Viernes, 10 de julio, 2020  |  
La Plaza del Mar, que marcó la apertura del Grau al muelle de Costa, cumple hoy 25 años de su inauguración La Plaza del Mar, que marcó la apertura del Grau al muelle de Costa, cumple hoy 25 años de su inauguración

- 30 junio, 2020 -

Costó más de 400 millones de pesetas de la época y los chiringuitos abrieron sin licencia y con la oposición del ayuntamiento La Plaza del Mar, que marcó la apertura del Grau al muelle de Costa, cumple hoy 25 años de su inauguración

Costó más de 400 millones de pesetas de la época y los chiringuitos abrieron sin licencia y con la oposición del Ayuntamiento

Hoy se cumplen 25 años de la inauguración de la plaza del Mar, que supuso la primera apertura del muelle de Costa a la ciudad. Fueron tiempos en los que el puerto y el ayuntamiento mantenían las peores relaciones y, de hecho, los chiringuitos se pusieron en marcha sin la debida licencia municipal. La plaza del Mar, que costó más de 400 millones de pesetas de la época de 1995, supuso la recuperación de la salida al mar del Grau y hoy es un referente de la dinamización del sector marítimo.

Esperanza Molina/Castellón Información

Corría el 30 de junio del año 1995 y se celebraban las fiestas de Sant Pere del Grau de Castelló; concretamente, era el viernes de la ‘torrá de la sardina’. Aquella tarde se inauguró la plaza del Mar, que suponía el primer paso para que el Grau, y con ello Castelló, recuperaba su salida al mar a través del muelle de Costa que, durante años había estado cerrado a la ciudad.

La plaza, que hoy es referente de la actividad que dinamiza el sector marítimo de Castelló, llegó envuelta en polémica y con una oposición frontal entre el Puerto y el Ayuntamiento de la ciudad, cuyas relaciones eran, más que tensas, inexistentes.

Cuanto el puerto y el ayuntamiento no se podían ni ver

Para comprender el ambiente que se vivía en aquellos momentos cabe hacer un poco de memoria y recordar cómo era la situación de la ciudad.

Por principio, la relación entre el Puerto de Castellón y el ayuntamiento de la ciudad no era fácil. El Puerto, reinaba en sus dominios, amparado por Puertos del Estado y, por tanto, por el Gobierno, con una autonomía de gestión en la que el ayuntamiento no podía intervenir de forma directa y sus intereses llegaban a ser contrapuestos.

Plano detalle puerto antiguo Castellón 2000

Plano Puerto antes ampliación 1995

Era un puerto relativamente pequeño, en comparación con la realidad de lo que ofrece ahora la entidad. Sus dominios se extendían desde el sur de la playa del Pinar -donde una valla delimitaba el área de la costa con otra parcela donde se encontraba la Residencia del Banco Central (derribada y donde ahora se ubica una zona privada de práctica deportiva)- a lo largo de la avenida del Paseo Buena Vista, hasta la zona del Puerto Pesquero, y desde allí, por el Serrallo, hasta el polígono energético de la Refinería, la central eléctrica y UBE

La actividad comercial estaba concentrada en la zona norte, junto al muelle de abrigo y de Levante.

CN Castellón 1995

Por entonces el puerto solo contaba con la dársena interior junto al muelle de Costa, y con la dársena pesquera, divididas por el brazo de tierra donde se encuentra el náutico de Castellón. Ambas zonas de atraque compartían la bocana común de salida a mar abierto.

El muelle de Costa, cerrado al exterior por una valla, recaía sobre el Paseo Buenavista, antigua carretera que se utilizaba para comunicar las zonas sur – del polígono energético del Serrallo- con la norte– de actividad comercial, pese a que luego el tráfico fue desviado por Juan de Austria.

Pero, además, hacía poco que se había conseguido el cierre de Fertibera, la empresa de abonos que envenenaba el aire con sus emisiones de azufre, fundamentalmente por las noches. Muchos vecinos recuerdan todavía aquellas noches en las que debían cerrar las ventanas por los fuertes olores y donde la ropa tendida amanecía teñida de amarillo.

No era la mejor de las situaciones para reconciliar al Puerto con la ciudad, que sentía que se les había arrebatado un futuro más turístico y su línea de mar.

En 1993 se creaba la Autoridad Portuaria de Castelló, que confería más autonomía a la entidad portuaria.

A medida que se potenciaba la zona comercial en el norte del Puerto, la ciudad demandaba un acceso norte que evitara que los camiones se desplazasen por el interior del casco urbano del Grau. Mientras ocurría todo esto, también los estibadores se alzaron en armas, porque temían que los retrasos en las inversiones perjudicaran sus puestos de trabajo.

Así estaban las cosas cuando las elecciones municipales del 91 elevaron al PP al gobierno municipal; en la Generalitat y en Madrid el gobierno era del PSOE. Si el entendimiento entre el Puerto y la ciudad había sido difícil, ahora ya parecía imposible.

planetario 3

El Grau reclamaba protagonismo. En 1991 abría sus puertas el Planetario y en 1994 se inauguraba el Casal Jove, proyecto que luego sería premiado por su diseño. Y el presidente de la Autoridad Portuaria, José Luis Peralta, planteó la idea de abrir parte del Muelle de Costa al Grau.

Tal como comentaba Peralta a Castellón Información, la zona colindante al Náutico de Castellón era una explanada que se utilizaba para el almacenaje de barcos de vela ligera, muchos de ellos en desuso y prácticamente en desguace. El objetivo era aprovechar esa explanada para generar un área de ocio frente al Hotel Turcosa y la avenida Hermanos Bou y los pantalanes del antiguo edificio del Náutico.

Aquella zona debería proyectarse en torno al Edificio Moruno, que Peralta quería conservar a toda costa, con pequeños chiringuitos, de poca altura y escasa superficie que ofrecieran una oportunidad de ocio y de consumo en el distrito marítimo.

Tal como declaraba José Luis Peralta, “Para ello nos pusimos en contacto con el presidente del Colegio de Arquitectos y planteamos un concurso de ideas. El Puerto tenía ingenieros, pero no arquitectos, y queríamos que tuviera una imagen moderna de ciudad”

Edificio Moruno Plaza del Mar Castello 2018

Uno de los equipos, manifestaba Peralta, nos planteó eliminar el edificio Moruno para poder rediseñar la zona en su conjunto, pero yo me negué. En una ciudad donde no se conservaba nada, el edificio Moruno podía tener un sentido de relacionar lo antiguo con lo moderno, ahora creo que ya ha cumplido los cien años. Descartamos aquella idea”.

Finalmente, un equipo de arquitectos que luego fundarían la empresa Octógono, presentó un diseño que fue muy bien acogido por el puerto y comenzó el proceso de licitación.

“Para dar entrada al ayuntamiento, explicaba Peralta,  les ofrecimos que enviaran a una persona que formara parte de la mesa de contratación, con la misma capacidad de decisión que nuestros técnicos. El ayuntamiento designó al ingeniero municipal Javier Rodríguez Zunzarren”.

La mejor oferta fue la presentada por ACS, comenta Peralta, empresa de Florentino Pérez, que se llevó la adjudicación de las obras. “Pero después de realizar una zanja y alguna intervención más indicaron que el proyecto tenía un efecto de diseño y que debían revisarlo por completo, con lo que incrementaban notablemente el presupuesto de adjudicación. Yo me opuse”.

De esta forma, descartada ACS, se revisó la segunda mejor propuesta, presentada por Dragados, se acordaron los términos del contrato y comenzó la transformación de la explanada del muelle de Costa en Plaza del Mar, que recuperaba la antigua escalera real.

Pese a lo que pueda suponerse, el planteamiento de aquella plaza no solo no mejoró las relaciones entre el puerto y la ciudad, sino que generó un nuevo enfrentamiento. La propuesta fue entendida por el ayuntamiento como una forma de injerencia en el urbanismo de la ciudad.

De forma interesada o no, se suscitó un rechazo generalizado hacia la plaza del Mar que algunos llegaron a denominar como “la plaza roja”.

Se llegó a decir que el puerto pretendía hacerle la competencia a los bares y restaurantes del Paseo Buena Vista de Castelló; que el Puerto pretendía hacer negocio a costa del frontal marítimo de la ciudad en una oferta desleal a los negocios del Grau.

Tanto es así, que algunos restauradores fueron convencidos para que no optaran a la concesión de uno de aquellos chiringuitos que presumiblemente no tenían ningún futuro.

Edificio Moruno plaza del Mar Castellón 19

Pero la Plaza del Mar avanzó y se completó. El diseño incluía la restauración del edificio Moruno rodeado por la parte sur de una lámina de agua, a modo de estanque que embelleció considerablemente la zona. Solo se construyó un edificio más alto que el resto de los chiringuitos, frente al edificio del antiguo Club Náutico, y también hubo comentarios críticos de que se había querido ‘ocultar’ a la vista el Náutico de Castellón.

El ayuntamiento negó la licencia de actividad

antigua Pleno Ayuntamiento 290795 Oltra

“Para evitar problemas en un futuro y facilitar las cosas a los concesionarios de los chiringuitos, comentaba José Luis Peralta, intentamos conciliar de nuevo con el ayuntamiento y solicitamos la licencia de actividad para ellos. El ayuntamiento se opuso. Los chiringuitos abrieron sin licencia de actividad”.

Inauguración ‘poco amable’ de la Plaza del Mar

Inauguración plaza mar Castello 300695 Mediterráneo

La inauguración, como ya se ha citado, se produjo en plenas fiestas de Sant Pere del año 1995, con la presencia del presidente de Puertos del Estado, Fernando Palao, el alcalde de Castellón, José Luis Gimeno, el Gobernador Civil, Ignacio Subías,  la reina de las Fiestas del Grao, Verónica Conde, la reina infantil del Grao, Ana Valbuena, y el presidente infantil, Rafa Simó.

Tampoco llegó a ser una inauguración amable. Según consta a Castellón Información, estaba previsto que tanto el presidente de Puertos del Estado, Fernando Palao, como el alcalde de la ciudad, José Luis Gimeno, dirigieran unas palabras… pero el alcalde José Luís Gimeno avisó que no pensaba realizar ningún parlamento (Quizá como una forma de protestar sobre un proyecto que no tenía más remedio que aceptar como hecho consumado pero que no compartía…) en consecuencia, el presidente de Puertos del Estado hizo lo propio, tampoco habló…

Fiestas Grau 1995

En cuanto a los representantes de las fiestas del Grao… cuentan las malas lenguas que tuvieron que ir a buscarlos a la ‘torrà de la sardina’, donde se encontraban, porque alguien les había dicho que no era necesaria su presencia en aquella inauguración. Historietas tiene la historia.

El resultado, de la plaza del Mar, como se ha visto con los años, fue un éxito. “Con una superficie de 15.000 metros cuadrados, acoge una docena de locales dedicados a actividades lúdicas y de restauración, una sala de exposiciones en el Edificio Moruno, una torre-mirador y una zona de paseo con un pequeño lago y una fuente. El conjunto se completó con un espacio ajardinado y 150 plazas de aparcamiento en la parte sur” (PortCastelló).

Plaza del Mar

El ecoparque infantil que no se llegó a realizar

José Luis Peralta señalaba a Castellón Información, que su objetivo era la de generar chiringuitos de baja altura que no restringieran la vista del mar del frontal de Buena Vista, pensados como negocios familiares, no como centros de restauración grandes… “Y para mi gusto, la plaza está sobredimensionada en la ocupación. Pero de lo que no cabe duda, es de que la idea era buena y fue un éxito”.

José Luis Peralta si recuerda que su objetivo, que no llegó a poder cumplir, había sido crear un ecoparque infantil junto a la plaza del Mar, para promover actividades de reciclaje y conservación del medio ambiente entre los más pequeños. E incluso, entiende que uno de los temas pendientes sigue siendo unir la playa del Pinar con el muelle de Costa, generando una zona de ocio y turismo…

Recuperación del muelle de Costa para la ciudad

La creación de la plaza del Mar era el primer paso para poder recobrar después el muelle de Costa… pero para ello tenían que realizarse proyectos complementarios. La ampliación de la zona de actividad en el muelle de la Cerámica o posteriormente la creación de la Dársena sur, que triplicaron la superficie comercial del Puerto, posibilitaron poder recobrar el frontal costero del puerto para el Grau. Es más, a medida que se ocupa la dársena sur y se libera el entorno del muelle de costa se multiplican las propuestas para transformar la dársena interior en zona de deporte y turismo náutico…

Tiempos vendrán

 

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *