Viernes, 20 de septiembre, 2019  |  

- 6 julio, 2019 -

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado. Me siento profundamente decepcionado por la inmensa mayoría de los dirigentes que encabezan nuestros partidos políticos, porque... ¿Son políticos o tahúres del Misisipi?

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado.

Me siento profundamente decepcionado por la inmensa mayoría de los dirigentes que encabezan nuestros partidos políticos, porque en vez de reunirse entre ellos de una manera clara, directa y honrada, para alcanzar unos acuerdos definitivos, incuestionables e irrebatibles en primera persona, están recurriendo a ese maquiavélico  juego de utilizar a terceras personas o comisiones en las que no figuran ninguno de los máximos responsables, para poder ellos después desde la distancia desdecir o negar los acuerdos alcanzados por sus representantes.

Cada uno de ellos suele mandar a su gente con una baraja con las cartas marcadas o sugerencias interpretables, de forma que cuando se levantan sus representantes de la mesa de negociación, aparece un documento redactado por todos ellos con los acuerdos alcanzados, pero nadie los firma, porque por lo visto nadie dispone de la última palabra que se la reservan sus capitostes, para poder manipular esos acuerdos de acuerdo con sus caprichos de cada momento o de sus intereses partidistas.

Y en este sentido, me estoy refiriendo fundamentalmente a los partidos de centro derecha, es decir a PP-CIUDADANOS y VOX, que desde las elecciones andaluzas están tratando de anteponer sus caprichos de cada momento y sus intereses electoralistas de partido a corto y medio plazo, a la solución de los problemas mucho más importantes que nos afectan a los ciudadanos españoles.

Han pasado ya demasiadas semanas después de las elecciones generales, autonómicas y municipales para que aún anden Casado, Rivera y Abascal, sin sentarse juntos los tres en una misma mesa y asesorados si quieren con otro par o tres de personas responsables de cada uno de sus partidos para poner las cartas boca arriba y explicarnos al resto de los españoles que les hemos votado, las razones por las que se niegan a conformar los Gobiernos Autonómicos o Municipales, allá donde los votos conjuntos de los tres se lo permitan y con un reparto proporcional al número de votos obtenidos por cada uno de ellos, en los órganos de Gobierno que se formen.

Estoy harto de los “jugadores de ventaja” que pretenden que los votos alcanzados por una de esas formaciones, se les regale “gratis et amore” a los otros dos.

Estoy cansado y aburrido de escuchar que se han alcanzado unos acuerdos en Ayuntamientos de algunas capitales de provincia e incluso de Gobiernos Autonómicos por la mañana y luego a media tarde escuchar a miembros de CIUDADANOS, desautorizar a los miembros de su propio partido que formaban parte de la Comisión negociadora, argumentando que no había documentos firmados por ellos.

Por supuesto que no los había, porque ellos han querido dar la impresión de no estar en esas reuniones, para no contaminarse del contacto con VOX y precisamente por eso al no querer firmar ellos tampoco VOX ni PP los firmaron, con lo que los acuerdos verbales alcanzados por todos ellos, quedaban en papel mojado, en cuanto  Girauta, Villegas o el mismo Albert Rivera contra atacaban exigiendo enseñar los pertinentes documentos firmados.

Estaban los documentos de los acuerdos, que en todos los casos han sido coincidentes, pero no los firmaba nadie últimamente, porque nadie se puede fiar de “quienes están, pero pretenden no estar” y ni dan la cara ellos ni aceptan los acuerdos a los que se llegan verbalmente con o sin su consentimiento, pero sin duda con el de las personas en las que ellos han delegado.

Y ante tanto despropósito e indefinición VOX ha estallado y ha decidido dejar de ser “el muñeco o saco de los golpes” de CIUDADANOS, negándoles los votos en la Comunidad Murciana, como se los negó antes en Burgos y como sin duda se los va a negar en la Comunidad Autonómica de Madrid y en otros sitios, porque no parece normal ni aceptable, que CIUDADANOS vaya acumulando cuotas de poder en muchos ayuntamientos y autonomías con los votos de VOX, mientras solo recibe desprecios y se niega a sentarse con ellos en las mesas de negociación.

Los votantes de VOX  se sentirían lógicamente decepcionados con sus dirigentes, si siguieran pagando con apoyos incondicionales a CIUDADANOS sus desprecios ininterrumpidos y por eso han optado por un ¡BASTA YA!

Curiosamente, el mayor perjudicado por la actitud intransigente de los naranjitos, que es el PP, a través de su negociador Teodoro Egea, en vez de reprocharle su irresponsable postura a CIUDADANOS, ahora también parece tomar posición de ataque a VOX, con lo que pone en peligro sus propias cuotas de poder ya confirmadas gratuitamente, gracias al partido de Abascal.

Esto huele muy mal, para el centro-derecha español, en pleno proceso de desintegración, por culpa de Albert Rivera y sus compañeros de partido, más proclives por lo visto a servir a los intereses del socialismo europeo que a los intereses españoles.

Y de seguir así y ante el enroque aparente de posturas irreconciliables también entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que si se sientan personalmente para intentar llegar a acuerdos, aunque no lo consigan, mucho me temo que en otoño vamos a tener de nuevo elecciones generales, que no van a aclarar mucho más, pero si van a castigar a los intransigentes.

Y en ese caso en mi opinión vamos a tener dos grandes perdedores, CIUDADANOS y PODEMOS.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *