Miércoles, 22 de enero, 2020  |  

- 1 enero, 2013 -

Susana Ros. Diputada socialista por Castellón en el Congreso. Es cierto que estamos peor que hace un año. Es la pura realidad. Pero me...

Susana Ros. Diputada socialista por Castellón en el Congreso.

Es cierto que estamos peor que hace un año. Es la pura realidad. Pero me resigno a que algun@s ya den por perdido este nuevo año que acabamos de empezar. Sólo es imposible lo que no se intenta.

Cierto es que las señales y noticias que nos hace llegar el Gobierno del PP no nos auguran nada bueno. Ya lo sabemos y lo hemos padecido durante el 2012. Amanecemos ante la sombra del rescate y de nuevos recortes. Más sufrimiento y angustia para los que peor están pasando esta enorme crisis. Así no.

En estos días hemos visto nuevamente a un Presidente (Sr. Rajoy)  que se dirige a su país con carácter derrotado, aludiendo a la crisis y a la herencia recibida después de un año de gobierno. Esto ya no cuela. Es prueba de ineficacia e inoperancia.

Ya nadie espera nada del Gobierno de Rajoy. Solo que siga repartiendo dolor.

En un año de Gobierno, Rajoy ha sido insensible ante los graves problemas de nuestra provincia: aumento del paro, nueva tasa del gas que ha creado PP al sector de la cerámica, incendios, dependientes que no cobran sus prestaciones y a los que los recortes afectan gravemente su salud, estudiantes que se han quedado sin beca….suma y sigue.

Lo que Rajoy contó a los españoles para pedir su voto fue un engaño consciente. No era verdad como dijeron que ellos, el PP, sabían cómo sacar a España de la crisis. No sólo no se han resuelto ninguno de los problemas que tenía España, sino que hoy son más graves e incluso se han creado otros que no existían hace un año.

Privatizar la sanidad, acabar con la igualdad de oportunidades en la educación y quitar sus derechos a los trabajadores nada tiene que ver con ninguna herencia recibida. Es la política de la derecha. Es lo que siempre han querido hacer y ahora se están atreviendo a hacerlo, con la excusa de la crisis. No es herencia, es la derecha.

El Sr. Rajoy heredó una crisis grave que ahora es tremenda por los errores que él y su partido han cometido.

Rajoy heredó un problema de crecimiento de la economía y ahora hay una profunda recesión. Heredó mucho paro y ahora hay medio millón de parados más. Heredó empresas con dificultades y ahora son empresas que han dejado de existir. Jóvenes profesionales sin empleo y que ahora salen a trabajar fuera de España.

La política del PP está siendo un ataque a las familias que son las que más están acusando sus golpes: Reforma Laboral que ha aumentado el paro, copago y privatización de la sanidad, menos becas y recursos en educación, paralización de la Ley de la Dependencia, subida de impuestos, rebaja e incertidumbre de las pensiones….

En 2013 el PSOE pondrá en pie una alternativa de gobierno en la que los españoles puedan confiar. Una oposición útil y constructiva que es lo que los ciudadanos quieren ver y lo que el país necesita.  Alternativas y propuestas como hemos venido realizando en este año. No vamos a hacer una política de tierra quemada como hizo el PP. Responsabilidad y respuestas a lo que la ciudadanía nos pide. Escuchar, hacer y explicar. Esa es la hoja de ruta.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Te equivocas Susana.

    Rajoy acertado o equivocado, trasmite lo que todos los indicadores europeos repiten a diario, y es que el primer semestres del 2013 seguirá siendo de “sangre sudor y lagrimas”, y que probablemente en el segundo semestre empiecen a mejorar las cosas.

    Otra cosa sería mentirnos y engañar a los españoles con falsas promesas o espejismos.

    Y de esas mentiras, promesas y espejismos ya quedamos saturados entre los años 2007 al 2011
    con una serie de absurdas esperanzas que no llevaron a la presente situación.

    Para optimistas mentirosos, y vendedores de humo, ya tuvimos a Zapatero y Rubalcaba a los que Dios tenga en su Gloria…..como Gobernantes, y por muchos años.

    Dejad que quienes gobiernan ahora, cambien su chip y el nuestro, haciéndonos ver que no estamos en un mundo de Yuppy, sino en su sociedad a la que solo podremos sacar de su ruina actual, con austeridad, trabajo y mucho sacrificio por parte de todos.

    Lástima que ni políticos, ni sindicalistas ni miembros representativos de la CEOE, estén dispuesto a renunciar, a lo que exigen en renuncias a los ciudadanos de a pie.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *