Miércoles, 26 de septiembre, 2018  |  

- 4 julio, 2018 -

Enrique Domínguez. Economista. El tiempo pasa y no hay nada claro sobre cómo será la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, cómo... Esperando el Brexit

Enrique Domínguez. Economista.

El tiempo pasa y no hay nada claro sobre cómo será la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, cómo quedaran las relaciones comerciales entre ambas zonas o cómo se enfrentará la UE a 27 de cara al futuro. Las perspectivas no son demasiado halagüeñas. Pero, hagamos un poco de historia.

Tal vez no nos acordemos que el 23 de junio de 2016 los británicos aprobaron por estrecho margen el desvincularse de la Unión Europea; es lo que se comenzó a llamar el Brexit. Hasta que todo el proceso se implemente es más adecuado hablar de pre-brexit.

Sin embargo, solamente por ese resultado (bastante inesperado y, como se ha sabido a posteriori, con demasiadas informaciones falsas) la cotización de la libra cayó un 6% el 24 de junio. Se daba por hecho la salida del Reino Unido (RU) de la UE cuando, en realidad, para llevarse a cabo, debía cumplir los trámites que señala el artículo 50 del Tratado y con la incertidumbre de ser la primera vez que se daba.

En realidad, fue el 29 de marzo de 2017 cuando se inicia el proceso de negociación que tiene un límite de tiempo marcado, dos años, pero que no está siendo un camino de rosas y del que, posiblemente, nadie salga vencedor. Se presuponía un Brexit duro, pero el resultado de las elecciones del 8 de junio de ese año en Reino Unido redujo el margen de maniobra de la primera ministra y ha contribuido a suavizar las posturas maximalistas.

A día de hoy se ha llegado a un acuerdo sobre la cantidad a pagar por Reino Unido antes de abandonar la UE y se han hecho concesiones sobre la pesca y los derechos de los ciudadanos de la UE actualmente en el Reino Unido (RU), así como de los que lleguen antes del 31 de diciembre de 2020. También se ha acordado un borrador de acuerdo de retirada, que prevé un periodo transitorio de 21 meses, hasta ese 31 de diciembre de 2020. Las empresas tendrán ese periodo para adaptarse a la nueva situación en lugar del 29 de marzo de 2019 cuando finalice el periodo de negociación.

A pesar del tira y afloja entre Bruselas y Londres; a pesar de los globos sonda de los negociadores, a pesar de las crecientes protestas pidiendo un nuevo referéndum, las dos cámaras británicas acaban de aprobar el texto de la ley que derogará la de 1972 por la que el Reino Unido se integró en las instituciones europeas y traspondrá a la legislación local gran parte de las normas comunitarias.

Sin embargo, Londres tiene un grave problema con la existencia o no de una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte y también con Gibraltar.

Pero, ¿qué ocurre en el día a día? ¿Hay signos claros de lo que puede significar la marcha del Reino Unido de la UE en la economía?

La verdad es que la cotización de la libra respecto al euro, tras la depreciación de los primeros meses, se mantiene muy estable, apreciándose ligeramente en el último trimestre.

Las exportaciones castellonenses en el primer trimestre de 2018 al RU han aumentado casi un 29% respecto a igual periodo de 2017 aunque en ello ha tenido mucho que ver una venta importante de productos petrolíferos, ya que ha descendido la exportación de azulejos y ha subido la de cítricos. Se observa, no obstante, un menor porcentaje de incremento en 2017 sobre 2016 (+1,3%) a diferencia de lo que ocurre en el conjunto de ventas castellonenses a todo el mundo (+5,9%). Para el conjunto español se registra un descenso de las ventas totales al RU en 2017 respecto a 2016 del 5,6% frente a un avance del 8,1% para el total de países.

Otro aspecto a considerar es el del número de turistas británicos que visitan España; mientras en 2016 el número total de viajeros en hoteles, campings, apartamentos turísticos legales y turismo rural aumenta un 13,2% respeto a 2015, en 2017 sobre 2016 el avance es solamente del 2,6%. Y si en comparamos los datos del primer cuatrimestre, se observa un aumento del 19,5% en 2016 sobre 2015, del 6,6% en 2017 sobre 2016 y un retroceso del 1,6% en enero-abril 2018 sobre igual periodo de 2017. ¿Es achacable solo al Brexit? Seguramente no, pero algo tendrá que ver.

Y si nos referimos a la compraventa de viviendas por extranjeros en España (se adquiere sobre todo vivienda usada), los británicos siguen siendo los primeros en número de compraventas; para el conjunto del país suponen en 2017 el 15,01% de las operaciones. Para el conjunto de la Comunidad Valenciana el peso del número de compraventas de británicos pasa del 23,07% en 2015 al 21,25% en 2016 y al 17,07% en 2017.

La reunión de los jefes de Estado de la UE el 28 y 29 del pasado mes de junio ha acentuado la posibilidad de un fracaso en la negociación. En todo caso, es positivo que los 27 estén unidos en este asunto, a diferencia de otros grandes temas de importancia capital para el futuro de la Unión Europea.

Pero, como dice el negociador de la UE Michel Barnier “no hay nada acordado hasta que todo esté acordado”. Habrá que ver si se llega realmente a un acuerdo y si los 27 son capaces o quieren ser una auténtica alternativa a Estados Unidos, Rusia o China. ¿Qué piensan ustedes?

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *