligación de ser consecuentes, si no queremos ser ridículos.

No se puede exigir a los demás ser transparentes en el ejercicio del Gobierno, para luego recurrir tu a todo lo contrario, es decir a ser opaco, cuando te llega el turno de gobernar.

En esto, el Gobierno social-comunista que tenemos, debe de tener masters auto concedidos porque se atreven a todo, confiando en que los medios de comunicación de todo tipo, que subvencionan y compran espléndidamente, ni les denuncian ni publican nada que pueda afectarle negativamente.

Yo lo voy a hacer, desde este medio digital, porque me parece vergonzoso el ejercicio indigno de manipulación y ocultismo de datos que pueden perjudicarles.

Y para ello nada más útil, que recurrir a ejemplos, vividos desde la existencia del Estado de Alarma y a su amparo

1) Publicar los nombres de sus asesores

2) Cada vez que toman una decisión controvertida, se amparan en ese término tan recurrente como absurdo, que son los asesores competentes, pero nunca dicen quien son esos asesores, con lo definitivamente nadie se hace responsable de las muchas barbaridades que están haciendo continuamente.

3) La identidad de las firmas contratadas

Han comprado miles de millones de euros en material sanitario, que han sido estafas evidentes y cuando se ha querido analizar quienes eran los proveedores o intermediarios autorizados, en muchos casos se ha llegado a empresas inactivas, a otras que en los últimos años habían tramitado compras o ventas por cantidades ridículas, cuando ahora se les concedían millones, a otras cuya razón social ya ni siquiera existía pero siguiéndole la pista periodistas de investigación llegaron a Suiza con idéntica denominación a cuyo final se añadía “gmbh” que viene a ser la terminología germánica de nuestras sociedades anónimas o de responsabilidad limitada.

Incluso, se limitaron a poner “desconocido” en el nombre, dirección NIF de la empresa beneficiada.

4)Cambiando los criterios a su interés

En este caso, quizás el más exagerado y lamentable por lo reciente, se ha llevado a cabo esta misma semana, cuando el Gobierno, para minimizar el número de contagiados, decidió sacar de sus listas a partir del 4 de mayo, a los que figuraban como tales a través de los test elementales de anticuerpos.

Al facilitar los datos el Ministerio de Sanidad en la Comunidad Valenciana, apenas aparecían una decena, mientras que cuando los facilitaba simultáneamente la Consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana sumaban creo recordar que 140.

El dato, como tantas veces hubiera pasado inadvertido, pero al preguntárselo a Ana Barceló, corazón de buena alma ella explicó que los había contabilizado como se hacían normalmente y el Gobierno de Madrid, había cambiado las normas anteriores excluyendo a los casos anteriormente mencionados por mí.

Ahora me explico yo la razón por la que el Ministerio de Sanidad del filósofo catalán, no procedía a hacer esos test a todos los españoles, ni facilitaba que se hicieran por prescripción médica de la Seguridad Social.

De hacerse así, se sabría realmente el número de contagiados y les constaría en los registros de la Seguridad Social, con lo se incrementaría exponencialmente el número de positivos asintomáticos.

Me parece de una inmoralidad rayana con el delito, todos estos cambalaches, para ocultar lo que debía ser transparente, como de hecho lo es en el resto de países de nuestro entorno europeo.

Todos los demás países (no sé si incluso Italia), trataron de conocer la situación real de la pandemia, a través de test generalizados para todos sus ciudadanos, teniendo localizados a todos, para evitar contagios masivos.

Aquí, tenemos el mayor índice mundial de muertos por millón de habitantes y seguimos sin dar ese paso.

Sin el menos género de dudas, ahora con la desescalada acelerada para evitar males mayores en economía, tendremos a millones de vectores de contagio sin localizar que en mi opinión pueden desencadenar en pocos meses otro brote incluso más virulento que el que estamos viviendo, pero no les quepa la menor duda de que llegado ese caso, ya tienen al culpable a señalar.

Seremos los españoles por no haber seguido las pautas marcadas por el Ministerio de Sanidad de este lamentable Gobierno, que no sólo ha malversado y derrochado miles de millones en material inservible importado, cuando pudo comprar gran parte en el mercado nacional, que ha exportado a otros países lo que su Gobierno no ha querido comprarles.

Toda esta información que les proporciono, la he conseguido informándome y atando cabos tanto en medios de comunicación españoles como extranjeros.

Porque el Gobierno que tanta transparencia había exigido cuando era oposición, ahora no la ejerce y al contrario al amparo de su Estado de Alarma sutilmente utilizado, lo ha convertido en su mejor escudo opaco.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Su analysis es puramente politicologie y no objetivo lo q

    Responder

  • Pues dígame usted cual de los datos que aporto es inexacto o falso,para rebatir lo que yo apunto..
    Descalificar a los informan con datos precisos es propio de los resentidos con el estómago llenado por los criticados o por los ignorantes que llevan puesto el cabestro que les impide leer o escuchar

    Responder

  • F.M. Batallar. Sueca 1944. Antiguamente Técnico Frutero ahora Técnico en Logística Sanitaria. Experto Politólogo autoproclamado.. Ha vivido mucho pero ha leído poco. En un libro titulado El arte del Comercio escrito en el siglo XVI el autor recomienda qué el comercio no se debe mezclar con la política.

    Responder

  • Te esperaba Hipatia,porque si no vienes a meterte conmigo cada semana,no cobraras.
    Ya ves,también ayudó a crear trabajo retribuido hasta después de jubilarme.
    Hasta la semana que viene “colaborador’.

    Responder

  • La diferencia entre tú y yo,esta en que yo doy la cara y denunció los hechos que me parecen denuncia les con mi nombre y apellidos que tú tan bien conoces.
    Tu eres una cobarde comadreja que me otorga títulos que no tengo desde el anonimato.
    Es la diferencia entre no tener nada que esconder ni de lo que avergonzarse y ser un pobre cobarde y miserable,pero ya estoy acostumbrado a torear con gentuza como tú.

    Responder

  • Pobre abuelito qué mal te tiene que haber tratado la vida para que ahora te dediques a insultar a la gente. Das pena.

    Responder

  • Dime qué insulto has recibido enis comentarios.
    Lamarte cobarde comadreja es simplemente describir tu actitud al no dar la cara como lo suelen hacer los hombres que se visten por los pies.
    Y en una cosa tienes razón,soy un abuelito y estoy encantado de serlo,pero seguro que tú envidiaras algún día llegar a ser la.mitaf de feliz de lo que yo he sido,soy y seguiré siendo hasta que Dios quiera.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *