Sábado, 24 de agosto, 2019  |  

- 23 mayo, 2019 -

Myriam Fernandez Herrero. Candidata a las Elecciones Europeas por Compromiso por Europa Están comenzando a moverse cosas en Europa, y en positivo. Las formaciones parlamentarias que... Nunca Europa ha estado tan cerca de la gente

Myriam Fernandez Herrero. Candidata a las Elecciones Europeas por Compromiso por Europa

Están comenzando a moverse cosas en Europa, y en positivo. Las formaciones parlamentarias que defendemos la democracia avanzada de más derechos sociales y más libertad civil, estamos organizándonos para romper el viejo
esquema bipartito de la gran coalición democristiana y socialdemócrata.

Una nueva unidad de acción de centro-izquierda se apunta como idónea para afrontar los retos actuales y vacunarnos contra el fascismo. Una alianza que involucre a liberales, izquierda transformadora, y verdes, en la que se ubica Compromís y Compromiso por Europa.

La semana pasada, en el debate previo a las elecciones europarlamentarias del domingo en el que los candidatos a presidir la Comisión exhibieron sus propuestas, quedó clara esa nueva mayoria de progreso. Quedó claro que todas esas fuerzas apuestan por el cambio de modelo productivo que el Green Party con el que concurrimos viene planteando. Incluso los liberales plantean el diseño de una fiscalidad mínima para grandes empresas. Todo apunta a que las reformas institucionales que vienen retrasándose algunos lustros, empezarán a materializarse ahora si esa nueva mayoría en la que se encuentra nuestra Coalición Compromiso por Europa es votada.

El siguiente paso será decidir con qué velocidad hagamos esta transición ecológica y económica, que por supuesto comportará una revolución social.

En Compromís suscribimos la necesidad de revisar nuevas herramientas fiscales que garanticen la mejor distribución de los recursos. Entre las de mayor impacto, la armonización fiscal de los grandes impuestos (tasa verde, tasa Tobin), y sobretodo un sistema bancario público que invierta sus fondos en actividades económicas sostenibles.

El Banco Central Europea debe y puede caminar más rápidamente hacia ese objetivo (sólo el 7% de sus activos son verdes). Economías tan fuertes como la británica ya pusieron a su banca nacional a hacerlo en 2015, y ello antes de la
declaración de emergencia medioambiental anunciada por su gobierno este año 2019. Mientras el Banco de España junto con la banca italiana son las que tiene una política de compras de bonos y obligaciones menos verde. En el caso
de España estamos dedicando hasta un 40% de las compras a energías fósiles, y esto puede ser revertido por impulso del propio BCE.

Y junto a las transformaciones del nivel macro conviven las del nivel cotidiano y local, que también votamos el próximo domingo 26 de mayo. En la esfera local, Europa nunca ha estado tan cerca y ello gracias a la acción del Botánico.

No sólo la financiación europea ha entrado por la puerta de muchos municipios en cantidades desconocidas gracias a las EDUSI , sino que ello ha servido para romper la falta de comunicación con los procesos innovadores europeos,
y para romper la falta de autonomía de muchos municipios que tiene gran potencial de propuesta transformadora, en cuanto a modelo de ciudad se refiere. Muchas de ellas en La Plana de Castelló.

La gestión local también se verá modernizada por la propuesta europea de Compromiso por Europa. Queremos unos municipios activos, inscritos en el Registro Público de lobbies europeo (obligatorio por cierto desde 2011), que
sepan dónde acudir, cómo vehicular sus propuestas y problemas ante las instituciones europeas, y que además esto se entrevere en su gestión cotidiana sin suponer un esfuerzo extraordinario.

El Derecho de Petición es de ejercicio individual y nos gustaría verlo normalizado, cotidiano, porque esto querría decir que mucho muros están cayendo. Complementariamente queremos transmitir la seguridad, de que
nunca más volveremos a dejar a la ciudadanía a su albur ante Europa, teniendo que defenderse de sus Administraciones mediante plataformas como las que surgieron en los 90 contra los abusos urbanísticos. A partir de ahora, la actividad lobbística se hará gracias a, y por, los ayuntamentos. Tal y como es práctica habitual en los estados miembros más consolidados y de nuestro entorno jurídico, e ingresaremos en la cultura política, de la participación y transparencia.

Confiamos por tanto en el Poder de lo Próximo, en el nivel local donde los procesos de globalización y europeización se perciben con más intensidad, y volveremos a subirnos a la locomotora de Europa, de nuevo, como
oportunidad.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *