Sábado, 5 de septiembre, 2015  |  

- 31 enero, 2013 -

Guillermo Miró. Ingeniero Industrial. Hola a todos. Como decía la semana pasada, aunque la extracción de petróleo en Castellón parece una solución a algunos...

Guillermo Miró. Ingeniero Industrial.

Hola a todos. Como decía la semana pasada, aunque la extracción de petróleo en Castellón parece una solución a algunos problemas energéticos, la técnica cuenta con la oposición de grupos ecologistas y de científicos, que señalan diferentes problemas y peligros con el ‘fracking’.

En primer lugar, esta técnica provoca el uso de una gran cantidad de agua, de diez a doce millones de litros por pozo, imposible de reutilizar para consumo. Se utiliza agua (98%) mezclada con arena (1%) y diferentes productos químicos (1%) tanto para la fractura inicial, como para las extracciones. En Castellón tenemos un equilibrio hídrico bastante precario, con lo que el uso del ‘fracking’ podría decantar la balanza en ciertas regiones.

¿Productos químicos? En el ‘fracking’ se utilizan más de 400 productos químicos para mejorar el comportamiento del agua inyectada. De ellos, más de 30 son cancerígenos, más de 70 son altamente tóxicos y más de 50 ni siquiera se conocen al estar bajo el secreto de la industria. Aunque el pozo lleva una envoltura de cemento y acero, se ha detectado casos de contaminación de tierras, aguas subterráneas y superficiales debido al uso de estos productos. La gran presión provoca que en algunas ocasiones los materiales permitan fugas y el fluido escape hacia acuíferos y pozos superficiales, impidiendo el uso del agua para consumo de seres vivos. Además, parte de este fluido queda para siempre introducido en el subsuelo, con lo que es posible que con el tiempo migre hacia los acuíferos. Posteriormente, el agua extraída normalmente se almacena al aire libre durante un tiempo, donde es posible que haya algún derrame de esta agua si llueve. Además, durante este proceso el agua libera diferentes vapores tóxicos, entre ellos metano.

Por otro lado, existen diferentes estudios en los que se relaciona el uso de ‘fracking’ en una zona con un aumento del número de terremotos de baja escala, de entre 2 y 4 en la escala Richter.

El ejemplo americano nos muestra que estos pozos de extracción tienen un período de vida muy corto, de tan solo 8 años en el mejor de los casos. Según diferentes estudios, la calidad y capacidad del pozo disminuye exponencialmente después del primer año, con lo que se supone que no es una solución a largo plazo.

Hemos llegado a la gran pregunta ¿Y a mí qué? A ti sí que te importa lo que ocurra, ya que aunque vivas en la costa, es posible que bebas agua del acuífero del Maestrazgo o que veranees en el interior o que te ofrezcan trabajo allí. Es una decisión importante para todos. Por ello, es necesario informarse para poder defender la postura que cada uno crea más adecuada, especialmente en el caso de las personas que van a tomar la decisión, ya que nos jugamos más de lo que parece. Como siempre, los comentarios están abiertos a cualquier comentario o pregunta. Saludos a todos.

Google+

  • Sigo con verdadero interés sus artículos,que son ciertamente formativos. Por ejemplo, ahora sus lectores podemos tener una idea aproximada de lo que es y significa la técnica del fracking y sus posibles peligros. Sin embargo, las referencias que hace a los componentes químicos utilizados y sus consecuencias las considero, con total humildad, alarmistas. Lo digo porque comparado con el consumo del tabaco, los perjuicios para el ser humano, pueden ser poco representativos. Si mi información no es errónea se han descubierto cerca de 4.000 substancias químicas entre los componentes del tabaco y, al menos, 40 de ellas son cancerígenas para el hombre (por ejemplo, amoniaco, arsénico, butano, plomo, cadmio, tolueno, cianuro, metano, alquitrán, radón, y un largo etc.). Convivimos con él y está autorizado legalmente, y no solo no escucho a ningún ecologista criticarlo sino que muchos de ellos lo consumen y lo comparten generosamente. Al final,considero que todo en la vida es relativo y que lo importante cuando hablamos de toxicidades es hacerlo de porcentajes y niveles admisibles y/o soportables (sostenibles se hice ahora). No defiendo el fracking ni por asomo, pero necesito conocer datos concretos de su nocividad para poder opinar con criterio.

    Responder

    • Hola Santiago,
      En primer lugar, gracias por su opinión, y que haga una crítica constructiva, así mejoramos el contenido entre todos. Por ello, y como señalamos ambos, es necesario informarse y conocer datos fiables para opinar con propiedad, sea cual sea su opinión.
      Le señalo el caso estadounidense, nación pionera en el uso del fracking. En el año 2011, la agencia de protección ambiental (EPA) realizó un estudio sobre las reservas de agua cercanas a yacimientos de gas “frackeados”. Las muestras tomadas de dos profundos pozos de monitoreo de agua cerca de un yacimiento de gas en Pavillion, Wyoming, mostró químicos sintéticos tales como glicoles y alcoholes “en consonancia con la producción de gas y fluidos de fracturamiento hidráulico”, señaló la agencia. En este enlace puede consultar el informe y las concentraciones (en inglés):

      http://www.epa.gov/region8/superfund/wy/pavillion/EPA_ReportOnPavillion_Dec-8-2011.pdf

      Por otro lado, existen casos en que las empresas de “fracking” proveen de agua potable en cuba y sistemas de filtración a los vecinos cercanos a los pozos, e incluso llegan a pagar multas por la pérdida de calidad de agua de sus casas(en inglés):

      http://stateimpact.npr.org/pennsylvania/2012/06/21/chesapeake-to-pay-1-6-million-for-contaminating-water-wells-in-bradford-county/

      Por lo que se entiende que esa agua ha dejado de ser potable debido a la acción de esta empresa.
      Estoy de acuerdo con usted, al final llega todo a la legislación. Cada compuesto químico tiene su hoja de seguridad en la cual señala los posibles peligros de cada compuesto, incluida su toxicidad. Sin embargo, la ingesta por cualquier vía de productos químicos potencialmente tóxicos en nuestra vida es constante (tabaco, humos de vehículos, alcohol…). En concreto, la relación entre tabaco y cáncer de pulmón ha sido señalada en diferentes estudios científicos, pero la legislación permite el consumo de éste. Creo que es necesario poner en una balanza todos los beneficios y riesgos de una decisión, incluyéndolas en el contexto propio, para que ésta sea adecuada para todos, y sobre todo, sin estar influenciada por intereses políticos o económicos. Espero que éste sea el caso.
      Un saludo.

      Responder

  • Por tus explicaciones, un cosa si la tengo clara:

    !MI GOZO YA NO ESTA EN UN POZO…..!

    Al menos no en los pozos de posible petroleo en el Maestrazgo, ya que me contaminarian los pozos de acuiferos de los que nos servimos.

    Si al menos los catalanes, nos mandaran el agua que rebosa los limites de lo aceptable en el Ebro, en épocas de avenidas como la semana pasada, la situación no sería tan precaria en cuanto a los acuiferos.

    Pero ellos prefieren ahogarse que dar una gota de agua, porque por no tirar, no se tiran…….. ni pedos, pero agua excendente al mar, todo la que que Vds. quieran, con tal de no canalizarla a la Comunidad Valenciana.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *