Miércoles, 26 de septiembre, 2018  |  

- 29 junio, 2018 -

Alejandro Moreno. Psicólogo. Educador. Volviendo a reflexionar sobre temas municipales en Vila-real cabe decir que en el último pleno, que no he podido ver... Pagar la subvenciones o reestructurar la administración local en Vila-real

Alejandro Moreno. Psicólogo. Educador.

Volviendo a reflexionar sobre temas municipales en Vila-real cabe decir que en el último pleno, que no he podido ver al completo todavía, me extrañaron dos cosas inicialmente: la primera, que los primeros puntos relacionados con propuestas y mociones, eran alzadas como declaraciones institucionales, o sea que todas y todos de acuerdo PSOE-Compromís-PP-C’S. y en eso de que te salen los malos pensamientos, casi concluía que al parecer en Vila-real hay pocas diferencias ya entre unas y otras organizaciones. Pero no. Hay sus diferencias y estas comenzaron con la segunda cuestión: el Impago a las asociaciones y ONG. Con retrazos de hasta el 20% de la justificación del año 2015. Sí, del año 2015. Justo cuando comenzó la actual legislatura o mandato, como quieran llamarlo. Desde entonces ya no hay pagos, resoluciones y justificaciones en forma, tiempo y hora. Las asociaciones de todo tipo han venido padeciendo el retrazo de las subvenciones.

Se debatía sobre si las ordenanzas sirven o no sirven para regular o desregular. El PP avispado como siempre, utiliza este déficit administrativo del ayuntamiento de Vila-real para sacar pecho. Ya sabemos que su política siempre fue de clientelismo político y que las condiciones que regulan el gasto administrativo, no eran las mismas como en los tiempos en que ellos gobernaban el municipio, y que posteriormente  impuso Montoro, desde que estaba al frente de regular las formas y procedimientos administrativos.  Asé es que sí, aunque llevan parte de razón, no tienen autoridad moral para quedar como los salvadores de las subvenciones y los convenios con el movimiento asociativo.  Y detrás de ellos Ciudadanos, su muleta en el Estado y su complemento en el municipio, apoyando las mociones del PP para que el ayuntamiento pague ya esas subvenciones.  Pero no solo es la voluntad y el ordeno del pagar, existen trabas burocráticas y administrativas que se tenían que haber resuelto ya en 7 años de que se inicio un gobierno diferente al del PP. Y ese cambio no se ha materializado.  El cambio es en la estructura administrativa, su funcionamiento y en la relación que debe de haber del ayuntamiento con el asociacionismo que hace uso de esta vía de financiación.

La administración debe de poner a disposición de las personas todos los recursos posibles para orientar, compartir, asesorar, dirigir, motivar, fomentar y otras funciones que son de importancia en su relación con las asociaciones, pero cuando las abandona a sus posibilidades y capacidades, hay algunas de estas justificaciones que se pierden en el limbo de la normativa administrativa y se bloquea ese procedimiento administrativo. Un ejemplo claro es cuando una asociación, carente de conocimientos de gestión y elaboración de informes claros de justificación queda fuera del proceso administrativo o bloquea el procedimiento afectando a otras que si cumplen y tienen capacidad de justificación del gasto. Si el ayuntamiento no ha resuelto este problema, el problema se cronifica y viene a paralizar las ayudas. Puede haber buena voluntad, puede haber informes positivos de intervención pero cuando no existen esas condiciones y esos informes pasa lo que pasa. Hace falta una restructuración  en base a las necesidades. Y esto se logra tomando decisiones políticas con respecto a la Relación de Puestos de Trabajo (RPT). Hace mucho tiempo se tenía que haber renovado, porque afectaba el funcionamiento administrativo y ejecutivo del ayuntamiento, era otra herencia del PP que no se ha querido acometer y de aquellos polvos estos “empastresadministrativos”.  El PP no lleva razón el gobierno local del PSPV-Compromís no han materializado lo que en su momento se planteo como una necesidad de cambio y readaptación.

Las ONG y las asociaciones se merecen el pago de los que se les debe por su acción social de solidaridad en todos los ámbitos que actúan. Es por eso que tenemos que ir pensando en cómo, hay que construir una alternativa de cambio real, en donde un cambio de representación en el consistorio nos lleve no al pasado de “empastres”  y deudas, ni nos mantenga en el presente de temor al cambio de una ciudad, un municipio que mire hacia el futuro sostenible, activo, participativo y de cambio y renovación integral en todos los planos, productivo, cultural, social, educativo como ejemplos de lo que quiere la gente en Vila-real.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Me sorprende este análisis de alguien que tuvo responsabilidad política en el Ayuntamiento. El problema de las subvenciones, mejor dicho del impago de subvenciones, nada tiene que ver con .la falta de RPT sinó con la existencia de trabas que algunos imponen en virtud de su cargo funcionarial. Debería uno preguntarse como algunos ayuntamientos que ni tan siquiera tienen presupuesto aprobado no tienen tanto retraso em el pago. No es un problema de la ley ni de las entidades que justifican en término y plazo las subvenciones. Quizás deberíamos mirar hacía aquellos que practican su caciquismo dentro del ayuntamiento.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *