jueves, 26 de noviembre, 2020  |  
La Magdalena se desmonta poco a poco con tristeza, malas caras, psicosis, crisis económica y miedo La Magdalena se desmonta poco a poco con tristeza, malas caras, psicosis, crisis económica y miedo

- 11 marzo, 2020 -

Carpas, escenarios y mesones empiezan a retirarse mientras algunos supermercados son los grandes beneficiados La Magdalena se desmonta poco a poco con tristeza, malas caras, psicosis, crisis económica y miedo

Carpas, escenarios y mesones empiezan a retirarse mientras algunos supermercados son los grandes beneficiados

Los supermercados de alimentación son los grandes beneficiados por la psicosis del coronavirus que ha sacudido Castelló una vez que se han suspendido las fiestas de la Magdalena y otros eventos programados para el mes de abril. La Magdalena se desmonta con tristeza, miedo a las pérdidas económicas y a la crisis .

Esperanza Molina/ Castellón Información

El día de después de la suspensión de las fiestas de la Magdalena y las Fallas, ya se ha dejado notar en la ciudad de Castelló.

Poco a poco, desde esta mañana comenzaba el desmantelamiento de carpas, escenarios y mesones en la vía pública. Y las caras no eran precisamente de contento.

Para muchas pequeñas empresas lo que está pasando es todo un drama. Ya no es el dinero que van a dejar de ingresar, sino el coste de desmontar, que supone más horas de trabajadores a los que pagar, cuando no se ha podido cobrar.

Revocados todos los permisos de ocupación y celebración de eventos, hay muchos gastos a los que hacer frente y la crisis se asoma como una amenaza que muchos consideran mortal para sus negocios.

En lo que afecta a la población, algunos supermercados se vaciaban rápidamente y costaba reponer las estanterías.

Estantes completamente vacíos, sobre todos los que se refieren a productos sanitarios: alcohol, agua oxigenada e incluso papel higiénico.

También comienza a extenderse un estado de miedo y de alarma. Se acabaron los besos y los abrazos, algunas bromas con chocar el codo, pero también los que dejaban distancias de un metro con los interlocutores.

¿Se mantienen las conferencias, los cines, los conciertos? Muchos han comenzado ya a anular y cancelar convocatorias, otros esperan un poco más, pero desde luego, la confianza desaparece por completo. Si como dicen los expertos la mayor incidencia del coronavirus todavía puede tardar en llegar ¿quién es el guapo que se arriesga a realizar vida normal?

Y mientras eso sucede, la falta de material sanitario afecta también a los hospitales. Comentaba el familiar de una persona sospechosa de padecer coronavirus, que solo les proporcionaron una mascarilla para todos los cuidadores que se turnaron para quedarse con el paciente. “Nos dieron una para todos, así es, que cuando llegaba mi hermana yo me la quitaba y se la daba a ella, y cuando llegaba otro familiar a quedarse, mi hermana hacía lo mismo”.

Los hoteles, restaurantes bares, se temen lo peor. La Semana Santa se avecina y ya con dudas y cancelaciones. La provincia podrá conservar el sol y la playa… ¿Pero será suficiente?

Google+
Whatsapp Telegram