Jueves, 18 de octubre, 2018  |  

- 8 octubre, 2018 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Mi experiencia a lo largo más de setenta años, me ha enseñado que solo valoramos las cosas... ¿Queremos una España invertebrada?

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Mi experiencia a lo largo más de setenta años, me ha enseñado que solo valoramos las cosas cuando las perdemos.

Estoy cansado de ver llorar a familiares y amigos por la muerte de un allegado, cuando en vida apenas se preocuparon de su salud, de su felicidad o de sus necesidades físicas o afectivas.

Sé que es condición humana, pero nunca he acabado de comprender los duelos por lo irreversible, cuando se han tenido tantas ocasiones de demostrarles el cariño o la amistad a esas personas a las que ahora lloramos y parecíamos insensibles a sus necesidades sin preocuparnos de ellos, en la medida que nos necesitaban.

Viene al caso el tema, porque mucho me temo a no tardar los españoles en general, vamos a vivir sinfonías de plañideras, lamentando el estado caótico en que ha quedado nuestra querida patria, nuestra nación única e indivisible durante mas de cinco siglos que es España, ante la indiferencia de la inmensa mayoría de los españoles, que creemos que esos problemas son de incumbencia exclusiva de la clase política y escondemos nuestra cabeza bajo las alas de la irresponsabilidad, por no dar la cara y expresar de una manera evidente y palpable lo que vemos mal hecho.

Nuestra clase política de los años setenta, los miembros del “tardo franquismo” tuvieron la dignidad de dimitir de sus cargos en las últimas Cortes franquistas, para permitir en su día reconstruir pacíficamente la que hoy conocemos como la España de la transición.

Se sacrificaron los ex altos cargos franquistas y permitieron la reconciliación de todos los españoles, olvidando viejos rencores porque tanto unos como otros habían cometido errores y decidieron partir de cero, para iniciar un nuevo proyecto nacional, que nos ha permitido medio siglo de paz y prosperidad.

Se restauraron los partidos políticos y las organizaciones sindicales se completo un arco parlamentarios que abarcaba todo tipo de sensibilidades desde la extrema izquierda comunista hasta la extrema derecha de los residuos menos tolerantes del franquismo (Alianza Popular) pasando por un PSOE que evolucionó a la social democracia, a un conglomerado de partidos demócrata-cristianos y liberales en sus mas diferentes variantes (UCD) y con más o menos acierto se pudo redactar una constitución aprobada en 1978, con beneplácito de todos y consensuada con los partidos nacionalistas catalanes y vascos que se acabó articulando como un Estado de las autonomías, basado en los principios de lealtad y respeto constitucional de todos ellos al nuevo orden establecido y a la legalidad vigente en cada momento.

La buena sintonía entre un Comunista cono Santiago Carrillo responsable según algunos de los lamentables crímenes de Paracuellos, con nuestro primer Presidente constitucional Adolfo Suárez, con un ex Ministro de Franco como Manuel Fraga o con el mismo Felipe González del PSOE permitieron vertebrar la nueva España.

Expongo todos estos antecedentes para recordarles a los desmemoriados, a los ignorantes y a los jóvenes que no conocen la verdadera Historia de España desde 1970 hasta hoy, porque nadie se la ha explicado, que todo eso se realizó en base a muchos esfuerzos y un trabajo inconmensurable de una serie de políticos, que llegaron al convencimiento de que si se quería una España próspera y mejor, todos tenían que renunciar a algo para mejorar el proyecto común de todos los españoles.

Ahora tenemos llevando las riendas del Estado a hijos e incluso quizás algunos nietos de aquellas dos generaciones, que en mi opinión supieron interpretar adecuadamente el sentir general de los españoles, hartos de odios, rencores y víctimas de uno y otro lado, cuya memoria teníamos la obligación de honrar desde la concordia decidida por ellos o sus representantes supervivientes.

Y así fue con todos los errores o aciertos que se quiera matizar hasta principios de este siglo.

Pero llevamos ya más de diez años con el paso cambiado.

Y ahora estamos Desvertebrando lo que tanto nos costó construir y en general (no quiero vestir un santo para desnudar a otro) nuestro políticos han dejado de pensar en España, para pensar antes que nada en ellos mismos, en segundo término en su partido y utilizando al estado español, como instrumento de sus intereses mas conspicuos.

Los partidos nacionalistas, con una falta de lealtad rayando en lo criminal, tratan de vulnerar permanentemente los preceptos Constitucionales y los partidos que han Gobernado hasta hoy, se lo han permitido permanentemente, negándose a aplicar la legislación vigente a través de una Justicia Independiente.

Y cuando alguien lo ha hecho, ha sido tarde y mal por falta de verdadera voluntad de extirpar el cáncer de la segregación del Estado, unos matando y los otros robando.

Ni todos los responsables de los asesinatos de ETA, ni sus ejecutores han saldado sus cuentas con las Justicia, ni todos los ladrones y malversadores en la Administración de dinero público han devuelto todo lo robado ni siquiera pagado en penas de cárcel por sus delitos.

¿Es eso lo que queremos la mayoría de los españoles?

¿Podemos quedarnos de brazos cruzados, cuando España está ya en la UVI política y económica, presentando una sintomatología muy grave?

¿No deberían nuestros dirigentes, volver a la senda del sentido común, y analizar las enfermedades que aquejan a España solucionándolas con firmeza y serenidad, como lo hicieron hace medio siglo quienes nos gobernaban entonces, en una situación mucho mas delicada que ahora?

¡Olvídense de Franco que lleva muerto medio siglo y con él el franquismo!

¡Vertebren una nueva España, utilizando lo que quede de útil y prescindan de lo inútil que les separa y arruina!

¡Dejen de pensar en ustedes y aunque no sea por primera y única vez, piensen en España1

Buen fin de semana, feliz día de la Comunidad Valenciana y sobre todo feliz día de la Constitución. Nuestra ley de leyes.

Google+
Whatsapp Telegram


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *