Martes, 22 de septiembre, 2020  |  

- 9 septiembre, 2020 -

Jorge Fuentes. Embajador de España. Digámoslo sin ambages: el dichoso Coronavirus nos está robando la vida. Y no estoy pensando en los 7 millones... ¿Hay vida aparte del Covid?

Jorge Fuentes. Embajador de España.

Digámoslo sin ambages: el dichoso Coronavirus nos está robando la vida. Y no estoy pensando en los 7 millones de contagiados y 900.000 muertos a escala mundial.

Pienso en el hecho de que uno conecta con cualquier medio informativo y comprueba que casi todas las noticias giran entorno a lo mismo: los 8 millones de niños y jóvenes que en España empiezan sus estudios con todas las precauciones por el Covid-19; los miles de profesores y alumnos que han dado positivo en los innumerables tests serológicos o PCR efectuados.

Las cuarentenas de 14, 7 o 5 días. Los EREs y los ERTEs motivados por el Covid-19. El número de nuevos parados reales o encubiertos existentes en España y en el mundo desde el mes de Marzo. En fin, las consecuencias sanitarias, económicas y sociales del Covid-19 son tan graves que todo lo que ocurre al margen de ellas parece no importar.

En Bielorrusia están al borde de una guerra civil como consecuencia de las elecciones falseadas por el eterno presidente Lukashenko; no importa. En los EEUU las elecciones que pueden desplazar al discutible presidente Trump para implantar al discutible candidato Biden están a dos meses vista; no importa. En Venezuela la oposición se fracciona lo que puede dar cuerda para rato al dictador Maduro; no importa. Y lo que ocurre en la política española, ni digamos.

Pero el Covid-19 lo encubre todo y quizá ese era el propósito: tenernos confinados, apaciguados, balconizados, embozados para evitar que se levante la voz en el barrio de Salamanca de Madrid o en cualquier otro lugar ya sea por los opositores al gobierno o por los negacionistas.

Volviendo al principio: ¿Existe vida mas allá del Covid-19? Aparentemente no porque se nos ha privado de muchos de los aspectos que nos volvían la vida grata y valiosa. Se está poniendo en entredicho el trabajo seguro de muchas personas; apenas podemos viajar dentro de España y se nos han cerrado las puertas a la mayor parte de otros países; la vida cultural (las conferencias, el cine, el teatro, los conciertos, la ópera) ha rebajado su actividad hasta casi cero.

Los encuentros de familia o de amigos deben realizarse con tantas precauciones y tantos temores que su satisfacción se reduce muchos enteros.

Los científicos y no digamos los políticos nos ofrecen teorías y soluciones tan pobres y contradictorias que no les creemos y ya no sabemos si nos prestaremos a recibir la vacuna cuando ésta aparezca.

En definitiva, que lo peor de la pandemia es que nos esta impidiendo pensar en cualquier hecho placentero o triste que no sea la pandemia misma.

No cabe duda que, pronto o tarde, el Covid-19 pasará. Dentro de uno o dos años apenas se hablará de la dichosa pandemia. En ese tiempo, en el mundo y en España seguirán falleciendo muchas mas personas por causas naturales -ancianidad, cáncer, trombosis, suicidios, accidentes etc- que por el maldito virus.

Tengámoslo en cuenta y procuremos pensar en muchos de los aspectos placenteros de la vida que están más allá del Covid-19.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *