Viernes, 22 de noviembre, 2019  |  

- 17 octubre, 2019 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Estoy convencido de que mis lectores, con su agudeza habitual, habrán sabido identificar sin la menor duda... Entre el pirómano bombero y Don Tancredo hunden España y Cataluña

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Estoy convencido de que mis lectores, con su agudeza habitual, habrán sabido identificar sin la menor duda a los dos personajes de la cabecera de esta columna, porque son inconfundibles.

Quim Torra, un personaje despreciable que se ha permitido a lo largo de su vida insultar a los españoles sin el menor respeto, ni razones que le avalen para ello, ahora se nos ha revelado como lo que es en realidad.

Es el pirómano, que incitó a los terroristas de los CDR pidiéndoles que “apretaran” al salir la sentencia condenatoria de los delincuentes políticos y principal promotor de todos los incidentes que tienen a Barcelona especialmente, pero también a otras ciudades catalanas, en llamas ya varios días y sobre todo noches.

Pero curiosamente y por ser también el Presidente de la Generalitat de Catalunya, es el responsable del cuerpo de los bomberos –en este caso el Cuerpo de los Mossos de Escuadra– que han tenido que ir a apagar todos esos incendios o a impedir que ardieran.

Ese esperpento que lleva siendo el Gobierno de Cataluña, desde que Zapatero les invistiera de un poder difícil de revocar, ha llegado a unos extremos inconcebibles en una democracia occidental que no fuera España.

Y para ello, necesitaron en su día a un Zapatero bobalicón, inepto e incapaz de darse cuenta de las consecuencias de su irresponsabilidad como Presidente del Gobierno de España.

Tras él, tampoco Rajoy supo ejercer con puño de hierro su gestión como Presidente, cuando con su mayoría absoluta en su primera Legislatura, no revocó todas las concesiones que se les hicieron a los independentistas catalanes, disfrazados entonces.

Ahora volvemos a tener al tercer Don Tancredo consecutivo al frente del Gobierno que no hace nada porque no sabe qué hacer.

Los españoles lo tenemos muy claro, pero él no.

Y no lo tiene claro, porque solo vive soñando en llegar a Presidente del Gobierno electo y ve como paulatinamente se le hunde su nave electoral, fruto de su incompetencia.

Cuando se prometía un triunfo arrollador para el 10 de Noviembre, contempla como cada día va perdiendo votos y escaños y se aleja de los resultados que tuvo, para sentir en su cogote a un Partido Popular, al que las encuestas sitúan cada más cerca del PSOE y se sitúa ya como tercera potencia parlamentaria VOX, que no solo consolida sus resultados, sino que los incrementa exponencialmente, fruto de su posicionamiento claro y rotundo ante todas las políticas “políticamente incorrectas” llevadas a cabo hasta ahora por tirios y troyanos, en su labor de Gobierno.

Su mensaje llega con absoluta claridad a la ciudadanía y cada día son menos efectivas las descalificaciones del PSOE, Podemos e incluso Ciudadanos y el Partido Popular respeta y considera mejor a Santiago Abascal y su equipo de gestión.

Las descalificaciones mediáticas, pierden peso específico, ante la evidencia de los hechos y poco a poco se posicionan mejor, porque han dado muestras evidentes de su honestidad, generosidad y sentido común, permitiendo la formación de muchos Gobiernos en España del PP y Ciudadanos, sin reclamar para ellos ni cargos ni privilegios.

Sólo piden, que se aplique en la medida de lo posible todo aquello de su programa de Gobierno, que limpie de basura, corrupción y malversación de fondos públicos, a todas las Administraciones del Estado, que el centro-derecha controle y se denuncien todos los casos que se encuentren públicamente.

En Andalucía ya se ha hecho y en los demás sitios se hará.

Ante la evidencia de la imposibilidad absoluta de poder alcanzar la Presidencia del Gobierno D. Tancredo (Pedro Sánchez) con el único apoyo de Podemos –que también se hunde en la miseria– o Más País –que apenas logra un puñado de escaños– intenta ser muy condescendiente con los independentistas catalanes que actúan ahora como auténticos terroristas en Cataluña, y le permite a Torra insinuar que los actos de salvajismo llevados a cabo en las calles catalanas, no son llevados a cabo por ellos, sino por grupos infiltrados entre ellos, para desprestigiar al independentismo catalán.

Tenía que estar ya entre rejas, pero sigue haciendo su campaña.

Ya verán ustedes como al final acabará cuestionando la profesionalidad y acierto de nuestra Policía Nacional, convirtiendo a los Mossos de Escuadra como actores principales de la pacificación de las calles en Cataluña, la semana que viene.

Es cierto que la actitud de este cuerpo, ha mejorado mucho en relación a como se comportaron el 1 de Octubre del 2017, pero las actitudes de los gestores políticos actuales son tan infames e inaceptables como lo fueron las de todos los que ya están encarcelados y condenados, pero les aseguro que no van a cumplir ni mucho menos las penas recibidas.

Pedro les necesita y ellos necesitan a Pedro y esa es la única razón para que Quim Torra pueda pavonearse ridículamente por las carreteras catalanas, cortando tráfico como un activista más, cuando es el primero de ellos y el responsable de todo el caos en que está sumida una de las ciudades más emblemáticas y bonitas de España, convertida hoy en es estercolero de Europeo, por obra y gracia de unos descerebrados y con el consentimiento de un insensato, que amenaza pero no obra en consecuencia.

O los españoles nos olvidamos de votar a todo lo que huela a independentismo, y entre ellos tienen un lugar de preferencia tanto el PSOE por su interesada negligencia, como Compromís por sus actividades en pro de los Independentistas catalanes durante esta semana, en manifestaciones en toda la Comunidad Valenciana, o vamos de nuevo al fracaso más estrepitoso después de las elecciones, con tres bloques definidos.

El centro-derecha, que tiene casi imposible alcanzar una mayoría absoluta, la Izquierda Radical que mucho me temo que va a acumular menos escaños que la derecha y finalmente los Independentistas Catalanes y Vascos, que una vez más van a poder elegir a “su pareja de baile o de cama”.

Que se tiente bien la ropa Pedro Sánchez, porque un error estratégico en ese sentido, sería el punto final del PSOE.

De cumplirse mis expectativas, solo cabría una Gran Coalición de imprevisibles consecuencias, para PP y PSOE, pero no hay más cera que la que arde.

Hasta la semana que viene amigos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *